(CNN) – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, arremetió la mañana de este sábado contra su exabogado personal Michael Cohen y calificó erróneamente el allanamiento que el gobierno hizo en abril a la casa y oficina de este.

Esto ocurre un día después de que se reportara que Cohen grabó una conversación con Trump sobre una exmodelo de Playboy que afirma que este tuvo una aventura con ella.

"Inconcebible que el gobierno irrumpiera en la oficina de un abogado (temprano por la mañana) – casi inaudito", escribió Trump en Twitter el sábado. "Aún más inconcebible que un abogado grabara a su cliente – totalmente inaudito y tal vez ilegal. ¡La buena noticia es que su presidente favorito no hizo nada malo!".

El FBI tiene en su poder una grabación del presidente Trump y su exabogado Cohen, en la que los dos discuten –antes de las elecciones– el pago a la exmodelo Playboy Karen McDougal, quien afirmó haber tenido un romance con Trump. Así lo revelaron a CNN este viernes Rudy Guiliani, ahora asesor legal del mandatario, y una fuente cercana al asunto.

Cohen también tenía otras grabaciones del presidente en sus registros, los mismos que fueron incautados por el FBI, según dijeron las dos fuentes. De hecho, Giuliani describió los demás audios como discusiones mundanas.

Karen McDougal, exmodelo de Playboy.

La grabación acerca de McDougal estaba entre el tesoro de documentos y materiales incautados durante el allanamiento que hizo el FBI al hotel, residencia y oficina de Cohen a principios de este año, en medio de una investigación criminal contra el abogado por parte de la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York. El equipo legal de Trump revisó una transcripción de la grabación y no cree que represente un problema legal para el presidente.

La divulgación de la grabación de McDougal, que fue reportada inicialmente por el diario The New York Times, plantea nuevas preguntas sobre la magnitud que Trump y su confidente alcanzarían para evitar que acusaciones sobre relaciones extramaritales se hicieran públicas antes de la elección. La actriz de cine para adultos Stormy Daniels demandó a Trump por el acuerdo de 130.000 dólares que Cohen le pagó en nombre de Trump, con el objetivo de que ella permaneciera callada frente al supuesto amorío que sostuvo con el entonces magnate, algo que el presidente ha negado, junto con las afirmaciones de McDougal.

La exmodelo de Playboy finalmente firmó un contrato con la compañía propietaria del tabloide National Enquirer, el cual le prohíbe hablar públicamente sobre el supuesto romance.

Giuliani señaló que Trump no sabía que estaba siendo grabado durante la discusión acerca de McDougal, que ocurrió en la oficina del entonces candidato en la Torre Trump durante septiembre de 2016. Cuando se le informó acerca del audio, Trump respondió: “No puedo creer que Michael me hiciera esto”, le indicó a CNN una fuente cercana a las grabaciones.

Una portavoz de la Fiscalía se negó a hacer comentarios al respecto y un abogado de Cohen se rehusó a hablar sobre el tema con The New York Times. El abogado de McDougal, Peter Stris, publicó este viernes en su cuenta de Twitter: “@karenmcdougal98→ Cuando @realDonaldTrump dijo que nosotros mentíamos, ¿crees que se refería a que NO lo estábamos haciendo?”, lo que parece una referencia a la explicación que dio Trump sobre haberse expresado mal en la cumbre con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, a principios de esta semana en Helsinki, Finlandia.

Parte de la investigación criminal contra Cohen, que lleva la Fiscalía, ha indagado por posibles violaciones a las leyes electorales relacionadas con los pagos hechos a mujeres que señalaron haber sostenido encuentros sexuales con Trump. Un punto en el que se centraron las búsquedas durante abril pasado, como ha informado CNN, fue hallar registros sobre los pagos que Cohen le hizo a Daniels –quien habló de su relación con Trump– y sobre un acuerdo establecido entre McDougal y American Media Inc., la compañía dueña del tabloide National Enquirer y cuyo presidente y presidente ejecutivo es un amigo cercano de Trump.

