(CNN) – El rastro devastador del huracán Michael ahora se extiende desde el noroeste de Florida, donde destruyó una ciudad costera, hasta las Carolinas, que han visto inundaciones repentinas y carreteras convertidas en ríos. Y la amenaza sigue latente para este viernes.

Se espera que Michael, debilitado a tormenta tropical con vientos de 80 km/h, gane fuerza cuando atraviese Virginia y se mueva a la parte occidental del océano Atlántico en las primeras horas del viernes, provocando vientos feroces e inundaciones peligrosas en partes de Carolina del Norte y Virginia.

La tormenta ya deja al menos 17 personas muertas y las autoridades temen que la cifra pueda aumentar a medida que continúan las labores de búsqueda y rescate.

Las víctimas mortales se distribuyen por estado de la siguiente manera: 8 en la Florida, 5 en Virginia, 3 en Carolina del Norte y 1 en Georgia.

El huracán Michael arrastró una casa hacia una carretera y la lanzó contra un complejo de condominios en Mexico Beach, Florida.

Las condiciones siguen siendo precarias en las áreas más afectadas, especialmente en Mexico Beach, Florida, donde Michael redujo bastantes edificios a escombros y dobló los árboles por la mitad. Una concejal de esta área hizo una súplica urgente a cualquiera que esté pensando en regresar.

“Por favor, no vengan”, sostuvo Linda Albrecht. “Si más gente vuelve, solo se van a interponer en el camino”.

Lo que debes saber

¿Dónde está Michael? A las 5 a.m. ET del viernes, la tormenta se movía sobre el Atlántico y se encontraba a casi 300 kilómetros al este-noroeste deNorfolk, Virginia.

Cientos de miles a oscuras: Al menos 1,27 millones de clientes en siete estados permanecían sin energía eléctrica, incluyendo 495.000 en Carolina del Norte.

Víctimas identificadas: entre los muertos hay cinco personas en Virginia, cuatro personas en Florida, tres en Carolina del Norte y una niña en Georgia.

En Georgia declararon emergencia de salud pública: esta medida ayudará a garantizar que las personas que dependen de Medicare y Medicaid tengan acceso a la atención que necesitan, indicó el Secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar.

“Nuestras vidas aquí se terminaron”

Escenas catastróficas han aparecido a lo largo del noroeste de Florida, pero quizás ninguna es peor que la de Mexico Beach, punto cero de la devastación.

La extensión del daño empezó a revelarse ahora que las aguas de inundación retroceden. Lo que solía ser una hermosa ciudad frente al mar ahora parece el centro de un desastre apocalíptico.

“Primero, los autos comenzaron a flotar y todos los escombros quedaron al aire”, relató Scott Boutwell, residente de Mexico Beach. “Cuando entró el agua, las casas comenzaron a flotar frente a nuestro hogar”, añadió.

Un bombero busca puerta por puerta después del huracán Michael en Mexico Beach. (Crédito: AP Photo/Gerald Herbert)

Cuando Boutwell regresó a su casa, descubrió que adentro había muebles que no eran de él. Las paredes se habían derrumbado y “lo único que pude encontrar de la nuestra fue mi maletín”, dijo.

Mientras miraba a su alrededor, llegó una nueva realidad: “Nuestras vidas aquí se terminaron. Todas las tiendas, todos los restaurantes, todo. Ya no queda nada más aquí”.

Linda Albrecht, la concejal de Mexico Beach, quisiera regresar a su casa, pero dice que las carreteras son intransitables. Está desesperada por tener noticias del estado de su hogar, pero no puede comunicarse con nadie, explicó.

Lo que sabemos de las víctimas

En el condado de Seminole, Georgia, una cochera metálica chocó contra un techo y golpeó la cabeza de una niña. Pasaron varias horas antes de que los funcionarios de emergencia pudieran llegar al área donde murió la niña, explicó el director de manejo de emergencias del condado, Travis Brooks.

El forense del condado identificó a la niña como Sarah Radney, de 11 años. “Ella amaba a Dios, era cristiana. Cuando las puertas de la iglesia estaban abiertas, ella siempre quería estar allí”, dijo su padre Roy Radney. Si sus padres no podían llegar a la iglesia, Sarah se levantaba temprano y llamaba a su tía para que la llevara, añadió Radney.

Dorian Carter busca a su gato perdido, después de que varios árboles cayeran sobre su casa en Panama City este miércoles. (Crédito: AP Photo/Gerald Herbert)

Una de las cuatro víctimas en Florida ha sido identificada como Steven Sweet, informó la Oficina del Sheriff del condado de Gadsden. Sweet murió después de que un árbol cayera en una casa cerca a Greensboro.

Un hombre de 38 años falleció cuando un gran árbol cayó sobre su vehículo en la autopista 64, al este de Statesville, Carolina del Norte, informó David Souther, jefe de bomberos del condado de Iredell.

La escuela que ayudó a víctimas del huracán María quedó destruida

Los estudiantes y el personal de la Escuela Secundaria Jinks han lidiado con desastres previamente. El año pasado, recibieron a los niños que el huracán María desplazó en Puerto Rico.

Ahora, la escuela de Panama City fue destrozada por Michael. El piso cubierto de escombros del gimnasio se puede ver por completo desde el exterior.

El huracán Michael destruyó las paredes de la Escuela Secundaria Jinks en Panama City, Florida.

Al director Britt Smith se le quebró la voz cuando miró las imágenes del edificio afectado.

“No puedes entenderlo, pero lo que haces es enfrentar la situación, y lo que tenemos que garantizar es que nuestros hijos sepan que debemos ser resilientes”, expresó Smith.

“La resiliencia es importante, y es un mensaje de la vida que todos debemos aprender... Pero en este punto realmente no tiene sentido. Es solo cómo nos unimos, cómo nos recuperamos”.

Crece el camino de dolor

Después de golpear a Florida y azotar a Georgia, Michael ahora atraviesa las Carolinas, previamente afectadas por el huracán Florence.

Tornados, vientos peligrosos y más inundaciones podrían ocurrir en muchas de las áreas que todavía se recuperan del anterior ciclón. Se espera que Michael arroje hasta 2,4 centímetros de lluvia en partes de Carolina del Norte y Virginia, según el Centro Nacional de Huracanes.

Efecto del cambio climático

La fuerza de Michael puede reflejar el efecto del cambio climático en los huracanes. El planeta se ha calentado significativamente en las últimas décadas, causando cambios en el medio ambiente.

Los gases de efecto invernadero causados por el hombre en la atmósfera crean un desequilibrio energético, con más del 90% del calor restante atrapado por los gases que ingresan en los océanos, según la Asociación Nacional Oceanográfica y Atmosférica. Según los expertos, hay evidencia de una mayor temperatura de la superficie del mar y la humedad atmosférica.

Si bien es posible que no haya más tormentas bajo un clima más cálido, la mayoría de los estudios muestran que las tormentas serán más fuertes y producirán más lluvia. La marejada ciclónica es peor ahora que hace 100 años, gracias al aumento en los niveles del mar.

Según Climate Central, una organización de investigación científica, se espera que las próximas décadas traigan huracanes que se intensifiquen más rápidamente, en caso de que no haya un cambio en la tasa de emisiones de gases de efecto invernadero.