CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Chile

Nueva teoría sobre lo que le sucedió a la población de la Isla de Pascua sugiere un escenario completamente diferente

Por Ashley Strickland

(CNN) — Durante décadas, el misterio ha girado en torno a lo que le sucedió a la población fundadora de la remota Isla de Pascua, conocida por sus imponentes estatuas de piedra que representan grandes cabezas talladas. Una teoría de larga data sugiere que después de que los isleños establecieron un campamento y tallaron las estatuas gigantes, destruyeron su propia sociedad a través de luchas internas y un agotamiento de los recursos naturales.

MIRA: Chile le pedirá al Museo Británico que le devuelva un moai de la Isla de Pascua

Pero un nuevo estudio sugiere un escenario completamente diferente, y los isleños podrían tener una historia más compleja de lo que se creía anteriormente.

Muchos aspectos de la isla, las estatuas y la gente de mar de Polinesia que llegaron allí hace 900 años han sido estudiados a lo largo de los años. Pero un estudio publicado el lunes en el Journal of Pacific Archaeology utiliza múltiples conjuntos de datos de excavaciones recientes para proporcionar una mejor comprensión de la sociedad que creó las estatuas y cómo fueron talladas.

Entonces, los investigadores utilizaron un método poco probable para estudiar la sociedad y discernir qué podría haber sucedido: un análisis químico de las herramientas de piedra utilizadas en las estatuas.

Lo que descubrieron al excavar cuatro de las estatuas y las herramientas de basalto de piedra volcánica utilizadas para tallarlas, pintó una imagen diferente: una sociedad sofisticada y colaborativa.

“La idea de competencia y colapso en Isla de Pascua podría ser exagerada”, dijo el autor principal del estudio, Dale Simpson Jr., arqueólogo de la Universidad de Queensland, en un comunicado. “Para mí, la industria del tallado de piedra es una evidencia sólida de que hubo cooperación entre las familias y los grupos de artesanos”.

MIRA: Nuevo estudio revela origen genético de los habitantes de la isla de Pascua

Una sociedad compleja

La Isla de Pascua está a 3.700 kilómetros de la costa de Chile. Hace unos 900 años, la población fundadora llegó a la isla, llamada Rapa Nui en el idioma local. Estos marinos polinesios llegaron en dos canoas y fueron conducidos por Hotu Matu’a, quien se convertiría en el primer jefe de la isla, según la tradición oral.

La población se disparó para incluir a miles de personas, y esculpieron figuras de cuerpo completo, llamadas moai, para representar importantes antepasados ​​Rapa Nui. Hay casi 1.000 estatuas, muchas enterradas hasta la cabeza debido al paso del tiempo. La estatua más grande tiene más de 21 metros de alto.

Según los investigadores, su tamaño y número son indicativos de una sociedad compleja y sofisticada.

“Los antiguos Rapa Nui tenían jefes, sacerdotes y gremios de trabajadores que pescaban, cultivaban y fabricaban los moai. Había un cierto nivel de organización sociopolítica que se necesitaba para esculpir casi mil estatuas”, dijo Simpson.

Durante las excavaciones de la estatua, Jo Anne Van Tilburg, directora del Proyecto de Estatua de la Isla de Pascua, y su equipo de excavación Rapa Nui recuperaron cerca de 1.600 herramientas de piedra. Hicieron un análisis de fragmentos químicos y espectrómetros de masas de 17 de las herramientas, llamadas toki.

“Queríamos descubrir de dónde provenían las materias primas utilizadas para fabricar los artefactos”, dijo Laure Dussubieux, coautora del estudio y científica del Field Museum, en un comunicado. “Queríamos saber si las personas estaban tomando material de lugares cercanos a donde vivían”.

La ubicación es clave porque hay tres fuentes, o canteras, donde los isleños podrían haber reunido material para las herramientas. Las canteras de basalto cubren el tamaño de dos campos de fútbol. Las muestras de basalto revelan sus fuentes a través de sus elementos químicos, que se relacionan con la geología del sitio.

“La mayoría de los toki provenían de un complejo de cantera: una vez que la gente encontraba la cantera que les gustaba, se quedaban con ella”, dijo Simpson. “Para que todos usen un tipo de piedra, creo que tuvieron que colaborar. Por eso tuvieron tanto éxito, estaban trabajando juntos”.