CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Arqueología

¿Por qué un pigmento azul encontrado en los dientes de una mujer medieval reescribió la historia?

Por Ashley Strickland

(CNN) — El descubrimiento de un raro y caro pigmento azul en la placa dental del esqueleto de una mujer medieval arroja luz sobre un capítulo oculto de la historia, según un estudio publicado en Science Advance.

Los investigadores estudiaron los restos mortales de un cementerio medieval conectado con un monasterio femenino en Alemania, donde creen que ya existía una comunidad de mujeres en el siglo X.

Hay pocos registros del propio monasterio, porque fue destruido por un incendio después de una serie de batallas cercanas durante el siglo XIV, pero los registros escritos datan de 1244.

MIRA: Descubren en Pompeya un fresco que representa una escena erótica

Los investigadores estudiaban el esqueleto de una mujer, que se estimaba tenía entre los 45 y 60 años cuando murió, en algún momento entre los años 997 y 1162. El esqueleto en sí no tenía nada especial, sin signos visibles de trauma o infección.

Pero se le incrustaron motas azules en los dientes. Múltiples análisis espectrográficos revelaron que el pigmento azul es ultramar, un pigmento raro hecho de piedras de lapislázuli trituradas. Era tan caro como el oro en ese momento, extraído de una sola región en Afganistán y el mejor producto de lujo de exportación en ese momento.

Se usaron láminas de oro y ultramarinos para crear manuscritos ilustrados y libros de lujo en monasterios, principalmente para otras instituciones religiosas y la nobleza. Solo los artistas más hábiles pudieron utilizarlos por su costo.

No es sorprendente que el descubrimiento se haya realizado en un monasterio rural de Alemania; durante este tiempo se estaban produciendo libros en monasterios de todo el país. Pero las mujeres no eran conocidas por ser las ilustradoras de tan preciadas creaciones.

LEE: Este es el sitio arqueológico bajo el agua más grande del mundo

“Solo a los escribas y pintores de una destreza excepcional se les ha confiado su uso”, dijo Alison Beach, coautora e historiadora del estudio de la Universidad Estatal de Ohio en un comunicado.

De hecho, los escritores y los ilustradores a menudo no firmaban su trabajo, como un gesto de humildad, y si las mujeres eran escritoras y artistas, la práctica las borraba de la historia. A menudo se suponía que los monjes escribían sobre las monjas.

El estudio dice que incluso los libros que se encuentran en las bibliotecas de los monasterios femeninos tienen menos del 15% de nombres femeninos y, antes del siglo XII, ese porcentaje desciende a menos del 1%.

Pero algunas pocas obras que sobreviven desde el siglo VIII revelan que las mujeres eran escribas.

Los investigadores consideraron varios escenarios de cómo la mujer podría haber entrado en contacto con el pigmento. Pero solo uno parecía realmente viable.

“Basándonos en la distribución del pigmento en la boca, concluimos que lo más probable era que ella pintara con el pigmento y lamiera el extremo del pincel mientras pintaba”, dijo en un comunicado Monica Tromp, coautora del estudio y microbioarqueóloga en el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana.

MIRA: Hombre daña parte de las Líneas de Nazca, un enigma arqueológico de 2.000 años

De hecho, dada la destrucción en el sitio, debido al incendio, el esqueleto de esta mujer puede ser el único registro de la actividad en el monasterio.

“Se conectó a una vasta red comercial global que se extiende desde las minas de Afganistán hasta su comunidad en la Alemania medieval a través de las metrópolis comerciales del Egipto islámico y la Constantinopla bizantina”, dijo Michael McCormick, coautor e historiador del estudio de la Universidad de Harvard.

“La creciente economía de la Europa del siglo XI provocó la demanda del precioso y exquisito pigmento que viajó miles de kilómetros a través de caravanas y barcos mercantes para servir a la ambición creativa de esta mujer.”

Había pocas pruebas de trabajo físico en su esqueleto, lo cual se alinea con el entendimiento de que las mujeres alemanas en las comunidades monásticas medievales solían ser aristócratas o nobles muy cultas.

“Aquí tenemos evidencia directa de una mujer, que no solo pintaba, sino que lo hacía con un pigmento muy raro y caro, y en un lugar muy apartado”, dijo Christina Warinner, autora principal y antropóloga del estudio en el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, en un comunicado.

“La historia de esta mujer podría haber permanecido oculta para siempre sin el uso de estas técnicas. Me hace preguntarme cuántos otros artistas podríamos encontrar en los cementerios medievales, si solo nos dedicamos a mirar”.