(CNN) – Si esta práctica resulta beneficiosa o poco ética depende de la persona a la que le preguntes. En Estados Unidos, les están realizando pruebas de ADN a niños y padres inmigrantes que fueron separados en la frontera con el objetivo de poder reunirlos, según reveló un funcionario federal con conocimiento de estas reunificaciones.

“La seguridad es fundamental y no es inusual que los niños sean víctimas de trata de personas o de contrabando por parte de quienes afirman ser sus padres”, explicó la fuente.

“Hasta donde sabemos, se trata de una muestra de saliva y se hace para agilizar la verificación de los padres y asegurar la reunificación con la familia verificada, debido a preocupaciones por el bienestar de los niños”, añadió.

El funcionario no pudo informar durante cuánto tiempo se ha ejecutado esta práctica ni tampoco si la prueba requiere de consentimiento o si el ADN se almacena en una base de datos.

Grupos de ayuda a inmigrantes están preocupados por posible vigilancia

RAICES, una organización sin ánimo de lucro en Texas que ofrece servicios legales gratuitos y de bajo costo a inmigrantes refugiados, calificó la movida de deplorable porque recolectar información tan delicada permitiría al gobierno vigilar a los niños “por el resto de sus vidas”.

“Esta es una demostración más de la incompetencia del gobierno y su admisión de culpabilidad. Esto nos lleva al punto que hemos estado mencionando: ellos nunca registraron apropiadamente a los padres y niños”, aseveró Jennifer K. Falcon, directora de comunicaciones de RAICES.

Falcon sostuvo que no es posible que los niños inmigrantes –algunos de los cuales tienen apenas dos meses– estén dando su consentimiento para las pruebas de ADN.

La organización afirmó que nunca antes habían escuchado sobre las pruebas de ADN para reunir a las familias y que no respaldan la medida.

Se han reportado exámenes de sangre, asegura un abogado

Abogados que representan a familias de inmigrantes aseguraron que algunos de sus clientes fueron abordados por personas que se identificaron como funcionarios de salud o que vestían ropa de estilo militar.

“(Mis clientes) me dijeron que ‘hombres con uniformes militares azules’ estaban realizando y ordenando las pruebas de sangre y de saliva”, relató Sophia Gregg, una abogada de inmigración en Legal Aid Justice.

Según Gregg, ella sabe que esas personas trabajan con la Oficina de Reubicación de Refugiados (ORR, por sus siglas en inglés).

Algunos funcionarios también están llevando a cabo extensas entrevistas con los padres acerca de sus hijos, en las que se les preguntan asuntos como en dónde nacieron los niños y si tienen alguna marca distintiva,

Médica explica que la falta de información podría hacer necesarias las pruebas de ADN

La médica Alicia Hart, una doctora de emergencia que atiende a niños en centros de detención, señaló que ella ha sido testigo tanto de casos desgarradores de trauma infantil como de la grave falta de información sobre muchos de los menores.

Un niño con una enfermedad psiquiátrica a quien ella atendió “fue enviado con alguien que me dijo que era un ‘médico’”, relató Hart. “(Este adulto) era muy, muy evasivo cada vez que le hacía preguntas (sobre el niño) y me solía responder ‘Tú no necesitas saber eso’”, añadió.

Y debido a la falta de información sobre los niños detenidos, las pruebas de ADN podrían ser necesarias, indicó Hart. “Desafortunadamente, los registros no se han llevado”, indicó. “El ADN probablemente sea nuestra única forma de garantizar que estos niños vuelvan a un hogar seguro”.

Se acercan las fechas límites para reunir familias

El gobierno del presidente de EE.UU. Donald Trump enfrenta un escrutinio constante sobre lo que ocurrirá con las familias de inmigrantes separadas en la frontera, a causa de la política de “tolerancia cero” implementada por la administración.

La medida, que exige que todos los inmigrantes que crucen ilegalmente a Estados Unidos deben ser enjuiciados, llevó a que en dos meses más de 2.500 niños fueran separados de sus padres. Muchos están dispersados en instalaciones de la ORR por todo el país.

Después de las extensas críticas por la separación de familias, el gobierno de Trump presentó un plan para reunir a los padres con sus hijos. Pero todavía no está claro cuántas familias se han reencontrado, ya que las autoridades se han negado a publicar nuevas cifras durante más de una semana.

Ahora, la administración debe cumplir con varios plazos límites, establecidos por un juez federal, para reunir a las familias:

Para este viernes: los funcionarios tendrán asegurarse de que cada padre separado tenga una forma de comunicarse con su hijo.

Para el próximo martes: los niños menores de 5 años que fueron separados de sus familias deben reencontrarse con sus padres.

Para el 26 de julio: todos los niños deben reunirse con sus familias.

Nicole Chávez, Catherine E. Shoichet, Miguel Márquez y Alisyn Camerota, todos de CNN, contribuyeron a este informe.