CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

La decisión de Trump sobre Venezuela abre el escenario para una confrontación

Por Nicole Gaouette

(CNN) — La decisión del presidente de EE.UU. Donald Trump de reconocer al líder opositor venezolano Juan Guaidó como el presidente interino del país prepara el escenario para una escalada dramática en los próximos días, mientras las fuerzas dentro y fuera de Venezuela luchan para determinar su futuro.

EE.UU. pide a Maduro una transición pacifica

El asediado presidente Nicolás Maduro respondió al anuncio de Trump cortando relaciones con EE.UU. y ordenando a los diplomáticos estadounidenses que se retiren en un plazo de 72 horas, una orden que podría llevar a una confrontación incluso cuando la Casa Blanca la calificara de una medida “sin sentido”.

El gran desafío de Juan Guaidó

Guaidó, de 35 años, juró que asumirá el cargo y declaró que Maduro había sido depuesto, aunque los analistas dicen que no está claro que la caída del chavista sea casi inminente o que el juego de poder de Trump valga la pena.

‘Escalada a toda velocidad’

La declaración de Trump preparó el escenario para un nuevo drama que resonará en la política interna de EE.UU., incluso al crear tensiones en la región y más allá.

“Este es un momento de confrontación y esperaría una escalada a toda velocidad”, dijo Michael McCarthy, investigador de la American University y CEO de Caracas Wire, una consultora de investigación.

Esto va a escalar a nivel nacional e internacional: el régimen de Maduro va a estar haciendo todo lo posible para tener el apoyo de Beijing y Moscú”, dijo McCarthy”. Es posible que esos actores no apoyen el estilo o el liderazgo de Maduro, pero están allí para rechazar a Estados Unidos y no se alejarán rápidamente”.

Los rápidos desarrollos del miércoles se produjeron en un momento en que varios países actuaron como Estados Unidos al reconocer a Guaidó, quien ha ganado el reconocimiento de Canadá, Brasil, Costa Rica, Argentina, Perú, Colombia, Ecuador, Chile y la Organización de los Estados Americanos.

Además de los adversarios China y Rusia, aliados clave de Estados Unidos como México no se han movido para reconocer a Guaidó, sin embargo, y el líder de Turquía le ha ofrecido a Maduro su respaldo.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, expresó su apoyo a Guaidó el miércoles y pidió a toda Europa que se uniera a él, mientras que el jefe de política exterior de la Unión Europea, calificando a Guaidó de “presidente”, instó a que se respeten los derechos civiles, libertad y seguridad de Guaidó y la de todos los miembros de la Asamblea Nacional.

La administración Trump, mientras tanto, da a entender que respaldará el movimiento político de Guaidó con fuerza.

“Todas las opciones (están) sobre la mesa”, dijo Trump a los reporteros el miércoles cuando se le preguntó si podría usar la fuerza militar para garantizar el resultado que desea en Venezuela. “Todas las opciones, siempre, todas las opciones están sobre la mesa”.

El primer enfrentamiento real podría venir sobre los diplomáticos estadounidenses. El secretario de Estado Mike Pompeo dijo el miércoles que Estados Unidos no reconoce a Maduro como presidente y, por lo tanto, cree que no tiene la autoridad legal para expulsar a los funcionarios del servicio exterior de Estados Unidos.

Pompeo pidió a las fuerzas militares y de seguridad venezolanas que “continúen protegiendo el bienestar de todos los ciudadanos venezolanos, así como de los ciudadanos estadounidenses y otros ciudadanos extranjeros en Venezuela” en un comunicado el miércoles por la noche.

“Hacemos un llamado a todas las partes para que se abstengan de tomar medidas que sean inconsistentes con los privilegios e inmunidades de que gozan los miembros de la comunidad diplomática”, continuó la declaración. “Estados Unidos tomará las medidas apropiadas para responsabilizar a cualquiera que ponga en peligro la seguridad de nuestra misión y su personal”.

La Embajada de Estados Unidos en Caracas emitió una alerta de seguridad diciendo que las protestas podrían continuar durante la semana y que se anunciará que los ciudadanos estadounidenses que necesiten asistencia de emergencia recibirían ayuda el jueves, aunque las citas de visa se cancelarían. Pidió al personal del gobierno de EE.UU. que restrinja sus movimientos a ciertas áreas y agregó que les estaba pidiendo que “sus niños en edad preescolar y escolar no regresen a la escuela el 24 de enero”.

La Casa Blanca dijo que estaba vigilando de cerca las protestas en Venezuela, así como la respuesta de Maduro, quien se dirigió al balcón del palacio presidencial el miércoles para asaltar al “imperio gringo”, lo acusó de un intento de golpe y acusó a EE.UU. de estar interesad solo en el petróleo, el gas y el oro de Venezuela.

Las próximas 48 horas podrían ser clave tanto para Venezuela como para Trump, cuya bravata no puede producir ningún cambio inmediato, pero aumentará las expectativas para la acción de  EE.UU., dicen los analistas, particularmente si la disputa sobre los diplomáticos de EE.UU. no se resuelve rápidamente.