(CNN) - Se espera que el presidente de Estados Unidos Donald Trump imponga aranceles al acero y aluminio a Canadá, México y la Unión Europea este jueves, confirmó a CNN un alto funcionario de la administración.

Anteriormente se había concedido a estos países una exención temporal mientras Estados Unidos proseguía las negociaciones para abordar las preocupaciones de la administración sobre el estado de la producción nacional de acero y aluminio.

Los países tenían una fecha límite del 1 de junio para alcanzar un resultado satisfactorio. Esas exenciones llegaron poco después de que el presidente impusiera por primera vez un arancel del 25% sobre el acero y un arancel del 10% sobre las importaciones de aluminio en marzo.

MIRA: Guerra comercial entre EE.UU. y China: ¿cuáles son las oportunidades para América Latina y el Caribe?

México responde

El gobierno de México respondió a las medidas diciendo que “no son adecuadas, ni justificadas” y que "afectan y distorsionan el comercio internacional de mercancías”. Por ello, anunció que impondrán medidas equivalentes a diversos productos hasta que el gobierno de Estados Unidos elimine la medida anunciada.

"México lamenta profundamente y reprueba la decisión de los Estados Unidos de imponer estos aranceles a las importaciones de acero y aluminio provenientes de México a partir del 1 de junio, bajo el criterio de seguridad nacional", dice el comunicado.

"México reitera su apertura al diálogo constructivo con EE.UU., su apoyo al sistema comercial internacional y su rechazo a las medidas proteccionistas unilaterales", añade.

La respuesta de la Unión Europea

Por su parte, la Unión Europea dijo que los aranceles son "injustificados" e igualmente anunciaron que impondrán medidas en respuesta. En un comunicado, la Comisionada de Comercio de la UE, Cecilia Malmström, dijo:

"Ahora que tenemos claridad, la respuesta de la UE será proporcionada y de acuerdo con las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Ahora activaremos un caso de solución de diferencias en la OMC, ya que estas medidas estadounidenses van claramente en contra de las reglas internacionales acordadas. También impondremos medidas de reequilibrio y tomaremos todas las medidas necesarias para proteger el mercado de la UE de la desviación del comercio causada por estas restricciones estadounidenses".

LEE: Dientes artificiales, jeringas, lanzallamas y más: los productos chinos a los que EE.UU. le pondrá aranceles

El Gobierno de Alemania también rechazó los aranceles y dijo que eran "injustos" ya que "el motivo dado sobre seguridad nacional no es suficiente", dijo Steffen Seibert, vocero de la canciller de Alemania, Angela Merkel. "La medida aumenta el peligro de espiral de la escalada, el resultado final que dañaría a todos", añadió.

"Sigue siendo claro: el Gobierno Federal continuará haciendo campaña por el libre comercio y los mercados abiertos. Continuamos con el enfoque multilateral, especialmente en el marco del Foro Global sobre Sobrecapacidad de Acero, que fue llevado a cabo bajo la presidencia alemana del G20", concluyó.

Por su parte, la Federación de Acero de Alemania dijo que "condena" los aranceles impuestos por Estados Unidos. En una nota de prensa, el presidente de la federación, Hans Jürgen Kerkhoff, aseguró que, tras esta decisión "ahora es importante proteger a las empresas siderúrgicas, al menos contra los flujos comerciales desviados".

"Las medidas de salvaguardia de la UE deberían ser específicas de cada país, incluir todos los productos probados y ser efectivos", dijo.

El presidente de las siderurgias aseguró que los aranceles a las importaciones "hacen que el acceso al importante mercado estadounidense para las empresas siderúrgicas en Alemania y la UE sea mucho más difícil".

Asimismo, apeló a la OMC para que tomara "una decisión" "lo antes posible". "Los políticos también deberían continuar sus esfuerzos para lograr una excepción permanente para la industria siderúrgica de la UE", concluyó.