Nota del editor: Nota del editor: Rafia Zakaria es autora de "The Upstairs Wife: An Intimate History of Pakistan" (Beacon 2015) y "Veil" (Bloomsbury 2017). Es columnista del periódico Dawn en Pakistán y The Baffler. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más artículos de opinión en CNN.

(CNN) - "No quiero que la memoria de Mollie se pierda entre la política", decía preocupada Billie Jo Calderwood, la tía de Mollie Tibbetts, la adolescente de Iowa cuyo cuerpo fue recuperado este martes. Las preocupaciones de Calderwood han sido en gran parte inútiles, ya que la Casa Blanca y otros han tratado de politizar la muerte de su sobrina.

La razón por la que esta horrible muerte es útil para el gobierno de Trump y sus seguidores es obvia: aquí radica una actualización del tipo de miedo que despliegan para aglutinar a sus seguidores: una joven trotando, blanca y hermosa, supuestamente asesinada a manos de un extranjero cruel y salvaje.

La xenofobia y el género están en el corazón de la reacción nacional ante la tragedia de Tibbetts de múltiples maneras. El presunto perpetrador, Christhian Bahena Rivera, es una inmigrante indocumentado, y la víctima es una mujer que salió corriendo por última vez. Rivera le dijo a las autoridades que bajó de su auto y la persiguió, y ella amenazó con llamar a la policía si no se detenía.

LEE: hombre indocumentado llevó al cuerpo de Mollie Tibbetts y enfrenta cargos por asesinato

El caso de Mollie Tibbetts recuerda a las mujeres, de la manera más dura, las formas en que la misoginia obstaculiza su libertad, su propio derecho a existir.

Al mismo tiempo, el caso de Tibbetts ha dejado al descubierto la incómoda realidad de que no todas las mujeres asesinadas en Estados Unidos son lloradas de la misma manera. Aquellas que no encajan en la narración de mujeres blancas en peligro de ser violadas y asesinadas por hombres marrones al acecho reciben relativamente poca atención, y consecuentemente poca o ninguna compasión.

Once meses antes de la desaparición de Mollie Tibbetts, por ejemplo, una adolescente de Virginia, Nabra Hassanen, fue asesinada, supuestamente por un inmigrante indocumentado que fue acusado de homicidio. En ese caso, inicialmente etiquetada como un incidente de ira en el camino por la policía, el hombre secuestró y violó a Hassanen y luego arrojó su cuerpo en un estanque cerca de su casa. Hassanen, musulmana que llevaba un velo en la cabeza, caminaba hacia su mezquita de Virginia después de cenar en un McDonalds cercano. Ni Donald Trump ni la Casa Blanca han hablado públicamente del asesinato de Hassanen.

Los asesinatos de Mollie Tibbetts y de Nabra Hassanen develan más de un tema pendiente en la sociedad de Estados Unidos.

El alboroto por la trágica muerte de Tibbetts empequeñeció la reacción a la de Hassanen, exponiendo una verdad que pocas veces se considera: la jerarquía implícita de mujeres muertas que unge a algunas como víctimas perfectas con derecho al duelo y otras como menores con poco o ningún derecho a lamentarse en masa.

Al igual que en la vida estadounidense, también pasa en la muerte: las mujeres blancas, particularmente aquellas cuyo fin implica los actos delictivos de hombres de color marrón, negro o musulmanes, merecen atención nacional. Las mujeres marrones, en particular las que llevan pañuelo en la cabeza, según los crueles cálculos de la jerarquía, son cómplices de su propia muerte o merecen solo un burlesco "eso está muy mal".

Hay fundamentos históricos para la jerarquía; la corredora blanca asesinada por el salvaje extranjero refuerza los prejuicios existentes. Ya sea mirando las narraciones de Jim Crow sobre mujeres blancas amenazadas por violadores negros o ejemplos más recientes como el caso del corredor de Central Park, los paralelismos persisten entre la figura del hombre negro y la del inmigrante indocumentado. En esos casos históricos, así como ahora, la supuesta amenaza nunca fue respaldada por evidencia real. Los inmigrantes indocumentados son menos propensos, no más, a cometer cualquier tipo de delitos.

A diferencia de los momentos previos al siglo XX, el linchamiento es ilegal y quizás también innecesario; una audiencia virtual rabiosa y extensa existe como un sustituto de las viejas multitudes cebadas por la raza. Esta nueva mafia está igual de enojada y se siente tan justa.

Detrás de la muerte de ambas mujeres no se encuentra simplemente la tediosa batalla de la derecha contra la izquierda, sino una pulsante arteria de misoginia que oxigena la máquina patriarcal. En su cálculo venal, algunas mujeres muertas son útiles, fáciles de encajar en la rúbrica simple y seductora de "nosotros contra ellas". Mollie Tibbetts, fuerte, atlética y ambiciosa, es reducida por la máquina de propaganda de la misoginia a una víctima, el emblema impotente de la feminidad blanca bajo asedio.

La muerte de Nabra Hassanen apenas puntúa nada en la escala de propaganda. Aquí está la misoginia en su mejor forma racista.

LEE: La autopsia de Mollie Tibbetts muestra que murió por "múltiples lesiones" por objetos afilados

Las mujeres, marrones, blancas o negras pueden optar por rechazar este sistema tóxico. La muerte de Mollie Tibbetts es un golpe en el corazón para millones de mujeres que ven en ella a sí mismas, a sus amigas, hijas y hermanas. Se la debe llorar y también a todas las mujeres víctimas, incluidas las miles de mujeres blancas que mueren a manos de hombres blancos (que a menudo escapan del castigo que se apila sobre negros y marrones y de otros indocumentados).

La jerarquía de mujeres muertas debe ser desmantelada. Es hora de que las mujeres estadounidenses, en particular las feministas estadounidenses, se den cuenta de que el duelo también puede ser una forma de resistencia e incluso un ingrediente esencial para el empoderamiento.