CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Donald Trump y Jeff Bezos: la larga y dramática historia de su enemistad

Por Chris Cillizza

(CNN) — El jueves, el fundador de Amazon, Jeff Bezos, dio un paso extraordinario al publicar un ensayo personal en el que se alega que el National Enquirer ofreció enterrar fotos personales vergonzosas de él, derivadas de un asunto extramatrimonial, si un investigador que trabaja para Bezos dejara de referirse a la naturaleza supuestamente “políticamente motivada” de las imágenes filtradas.

Bezos escribió en el ensayo en el que rechazó este intento de extorsión y, en cambio, hizo público toda la sórdida historia. (El National Enquirer fue el primero en informar que Bezos estaba involucrado en un romance con una mujer llamada Lauren Sanchez. Bezos había anunciado justo antes del informe que él y su esposa, Mackenzie, estaban en proceso de divorcio).

Han surgido pocos detalles para respaldar la afirmación del investigador de Bezos, un hombre llamado Gavin de Becker, de que había una motivación política para que el Enquirer cubriera al jefe de Amazon. Tampoco está claro por qué American Media Inc., la empresa matriz de Enquirer, estaba tan obsesionada con tratar de evitar que Becker etiquetara esa cobertura del medio como una motivada por razones políticas.

Sin embargo, Manuel Roig-Franzia, un reportero de The Washington Post que habló con de Becker recientemente, dijo esto en MSNBC el jueves por la noche (las negrillas son mías):

“Han empezado a creer, en el campo de Bezos, que esta publicación del National Enquirer podría haber tenido motivaciones políticas. Gavin de Becker nos dijo que no cree que el teléfono de Jeff Bezos haya sido pirateado. Piensa que es posible que una entidad gubernamental pueda haber obtenido sus mensajes de texto“.

Esperen, ¿qué? Me gustaría saber mucho más sobre eso.

Lo que sí sabemos —y para ser claros, hay mucho más que NO SABEMOS— son dos cosas muy básicas:

1) Donald Trump y el jefe de AMI, David Pecker, tienen una amistad muy larga que, en al menos una ocasión, llevó al Enquirer a pagar a una mujer (Karen McDougal) por los derechos de su historia de que tuvo un romance con Trump a mediados de los años 2000 y luego nunca se publicó esa historia.

2) Trump siempre ha sido antagónico con Bezos públicamente. ¿Qué tan antagónico? Mucho.

“El @washingtonpost pierde dinero (una deducción) y le da al propietario @JeffBezos el poder de perjudicar al público por la baja tributación de @Amazon”, tuiteó Trump en diciembre de 2015. “Gran refugio fiscal”, agregó (por cierto: esta afirmación no parece estar fundada en hechos).

“Los empleados del Washington Post quieren ir a huelga porque Bezos no les está pagando lo suficiente”, escribió Trump en junio de 2018. “Creo que una huelga realmente larga sería una gran idea. Los empleados obtendrían más dinero y nos desharemos de las noticias falsas por un período de tiempo prolongado. ¿Es @WaPo un cabildero registrado?”.

Siguiendo el informe del Enquirer de que Bezos estaba involucrado en un romance extramatrimonial, Trump tuiteó el mes pasado: “Lamento escuchar las noticias de que Jeff Bozo fue derribado por un competidor cuyo reporte, según entiendo, es mucho más preciso que el reporte en su periódico de cabildeo, el Amazon Washington Post. ¡Esperamos que el periódico pronto quede en manos mejores y más responsables!”.

(Además de atacar a Bezos, Trump se ha referido en repetidas ocasiones al “Washington Post” como el “Amazon Washington Post”; Amazon no posee el Post, Bezos lo posee).

Cuando los periodistas le preguntaron acerca de la noticia del divorcio de Bezos, Trump dijo esto: “Le deseo suerte, le deseo suerte. Va a ser una belleza”.

Vale la pena señalar que Trump no siempre ha sido antagónico con Bezos, especialmente antes de su decisión de postularse para presidente. Trump, aparentemente con admiración, tuiteó una cita de Bezos (“Si nunca quieres ser criticado, por el amor de Dios, no hagas nada nuevo”) en 2014. Bezos había comprado el Washington Post en 2013.

¿Alguno de los puntos anteriores significa que las acusaciones de motivación política en los mensajes de texto y las imágenes filtradas al Enquirer deben estar vinculadas a Trump? No. Pero Trump ha dejado en claro sus sentimientos sobre Bezos, Amazon y The Washington Post desde hace años. Y esos sentimientos son decididamente negativos.