CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Asia

Esta viuda, de 81 años, es la única residente de una isla disputada por Corea del Sur y Japón

Por Euan McKirdy, Sophie Jeong

(CNN) — En 1991, Kim Sin-yeol y su esposo tomaron la inusual decisión de trasladarse a un solitario afloramiento de islas en el centro de una larga disputa territorial entre Japón y Corea del Sur.

Administrado por Seúl en la actualidad, las islas Dokdo se encuentran en el mar del Este, según Corea del Sur. Japón, sin embargo, llama a las islas Takeshima y se refiere a las aguas circundantes como el mar de Japón.

MIRA: Autoridades indias luchan para recuperar al misionero estadounidense que habría sido asesinado en una isla remota

Durante años, los esposos fueron  los únicos residentes permanentes de las pequeñas islas, aunque otras personas, como policías, operadores de faros y turistas, iban y venían periódicamente.

Kim Sin-yeol, la única residente permanente de las islas Dokdo administradas por Corea del Sur, con su difunto esposo. Las islas se llaman Takeshima, según Japón, que también reclama la propiedad.

El mal clima podría aislar a las islas del mundo exterior durante semanas, pero las aguas que las rodeaban eran un rico territorio de pesca. Kim, quien es originaria de la isla de Jeju, trabajó como “haenyeo” –una buceadora de profundidad tradicional– hasta 2017, cuando la mala salud le obligó a dejar de fumar.

LEE: Tribu aislada habría matado a un misionero estadounidense que entró ilegalmente a una isla remota

Pero desde la muerte de su esposo, Kim Sung-do, en octubre pasado, la mujer de 81 años ha sido el único residente permanente en las islas volcánicas.

Kim Sin-yeol trabajó como “haenyeo”, buceadora tradicional femenina, hasta 2017.

Su pérdida no ha inspirado ningún plan para mudarse.

“Dijo que vivir en Dokdo es relajante”, dijo su yerno, Kim Kyung-chul. “Su mente está a gusto estando allí”.

Territorio en disputa

Las disputadas islas han agriado las tensas relaciones entre los dos adversarios históricos, cuya relación sigue marcada por la ocupación del Japón imperial y la colonización de la península de Corea en la primera mitad del siglo XX.

MIRA: Durmiendo con los peces: una habitación bajo el agua en un hotel de una remota isla africana

Japón dice que Corea del Sur está ocupando ilegalmente las islas rocosas, que, según afirma, han sido su territorio soberano desde el siglo XVII. Corea del Sur dice que su reclamo sobre las islas, que se cree que es hogar de reservas de gas submarinas, se remonta al siglo VI.

El postre servido en una cumbre intercoreana 2018. Japón objetó formalmente la inclusión de las islas en disputa en el mapa.

Corea del Sur consolidó su control sobre las islas en la década de 1950, cuando estacionó guardias armados allí.

LEE: 6 encuentros con tribus aisladas: los resultados suelen ser violentos

Las islas fueron un punto de inflexión diplomático reciente cuando, durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Corea del Sur, una pancarta en la ceremonia de apertura los describió como parte de la península de Corea.

“Ni siquiera una vez pensamos en dejar las islas Dokdo”, dice Kim Jin-hee.

La bandera fue alterada después de una protesta japonesa, pero las islas reaparecieron meses después como parte de una bandera coreana dibujada en un postre servido en una cena banquete intercoreana, dando lugar a una protesta formal japonesa.

Aunque están alejados de ambos países, las islas se encuentran geográficamente más cerca de la parte continental de Corea que de Japón y son un destino turístico para los coreanos.

Proyección de la población

Kim vive con su hija Kim Jin-hee en Pohang, en la costa sudeste de Corea continental, hasta que las renovaciones en su apartada isla finalicen en abril.

MIRA: Nueva teoría sobre lo que le sucedió a la población de la Isla de Pascua sugiere un escenario completamente diferente

Mientras otros coreanos han expresado su interés en trasladarse a las islas para reforzar la propiedad del territorio de su nación, los funcionarios del Gobierno local dicen que no hay planes para alentar a más personas a trasladarse allí.

“Sólo hay un espacio para que un hogar permanezca (como) residente allí”, dijo un funcionario del Gobierno.

Mientras la salud de Kim flaquea, sin embargo, su hija y su yerno están planeando registrarse como residentes permanentes en las islas aisladas y vivir con la octogenaria.

LEE: La isla en la que el LSD era el “pan” de cada día

Usando una licencia comercial que heredó de su padre, la menor Kim planea vender estampillas, jabones y mariscos a los turistas que hacen el viaje en ferri de cuatro horas desde tierra firme.

Pero la presencia familiar ampliada es más que una oportunidad comercial.

“Es un símbolo de que los civiles continúan residiendo en las islas Dokdo”, dijo Kim Jin-hee. “Ni siquiera una vez pensamos en dejar las islas Dokdo”.

Paula Hancocks, de CNN, y Brad Lendon y Joshua Berlinger contribuyeron a este informe.