(CNN) - El índice bursátil Dow Jones cayó casi 832 puntos este miércoles. Se trata del tercer peor descenso de puntos en la historia.

Las 30 acciones de Dow estaban en rojo, lo que provocó que el índice se ubicara por debajo de los 26.000 puntos por primera vez en un mes. El índice cayó más de un 3%.

El S&P 500 registró su quinto descenso consecutivo, cayendo en picada cerca del 3,3%. Y las acciones tecnológicas se vieron especialmente afectadas. El Nasdaq cayó más de un 4% en el peor porcentaje de disminución desde junio de 2016.

LEE: ¿Cómo van las relaciones entre Wall Street y la Casa Blanca de Donald Trump?

Las acciones se encuentran en medio de un desplome aterrador en octubre, con una fuerte caída porque los inversores están preocupados por el aumento de las tasas de interés.

Octubre ha sido a menudo un mes desconcertante para los inversores, y este mes está a la altura de esa reputación. Los tres índices están en rojo este mes. Pero el Nasdaq realmente lo ha sentido: ya cayó casi un 8% en octubre.

La disminución de puntos del Dow Jones fue la peor desde febrero, cuando el índice cayó en más de 1.000 puntos, dos veces. El descenso porcentual del Dow no resuelve los porcentajes más altos. El índice cayó un 23% en 1914 y en "Black Monday" en 1987.

El índice Dow Jones de la Bolsa de Valores de Nueva York experimentó una caída esta jornada. (Crédito: Drew Angerer/Getty Images)

¿Por qué están cayendo las acciones?

El sector tecnológico está estallando porque los rendimientos de los bonos han subido en las últimas semanas, alcanzando un máximo de más de siete años.

Aunque eso se debe en gran parte a que la economía de Estados Unidos es sólida, el aumento de las tasas para el índice de referencia del Tesoro estadounidense a 10 años hace que los inversionistas se pregunten si el mercado alcista de casi una década podría estar finalmente acabando.

Las tasas más altas a largo plazo podrían desacelerar los sectores boyantes de la economía, incluido el tecnológico, especialmente porque la Reserva Federal parece intentar aumentar las tasas a corto plazo en el futuro previsible. Las tasas más altas aumentan los costos de endeudamiento, presionando las ganancias corporativas.

Es posible que los inversores quieran cambiar de impulso a acciones más defensivas: compañías que no son tan caras y que también pagan dividendos saludables y estables.

Las continuas preocupaciones sobre una desaceleración en la economía de China, especialmente debido a la escalada de la tensión comercial con los Estados Unidos, también arrastraban al mercado en general.

Quién está arriba y quién está abajo

Los líderes tecnológicos Amazon, Facebook y Netflix ayudaron a liderar el mercado a la baja este miércoles. En tanto, las compañías más pesadas como Smucker y General Mills, la minera de oro Newmont y los minoristas General y Dollar Tree terminaron el día en altos niveles.

Pero había pocos lugares para esconderse el miércoles. Apenas 17 acciones en el S&P 500 terminaron con una ganancia. Incluso las acciones de servicios públicos, que tienden a pagar grandes dividendos, cayeron ligeramente este miércoles.

Apple, Boeing, Caterpillar y Nike, las acciones de Dow que tienen una presencia significativa en China, se encontraban entre los perdedores más grandes.

¿Qué hacer cuando el mercado va a la baja?

Algunos expertos dijeron que no es momento para entrar en pánico.

El retroceso, especialmente para las acciones tecnológicas, es necesario, argumentó Joe Heider, presidente de Cirrus Wealth Management.

"La venta es saludable", dijo Heider. "Desde que el mercado tocó fondo en marzo de 2009, han sido más de 10 años de crecimiento de las acciones liderando el camino sin parar".

LEE: La crisis de 2008, diez años después

Los inversores "vendían primero y hacían preguntas después", dijo John Augustine, director de inversiones de Huntington Private Bank.

Geoff Alexander, el presidente de RM Davis, una firma de gestión de riquezas, dijo que tampoco se estaba poniendo nervioso.

Mientras las ganancias y la economía de Estados Unidos sigan creciendo, este retroceso del mercado terminará siendo una caída saludable, dijo Alexander. La relativa falta de volatilidad fue un poco preocupante.

"Nos hemos rascado la cabeza por el aumento de los últimos 18 meses. Pero esto no debe preocuparnos demasiado", dijo Alexander.