(CNN) - Comenzó como un movimiento entre unas pocas personas en la Francia rural de clase media baja, un sector que protestaba contra un nuevo impuesto ecológico sobre el combustible que creían que llevaría sus presupuestos al límite.

Pero el movimiento de los "chalecos amarillos" ("gilet jaunes", en francés), que lleva el nombre de las chaquetas amarillas de alta visibilidad que los automovilistas franceses deben llevar en sus vehículos, se ha transformado en un movimiento de muchos colores, incluidos grupos extremistas.

Las demandas también se han ampliado, incluso con la participación de estudiantes, que exigen cambios en los exámenes de la escuela secundaria francesa y los procedimientos de ingreso a la universidad.

LEE: Enfrentamientos entre chalecos amarillos y policías dejan al menos 30 heridos y más de 530 detenidos

También entre los manifestantes se encuentran los anarquistas, grupos populistas antiinmigrantes y fascistas de núcleo duro. Incluso hay grupos en redes sociales que dicen ser "chalecos amarillas", una contradicción directa de las demandas de los manifestantes originales de eliminar un nuevo impuesto ecológico.

Acción coordinada en Facebook

Gran parte de la organización de las protestas ha tenido lugar en Facebook. Según las propias cifras de la compañía de medios sociales, el 67% de los franceses usan Facebook, y 22 millones de personas se conectan todos los días.

Las protestas se han coordinado a través de grupos llamados "groupes colères" o "grupos de enojados", que han reunido a cientos de miles de miembros en el transcurso de este año.

El mayor grupo de Facebook es el "Compteur Officiel de Gilets Jaunes" o el recuento oficial de los chalecos amarillos, que cuenta con 1,7 millones de miembros. Otro grupo es el "Carte des Rassemblements", que significa mapa de manifestaciones, con 300.000 miembros. Un grupo con un sonido más siniestro, "Angry Patriots" (patriotas enojados), tiene 53.000 miembros.

Los manifestantes cantan consignas como durante las protestas de 'chalecos amarillos' en los Campos Elíseos cerca del Arco de Triunfo el 8 de diciembre de 2018 en París, Francia. (Crédito: Chris McGrath / Getty Images)

Liderando a los "chalecos amarillos"

El "chaleco amarillo" original era el mecánico Ghislain Coutard, de 36 años, de Narbonne, en el sur de Francia. Con el nombe de "vestman" en las redes sociales, un video que produjo alentando a la gente a mostrar su oposición al impuesto rápidamente se volvió viral, con 5.4 millones de visitas. Coutard llevaba puesto un chaleco amarillo.

Otro personaje de los "chalecos amarillos popular en redes sociales es Jacline Mouraud, de 51 años, hipnoterapeuta y acordeonista de Brittany.

Ella es parte de un grupo llamado "Free Yellow Vests", que está pidiendo a los manifestantes que se mantengan alejados de París. Asegura que es una "trampa" establecida por el gobierno, al que acusan de buscar "una estrategia de caos".
"No veo el motivo de marchar en París, que es un teatro. Este no es un juego, todos debemos entenderlo ahora, todos debemos darnos cuenta de lo que hemos logrado y el hecho de que se nos haya dado el derecho de discutir ", le dijo al diario francés Le Parisien.

Un favorito reciente de los medios de comunicación es Jean-François Barnaba, de 62 años, exdirector de Cultura y Yurismo en Indre, un departamento en el centro de Francia, que fue destituido de su puesto y recibió una "licencia de jardinería" extendida en el 80% de su salario, hace 10 años.

Barnaba actualmente recibe 2.900 dólares al mes, lo que, según él, lo deja con solo mil dólares al mes para ayudar a su esposa y sus siete hijos después de que todas las facturas hayan sido pagadas.

Según la agencia de noticias AFP, Barnaba escribió y autoeditó una novela en 2016 y ha otorgado más de 30 entrevistas a medios franceses en nombre del movimiento "chaleco amarillo".

Éric Drouet, de 33 años, conductor de camiones de Melun, en los suburbios del sudeste de París, con 47.000 seguidores en Facebook, inició un movimiento de "chaleco amarillo" en su club local de automóviles, el Muster Crew, según el diario Le Monde.

El miércoles le dijo a BFMTV, afiliada de CNN: "El sábado será el objetivo final. El sábado es el Elysée (residencia presidencial). A todos nos gustaría ir al Elysée. Realmente será el sábado. Todos estamos unidos hasta el final y muévete en dirección a l'Elysée ".

Sin embargo, en un video de Facebook publicado más tarde, Drouet calmó el tono de enojo. "Le pido a la gente que venga a protestar, no a romper las cosas", dijo en el video. "Quiero ir al Elysée, no para romperlo, sino para que nos escuchen". Los medios franceses informaron este viernes que ahora era investigado por el fiscal.

Una socia de Drouet es Priscillia Ludosky, de 33 años, quien dirige una compañía de perfumes en línea y vive em los suburbios del sureste de París. Se convirtió en otra figura de "chaleco amarillo" después de iniciar una petición en línea para pedir precios de combustible más bajos que recogieron más de un millón de firmas.

Ludosky dice que está en contra de todos los partidos políticos, pero el jueves publicó un manifiesto político que pide, entre otras cosas, referendos populares, la creación de una asamblea popular, un recorte en los salarios de los funcionarios públicos y una reducción de sus cuentas de gastos. Se trata de una mujer negra y muchos de sus seguidores en Facebook provienen de comunidades no blancas de Francia.

A la derecha del movimiento se encuentra Maxime Nicolle, de 31 años, también conocido como Fly Rider, cuyas publicaciones han sido vistas por cientos de miles de personas, según Le Monde. Con una barba roja y una gorra de béisbol volteada hacia atrás, es una especie de teórico de la conspiración. Está asociado con el bloguero y teórico de la conspiración Étienne Chouard, quien se dio a conocer en Francia hace 13 años cuando convocó a un referéndum sobre la constitución de la Unión Europea.

La preocupación ahora, y la razón de la fuerte movilización policial de este sábado, es el secuestro de "grupos enojados" por extremistas políticos violentos.

"Estas últimas tres semanas han visto el nacimiento de un monstruo que ha escapado de sus creadores", dijo el ministro del Interior, Christophe Castaner, en una conferencia de prensa el viernes, sobre las protestas de los chalecos amarillos.

Saskya Vandoorne, de CNN, contribuyó a este informe.