Cohen no ha sido acusado de ningun delito.

Existen otras grabaciones

Hay más grabaciones de Cohen y otras personas poderosas que el FBI incautó más allá del asunto del presidente y que podrían resultar embarazosas para quienes están en la cinta, así como para el mismo abogado, según una fuente familiar con los audios. De hecho, agregó que los otros individuos son “de importancia y consecuencia”.

La fuente cercana a las grabaciones de Cohen indicó que no hay nada ilegal dentro de la discusión acerca de McDougal, aunque reconoció que podrían presentarse asuntos éticos frente al hecho de que el abogado grabara a su propio cliente. Ahora, esta persona destacó que el asunto anterior es diferente al de Stormy Daniels, en el que hay preguntas sobre Cohen haciendo pagos en nombre del presidente y posiblemente violando las leyes de financiamiento de campaña.

Giuilani ha estado al tanto de las grabaciones desde hace varios días y ha revisado las transcripciones, de acuerdo a lo que le dijo a CNN.

Durante las últimas semanas, documentos y otras evidencias obtenidas en los allanamientos de abril pasado empezaron a entregarse al gobierno, a medida que un juez federal, los abogados de Cohen y quienes representan a Trump y a la Organización Trump avanzan en el proceso de determinar cuáles de los millones de registros están sujetos al secreto de abogado-cliente. Sin embargo, la exjueza Barbara Jones ha encontrado hasta el momento que la gran mayoría del material revisado no tiene dicho privilegio, como lo muestran los registros judiciales, indicando que muy poco de lo que Cohen hizo en años recientes califica como trabajo legal.

Las declaraciones públicas de Cohen en las últimas semanas también provocaron la sospecha de que estaría dispuesto a buscar un acuerdo de cooperación con la Fiscalía, el cual le exigiría proporcionar información que los fiscales federales podrían llegar a usar contra otros individuos a quienes investigan. Aunque, no queda claro si la Fiscalía tendría la voluntad de concederle al abogado un pacto de ese tamaño.

“Creí que era la única”

En agosto de 2016, McDougal firmó un acuerdo con AMI, US Weekly, Men’s Journal y otras publicaciones. En ese momento, ella creyó que se trataba de un contrato de trabajo que le permitía ser fotografiada para estos medios y escribir artículos que aparecerían en las publicaciones de las compañías.

Su abogado para esa negociación fue Keith Davidson. Ella le dijo a CNN que posteriormente descubrió que él estaba en contacto con Cohen. En una demanda, McDougal acusó a su Davidson de “trabajar estrechamente con los representantes del señor Trump mientras pretendía abogar en su nombre”. Davidson negó las acusaciones y le dijo a CNN que contactó a Cohen durante el tramo final de la campaña de 2016 como una “cortesía profesional” para hacerle saber que él negoció el trato con AMI.

Después, McDougal se dio cuenta de que podría enfrentar una multa financiera por hablarles a los medios de comunicación sobre su historia. En abril pasado llegó a un acuerdo con AMI que le permite mencionar y contar el presunto romance.

Durante una conversación con Anderson Cooper de CNN en marzo pasado, McDougal sostuvo que ella y Trump estuvieron juntos “muchas docenas de veces” y respondió afirmativamente cuando se le preguntó si tenían intimidad.

McDougal describió el presunto romance, que habría ocurrido entre 2006 y 2007, como una relación consensuada y amorosa. También dijo que no sabía que Trump podría haber estado otras mujeres en ese momento –además de su esposa–, y que a lo largo de su relación él no usó protección.

"No sabía que tenía intimidad con otras mujeres”, aseguró en el programa "Anderson Cooper 360"de CNN en ese momento. “Creí que era la única”.

Veronica Stracqualursi y Eli Watkins, los dos de CNN, contribuyeron a este informe.