Nota del editor: Carlos Alberto Montaner es escritor y analista político de CNN. Sus columnas se publican en decenas de diarios de España, Estados Unidos y América Latina. Montaner es, además, vicepresidente de la Internacional Liberal. Los comentarios expresados en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN Español) – El presidente Donald Trump tiene un grave problema con la población negra de Estados Unidos.

Lo ha expresado en varias ocasiones anteriores a lo ocurrido con Lebron James, un legendario jugador de baloncesto, muy querido y respetado en el país por sus obras filantrópicas, y Don Lemon, presentador de CNN que entrevistaba a James. Ambos son negros.

Recientemente se estrenó una película excelente dirigida por Spike Lee llamada BlacKkKlansman, sobre un agente encubierto negro que se infiltra en el Ku Klux Klan.

El film termina con una secuencia del enfrentamiento entre los supremacistas blancos y sus adversarios en las calles de Charlottesville, en la que aparece Trump cuando en 2017 ofreció una desafortunada declaración de equivalencia moral entre las dos posturas.

Por último, Trump se enfrenta a una mujer negra, Omarosa Manigault Newman, quien fue despedida de la Casa Blanca y publicó un libro demoledor sobre la personalidad de su exjefe.

La traducción del tuit de Trump dice: “Cuando uno le da un respiro a una escoria loca y llorona delincuente y le da un trabajo en la Casa Blanca, pues creo que simplemente no funcionó. “¡El general Kelly hizo un buen trabajo al sacar rápidamente a ese perro!”.

Omarosa lo acusó de racista, de no tener empatía, de misógino y de tener fobia a los gérmenes. Para sustentar sus acusaciones grabó conversaciones de manera clandestina.

El libro, según algunos abogados, quiebra el acuerdo de confidencialidad firmado por todos los colaboradores y asesores de Trump.

El problema es grave y universal: ¿debe callarse quien observa conductas impropias por parte de sus jefes? ¿Pero cómo prueba sus denuncias y acusaciones sin grabaciones de audio o video?

El pleito será monumental y lo veremos desarrollarse de inmediato.

Trump se enfrenta a una mujer negra, Omarosa Manigault Newman, quien fue despedida de la Casa Blanca y publicó un libro demoledor sobre la personalidad de su exjefe"