CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
España

Así es Pedro Sánchez, el nuevo presidente del Gobierno de España al que muchos dieron por ‘muerto’ políticamente

Por CNN Español

(CNN Español) — El nuevo presidente del Gobierno en España, Pedro Sánchez, lleva tras de sí una historia de caídas que lo dieron por ‘muerto’ políticamente para muchos. De ahí la sorpresa por haber conseguido triunfar en la cuarta moción de censura en la democracia de España, la primera que resulta en victoria para quien la presenta.

Nacido en Tetuán, un barrio obrero de la capital de España, Madrid, en 1972, Pedro Sánchez se afilió al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en 1993, según su propia biografía oficial. Con esta formación fue concejal en el Ayuntamiento de Madrid entre 2004 y 2009, y diputado por Madrid entre 2009 y 2011 y de 2013 a 2017.

LEE: El gobierno de Mariano Rajoy cae en en España medio de escándalos de corrupción

Su importancia política nacional empezó en el año 2014, cuando se convirtió en el primer secretario general del PSOE que era elegido por el voto directo de la militancia, según destaca el PSOE. Esto fue en julio de 2014. En esa ocasión, se enfrentó a su compañero de partido Eduardo Madina, a quien ganó con el apoyo de socialistas reputados como Susana Díaz, líder del partido en Andalucía (al sur de España, una de las regiones más importantes para el socialismo, pues lleva gobernando la región de forma ininterrumpida desde el inicio del periodo democrático).

Su camino como secretario general del PSOE no ha sido fácil. Se presentó a las elecciones generales en España en 2015 y 2016, perdiendo en ambas ocasiones. Sin embargo, tras los resultados de 2016 intentó formar gobierno con el apoyo del partido político Ciudadanos, pero el rechazo del Partido Popular y del partido Podemos evitaron que lo consiguiera.

Mariano Rajoy, ya expresidente del Gobierno de España, da la mano a Pedro Sánchez, recién elegido jefe del Ejecutivo tras ganar una moción de censura el 1 de junio de 2018. (Crédito: PIERRE-PHILIPPE MARCOU/AFP/Getty Images)

Mariano Rajoy, ya expresidente del Gobierno de España, da la mano a Pedro Sánchez, recién elegido jefe del Ejecutivo tras ganar una moción de censura el 1 de junio de 2018. (Crédito: PIERRE-PHILIPPE MARCOU/AFP/Getty Images)

Ahí comenzó su caída, pues las dudas sobre su liderazgo llegaron del interior de su propio partido. Era 2016, hace menos de dos años. Y todo ocurrió en apenas unos días entre septiembre y octubre. Se celebraron elecciones en Galicia y País Vasco (ambas al norte del país) y el PSOE obtuvo los peores resultados de su historia. Esto forzó el movimiento de los dirigentes socialistas: la mitad de la Ejecutiva (el equipo de gobierno dentro del partido) presentó su dimisión en bloque, lo que forzó a su vez la salida de Pedro Sánchez como líder del PSOE el 2 de octubre de ese año. También dimitió como diputado en el Congreso y entregó su acta a finales de ese mes.

El partido nombró entonces una ejecutiva en funciones. Fue gracias a esa ejecutiva que el Partido Popular consiguió gobernar España con Mariano Rajoy al frente, pues se abstuvo en la votación de investidura del 29 de octubre de 2016. Esta ejecutiva convocó primarias dentro del partido, y Pedro Sánchez volvió a presentarse.

LEE: Pedro Sánchez, elegido secretario general del Partido Socialista de España

Con más de la mitad de los dirigentes del partido en contra, se enfrentó a Susana Díaz y, para sorpresa de muchos, la militancia le apoyó a él: ganó y se volvió a convertir en secretario general del PSOE en mayo de 2017. “Vamos a tener un PSOE unido y rumbo a La Moncloa”, afirmó en ese momento Sánchez.

No era un objetivo fácil: cuando dimitió como secretario general lo hizo también como diputado en el Congreso de los Diputados. Ahora, un año después, lo ha conseguido, y haciendo historia: es el primer presidente de España que es investido tras una moción de censura victoriosa. También es el primero que no tiene acta de diputado y que es líder de un partido que no fue el más votado en unas elecciones. Además, es el primer presidente del Gobierno de un partido diferente a la presidencia del Congreso (que sigue siendo del Partido Popular), tal y como recuerda el politólogo español Pablo Simón.

“Soy consciente de la responsabilidad que asumo. Voy a abordar todos los desafíos que tienen nuestro país con humildad, entrega y determinación para modernizar el país desde el consenso, con humildad y mucha entrega”, dijo el recién elegido presidente del Gobierno minutos después de la votación.

Queda por ver qué equipo de Gobierno presentará y cuáles serán las medidas que tome a corto plazo. En principio, la próxima convocatoria de elecciones estaría prevista para 2020, pero se desconoce si Sánchez convocará comicios generales antes de esa fecha.

Alegría de Pedro Sánchez tras ser nombrado presidente del Gobierno en España. (Crédito: PIERRE-PHILIPPE MARCOU/AFP/Getty Images)

Alegría de Pedro Sánchez tras ser nombrado presidente del Gobierno en España. (Crédito: PIERRE-PHILIPPE MARCOU/AFP/Getty Images)

Un político viral

Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid y doctor en Economía y Empresa por la Universidad Camilo José Cela (también en Madrid), donde ejerció como profesor, Pedro Sánchez es, además, un político viral.

MIRA: Comisión revisa tipificación de delitos de abuso y agresión sexual en España

El motivo son sus tuits, pero no los actuales, sino los pasados, los que escribía cuando aún era un político desconocido para la inmensa mayoría de la población española. Entre 2011 y 2013, el ahora presidente del Gobierno de España usaba Twitter como la mayoría de los ciudadanos: para contar pequeñas anécdotas o pensamientos que se le venían a la cabeza.

Desde que se convirtió en secretario general, centenares de tuiteros se dedican a rescatar estos mensajes que, según el contexto en el que se rescataban (que no en el que habían sido escritos), resultaban de mofa. Así por ejemplo, cuando la Ejecutiva del PSOE forzó la salida de Sánchez, los tuiteros se dedicaron retuitear uno en el que decía “A casita. Que hace mucho frío”.

O este otro:

“Día raro con pocas ganas de tuitear”, también fue otro de los rescatados en los momentos de las mayores crisis internas del PSOE.

Algunos, simplemente, se rescataban por resultar curiosos al ser simplemente saludos o comentarios poco profundos… o incluso con faltas de ortografía:

O, por qué no, con ideas de lugares donde comer con los amigos. Por algo en España muchos bromean diciendo que ‘hay un tuit de Pedro Sánchez para cada ocasión’.

Lejos de arrepentirse de estos comentarios, el propio Pedro Sánchez parece utilizarlos como herramienta de cercanía. Él mismo llegó a admitir que sus primeros tuits “eran los mejores”.