CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Empresas

Los peligros de que una empresa tenga un director ejecutivo agotado y estresado

Por Jeanne Sahadi

(CNN) — Las juntas directivas de empresas como Tesla, que giran mucho en torno a sus presidentes ejecutivos, podrían ver el reciente comportamiento de Elon Musk como una advertencia.

Musk ha dejado en claro, por sus acciones y en una reciente entrevista con The New York Times, que está trabajando con un estrés máximo, poco descanso o vida social.

“La historia de Musk es dramática, pero no única”, dijo el doctor Kerry Sulkowicz, un psicoanalista y director general del Grupo Boswell, que asesora a directores ejecutivos y juntas directivas.

LEE: ¿Cuál será el siguiente paso de Elon Musk? 5 grandes desafíos que enfrenta Tesla

Cuando los directores ejecutivos muestran signos de agotamiento, puede haber consecuencias negativas para la empresa, sus empleados y sus accionistas, según James Westphal, profesor de Estrategia de la Escuela de Negocios de la Universidad de Michigan.

Su toma de decisiones puede volverse más impulsiva. Es menos probable que compartan información o soliciten la opinión de sus equipos de liderazgo y juntas directivas. Es probable que apoyen menos a los subordinados. Y cuanto más descontrolados se sienten, más autocráticos se convertirán.

Y los resultados pueden empeorar. En el caso de Elon Musk, las acciones de Tesla han recibido una paliza, y él enfrenta demandas de accionistas y posibles sanciones de la SEC por tuitear casualmente que podría retirar de la bolsa a Tesla y privatizarla, solo para decir semanas después que ha abandonado la idea.

La situación mental de los presidentes ejecutivos son cruciales para el éxito o fracaso de una empresa.

Entonces, ¿qué puede hacer un consejo para evitar tales acciones adversas antes de que sea demasiado tarde?

Involúcrate de una manera más solidaria, aconsejan Sulkowicz y Westphal.

Además de los deberes para obtener beneficios para supervisar a la compañía, el rol de la junta directiva es el cuidado del empresario-director ejecutivo, dijo Sulkowicz. Al menos algunos miembros de la junta deben desarrollar una estrecha relación de consulta con la persona que dirige la empresa y convertirse en una caja de resonancia de confianza.

“Y cuando sea necesario, recomiende a un director ejecutivo que busque ayuda”, dijo. “Eso no debe generar vergüenza. Puede marcar la diferencia entre que la empresa prospere o explote”, agregó.

La investigación más reciente de Westphal revela que mientras más directores ejecutivos tengan una relación de confianza con sus directorios y se sientan respaldados por ellos, es menos probable que se agoten o estresen.

Y cuanto más sepan los accionistas que la junta está involucrada de manera constante, eso aliviará parte del estrés en director ejecutivo en caso de que ciertas decisiones clave no se solucionen.

LEE: Esto debe pasar para que Elon Musk sea la persona más rica del mundo

“Ayuda a compensar el culto a la personalidad”, dijo Westphal.

Las juntas directivas deben luchar contra ese culto a la personalidad, dijo, porque los inversores, académicos y medios siempre quieren atribuir demasiada responsabilidad por el desempeño de una empresa a una sola persona.

Cuando se le pidió que comentara sobre esta historia, un portavoz de Tesla señaló un comunicado emitido la semana pasada por los seis miembros independientes de la junta de la compañía. En el comunicado se indicaba que la junta creó un comité especial para evaluar la propuesta de Musk de privatizar la empresa. Después de que Musk les dijo que creía que el mejor camino no era ese, el comité fue disuelto.

“La junta y toda la compañía se mantienen enfocadas en garantizar el éxito operacional de Tesla, y apoyamos plenamente a Elon mientras continúa liderando la empresa hacia el futuro”, se lee en el comunicado.

En cuanto a Elon Musk, descartó un pedido público a principios de este mes de Arianna Huffington, de que haga tiempo para reposar y recargar energías. Huffington, fundadora de la empresa de bienestar Thrive Global, instó a Musk a repensar sus semanas de trabajo de 120 horas y sin descansos.

En un tuit que publicó a las 2:30 a.m., Musk escribió: “Acabo de llegar a casa de la fábrica. Crees que esta es una opción. No lo es”.