(CNN) - Francia está preparándose para otro fin de semana de protestas que podrían sacudir París y otras partes del país.

El primer ministro, Edouard Philippe, dijo que el gobierno estaba desplegando 89.000 miembros de las fuerzas de seguridad en Francia, incluidos 8.000 en la capital, en caso de que las manifestaciones vuelvan a tornarse violentas. Muchos de los principales sitios de la capital como el Louvre, la Torre Eiffel, el Museo Delacroix y la Ópera de París cerrarán durante el fin de semana antes de las protestas organizadas por los "gilets jaunes" o "chalecos amarillos". Su nombre proviene de los chalecos amarillos de alta visibilidad que los conductores deben llevar en sus vehículos por razones de seguridad.

MIRA: Francia suspenderá el aumento al precio de los combustibles tras violentas protestas en París

El ministro del Interior, Christophe Castaner, prometió desplegar todos los medios disponibles para asegurar que las más recientes protestas de los "chalecos amarillos" no sean secuestradas por lo que dijo eran "10.000" personas, "una pequeña minoría" del movimiento que se ha "radicalizado y caído" en la violencia y el odio ".

"Debemos garantizar la seguridad de los manifestantes y el derecho de los ciudadanos a circular libremente", dijo Castaner en una conferencia de prensa.

En todo el país, unas 630 personas fueron arrestadas y más de 260 resultaron heridas, incluidos 81 agentes de policía, durante las protestas del último fin de semana, la tercera semana consecutiva de esas manifestaciones.

MIRA: Se repite la historia: protestas en Francia desafían el liderazgo de Macron

También se han registrado cuatro muertes accidentales, según las autoridades. Tres de ellos se debieron a accidentes de tráfico relacionados con los bloqueos y el cuarto era una mujer de 80 años que murió en Marsella tras ser alcanzada por un bote de gas lacrimógeno que entró por la ventana.

Las manifestaciones comenzaron como una forma de oposición popular al aumento de los precios del gas y los aumentos planificados de los impuestos sobre las formas de transporte contaminantes, pero desde entonces se han convertido en manifestaciones más amplias contra el gobierno del presidente Emmanuel Macron.

Macron aparentemente retrocedió en su decisión el miércoles y anunció que el impuesto sobre el combustible previsto para enero -como parte de las medidas para combatir el cambio climático- no se introduciría en 2019. Pero ahora el movimiento parece ser sobre algo más que impuestos; está expuesta a la creciente división entre la élite metropolitana de París y la población rural pobre del país.

CNN Saskya Vandoorne informó desde París, mientras que Laura Smith-Spark escribió desde Londres y Joshua Berlinger de Hong Kong. Hilary Clarke, Sandrine Amiel y Leslie Perrot de CNN contribuyeron a este informe.