CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Cinco cosas que incluso los críticos de Donald Trump pueden reconocer que ha hecho bien

Por John Avlon

Nota del editor: John Avlon es analista político y presentador principal de CNN. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más artículos de opinión en la CNN.

(CNN) — El presidente Donald Trump termina su segundo año en el cargo aislado y en estado de sitio. Un cierre gubernamental autoinfligido ocurre en Navidad, el mercado está sufriendo su peor mes en una década (agravado por su discurso de despedir al presidente de la Fed) y la renuncia del secretario de Defensa James Mattis está estremeciendo al ejército y aliados de Estados Unidos.

Hay al menos 7.546 razones para preocuparse por la presidencia de Trump, que es el número de mentiras o falsedades que The Washington Post ha contabilizado de parte del presidente hasta el momento. Agregaría su impulso a dividir en lugar de unir, su impulso de atacar cualquier control y equilibrio independiente que intente responsabilizarlo (la policía, los tribunales, la prensa, la ciencia, etc.) y, bueno, sus hechos de impulsividad en general.

Pero estas críticas son para otra época del año.

LEE: Trump dice que no hay fin para el cierre de Gobierno hasta que se construya el muro fronterizo

Y, con el ánimo de encontrar lo mejor para las personas, me prometí buscar algunas áreas en las que puedo estar de acuerdo con un presidente con el que no estoy de acuerdo.

Después de todo, si ves la política desde un punto de vista histórico, verás que incluso nuestros peores presidentes tienen algunas cualidades.

¿Cuáles son las áreas de política en las que Trump merece crédito, de acuerdo con mi compás centrista ciertamente subjetivo?

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, durante esta Navidad.

Reforma de la justicia penal

El presidente Trump lo logró después de décadas de charlas. Arregló una coalición bipartidista para aprobar el Acta de Primeros Pasos y utilizó su intimidante púlpito para empujar al renuente líder mayoritario del Senado Mitch McConnell, que había declarado la legislación “divisiva” unas semanas antes. Como medida de esa supuesta división, la legislación pasó por un abrumador margen de 87-12.

La ley combina el sentido común y la compasión, redimiendo vidas reformadas y ahorrando dinero en el proceso. Promete disminuir las sentencias de los delincuentes no violentos y reducir las disparidades de sentencia francamente racistas. Y es el tipo de proyecto de ley que solo podría contar con el respaldo de los republicanos si fuera respaldado por un candidato del orden público, lo que a su vez habla del estúpido partidismo que suele pesar más que la política.

LEE: Rex Tillerson acaba de poner al descubierto la mayor debilidad de Donald Trump

También ofrece una ventana a lo que podría haber sido si Trump hubiera decidido utilizar su poder con la base para impulsar una política de judo político, por ejemplo impulsando una reforma migratoria integral que incluya un muro.

Mano dura contra China

El presidente Trump parece haber sido engañado por su apasionado amigo por correspondencia en Corea del Norte (las sanciones funcionaban antes de que “se enamorara”) pero ha sido claro y casi constante a la hora del uso de China de los sistemas internacionales para impulsar su expansión al tiempo que crea un estado de vigilancia tecnológica.

El equipo Trump ha notado que se está acabando el tiempo de tener alguna influencia sobre China y hacer que actúe como una potencia global responsable. Y aunque no apoyo las tácticas de guerra comercial de Trump, principalmente porque han incluido a aliados con Canadá, el presidente ha estado en lo correcto al denunciar tratados de abuso de poder que han creado un campo de juego desigual en cuestiones de fabricación de propiedad intelectual para el robo cibernético masivo patrocinado por el estado. El régimen marxista-leninista ha confundido los intentos de los antiguos gobiernos para relacionar a China con la debilidad.

LEE: Donald Trump y su peor pesadilla: su vida, bajo un microscopio legal

Su alcance de poder geopolítico y los constantes ataques contra los derechos civiles y las libertades civiles ofrecen una visión escalofriante del siglo XXI que merece un rechazo inquebrantable en aras de la libertad y los derechos humanos. Eso no significa que Estados Unidos y China necesiten ser enemigos, pero sí significa que debe haber más respeto mutuo y menos abuso del orden internacional.

Zonas de oportunidad económica

Considera esto como el hijo tardío del amor de la influencia menguante de Jack Kemp en el Partido Republicano, incentivando la inversión en vecindarios pobres a través de exenciones fiscales sobre las ganancias de capital. Es exactamente el tipo de acción gubernamental inteligente y dirigida que puede impulsar el desarrollo en nuestras atrofiadas economías regionales.

El diablo está siempre en los detalles, y hay un potencial de abuso: centrarse en vecindarios relativamente desfavorecidos de ciudades ricas, con la mudanza de Amazon a Long Island City a cambio de un montón de exenciones fiscales.

Pero si otras empresas siguen el espíritu deseado, invirtiendo en el cinturón oxidado en particular, las zonas de oportunidad podrían ser un importante catalizador para la reconstrucción de los barrios marginados de Estados Unidos.

Legislación de “Derecho a intentarlo”

Este es un paso comparativamente pequeño, pero irradia sentido común y, de hecho, muestra una rara veta libertaria. La legislación de “derecho a intentar” había sido adoptada por varios estados, pero el gobierno federal se había opuesto hasta que Trump puso en vigor la ley.

Básicamente, permite que los pacientes con enfermedades terminales tengan acceso a medicamentos experimentales. La lógica es simple: ¿qué tienen que perder? ¿Por qué no darles a los pacientes y a sus familias acceso a la droga experimental que quieran, si es posible, que les permita ahorrar o prolongar sus vidas?

Sí, existe la posibilidad de que estafadores timen a los enfermos terminales. Sin embargo, las oportunidades de esperanza superan el potencial de abuso, especialmente si se combinan con un control de calidad razonable. Atasco burocrático: a veces hace falta un disruptor para romper el embrollo burocrático.

La Ley de Modernización de la Música

Normalmente no considerarías a Orrin Hatch, republicano por Utah, el salvador de los músicos de rock n ‘roll. Es más un tipo de música más calmada y tradicional. Pero Hatch patrocinó, y Trump firmó, una legislación que vale la pena para conseguir que los músicos se beneficien de los servicios de transmisión y reduzca el poder de los intermediarios depredadores.

Sigo sintiendo que ASCAP no debe acosar a los bares por tocar música en la máquina de discos, pero definitivamente los músicos merecen que les paguen por su trabajo, ya sea que lo hayan grabado este año o hace cincuenta años, cuando Woodstock reinó. (Si bien Trump es aparentemente un fanático de los Stones, siempre ha sido más un personaje muy conservador que un hippie).

Hay más cosas que la administración Trump podría hacer para lograr algunas reformas en el nuevo año. La “semana de la infraestructura” se ha convertido en un hito bien merecido debido a demasiados despliegues a medio hacer, pero sigue siendo el área más obvia del acuerdo bipartidista porque se basa directamente en la experiencia profesional del presidente.

LEE: El laberinto legal de Donald Trump

Pero tal vez la última luz en la oscura y tormentosa presidencia de Trump es la forma en que las acciones del presidente han inspirado un renacimiento cívico cuando los ciudadanos se dan cuenta de que no podemos dar por garantizada nuestra democracia.

Aunque parezca difícil de creer, 2019 podría hacer que 2018 parezca dócil. En el horizonte se encuentran los mercados complicados y el informe de Rusia, con un presidente errático que se enfrenta por primera vez a los controles del equilibrio del Congreso.