CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Impacta tu mundo

Estos vecinos llevan 10 años ayudando a una mujer en silla de ruedas a acostarse cada noche

Por Lauren Lee

(CNN) — Kathy Felt no puede salir de su silla de ruedas por su propia fuerza para irse a la cama por la noche.

Pero la mujer de 66 años es una figura querida en el vecindario al que ha llamado su hogar durante casi cuatro décadas. Así que durante los últimos 10 años, un elenco de voluntarios rotativos han aparecido todas las noches como un reloj, levantándola y metiéndola en la cama.

MIRA: Esta tortuga camina gracias a una “silla de ruedas” hecha con piezas de Lego

Así es como las personas se cuidan en Sandy, Utah, al sur de Salt Lake City. El ritual nocturno permite a Felt evitar los hogares de ancianos y dormir en su propia cama.

Pero a los voluntarios les resulta igualmente edificante. Unos 60 hombres tienen un horario para visitar a Felt, dos a la vez. Aún más vecinos quieren ayudar.

Cuando se le pregunta cómo se siente con respecto a este flujo de ayuda, Felt dice: “Simplemente me hace sentir muy humilde”.

La mayor bendición de una madre

Felt fue diagnosticada con esclerosis múltiple en 1978, cuando sus dos hijos eran pequeños.

La enfermedad neurológica puede afectar la visión, el equilibrio, el control muscular y otras funciones esenciales. Como afectó a Felt, sus hijos Chad y Todd aceptaron más responsabilidades.

Para el 2006, la enfermedad se volvió tan debilitante que ella necesitaba ayuda para entrar y salir de la cama todos los días. Sus hijos hicieron 10 minutos en coche, dos veces al día, para ayudar.

“Fue por alrededor de un año y medio, tal vez incluso más. Me levantaron por la mañana y me acostaron por la noche”, dice Felt. “Mi mayor regalo y la mayor bendición de todas han sido mis dos hijos”.

MIRA: Policía conmueve a los internautas al bailar con una niña en silla de ruedas

Kathy con sus dos hijos, Todd, a la izquierda, y Chad, y una prima.

Kathy con sus dos hijos, Todd, a la izquierda, y Chad, y una prima.

Pero el horario era agotador, y Felt comenzó a contemplar mudarse a un asilo.

Fue entonces cuando el vecino de patio Keith Pugmire intervino. Sabía que los hogares de ancianos son caros.

“Acabamos de reunirnos un grupo de vecindarios y de iglesias y dijimos: ‘¿Qué podemos hacer, Kathy, para ayudarles a usted y a su familia?'”, dijo Pugmire a CNN.

“Se determinó que lo mejor que podríamos hacer es que un par de hombres vengan cada noche y la ayuden”.

Pugmire y Felt no acordaron cuánto duraría el acuerdo.

“Dijo que hagamos esto todo el tiempo que podamos”, dice Felt.

Eso fue hace 10 años.

Un plan bien organizado

Pugmire y Felt han sido vecinos y amigos de patio trasero durante 38 años.

Pugmire, de 65 años, ejecutivo de Recon Dynamics, una compañía de gestión de activos, descubrió un sistema para ayudar a Felt.

“Comenzó con un grupo central de 20 a 30 personas”, dice.

MIRA: Con una silla de ruedas especial y gracias a un grupo de amigos este hombre conoció la playa

Esas personas incluían amigos, vecinos y al menos una docena de hombres del grupo de Pugmire en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Les mostró cómo levantar a Felt en la cama y les dio instrucciones específicas sobre cómo cargar su silla de ruedas y asegurarse de que su medicación y el agua estuvieran a su alcance.

Pugmire finalmente comenzó a usar una herramienta de administración en línea gratuita para coordinar su creciente lista de voluntarios.

“No tuvimos ningún problema para conseguir a los hombres. De hecho, nos cuesta mucho programar a todos”, dice.
Los hijos de Felt todavía vienen cada mañana para ayudarla a salir de la cama.

Pugmire cita la canción de 1969, “He Ain’t Heavy, He My Brother” [Él no es pesado, es mi hermano], de los Hollies como inspiración.

“Todos estamos aquí juntos, y debemos ayudarnos mutuamente en el viaje”, dice.

La pared de Kathy Felt está cubierta con dibujos y notas de los hijos de voluntarios.

La pared de Kathy Felt está cubierta con dibujos y notas de los hijos de voluntarios.

Felt se siente eternamente agradecida por su equipo de ángeles, que incluye a tres amigas cercanas que han estado comprando y ayudándola con las tareas domésticas durante años. Pero su ejército de voluntarios y sus familias también están genuinamente agradecidos por ella.

“Muchas personas se han inspirado en su historia y en su valentía ante desafíos de salud tan devastadores”, dice Pugmire.