CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Proyecto Ser Humano

Proyecto Ser Humano

Solo seis países tienen los mismos derechos para hombres y mujeres, según el Banco Mundial

Por Rob Picheta, Kieron Mirchandani

(CNN) — El mundo se dirige hacia la igualdad legal de género, pero lo hace muy, muy lentamente.

Apenas seis países actualmente otorgan a los hombres y mujeres la igualdad de derechos, según un importante informe del Banco Mundial.

Eso es un aumento, desde cero, en comparación con hace una década, cuando la organización comenzó a medir los países por la efectividad con que garantizan la igualdad legal y económica entre los géneros.

LEE: Activista por los derechos de las mujeres sauditas está siendo torturada en un “palacio del terror”, dice su hermano

Pero la tasa de progreso significa que, según los cálculos de CNN, las mujeres no alcanzarán la plena igualdad en las áreas estudiadas por el Banco Mundial hasta 2073.

Bélgica, Dinamarca, Francia, Letonia, Luxemburgo y Suecia obtuvieron una puntuación total de 100 en el Informe del banco “Mujeres, empresas y la ley 2019”.

De esas naciones, Francia experimentó la mayor mejora en la última década al implementar una ley de violencia doméstica, imponer sanciones penales por acoso sexual en el lugar de trabajo e introducir la licencia parental remunerada.

Un grupo de mujeres participa en la Marcha de las mujeres contra la violencia como parte del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo de 2018 en Milán, Italia. (Crédito: MARCO BERTORELLO / AFP / Getty Images)

Pero los países en Medio Oriente y África subsahariana promediaron un puntaje de 47,37. Esto significa que la nación promedio en esas regiones otorga a las mujeres menos de la mitad de los derechos legales de los hombres en las áreas medidas por el grupo.

El estudio tuvo como objetivo “desarrollar una mejor comprensión de cómo el empleo y el espíritu empresarial de las mujeres se ven afectados por la discriminación legal”, destacando “cómo las mujeres deben navegar por las leyes y regulaciones discriminatorias en cada punto de sus carreras, limitando su igualdad de oportunidades”. No midió los factores sociales y culturales, o la eficacia con que se hicieron cumplir las leyes.

Los criterios analizados fueron: ir a lugares, comenzar un trabajo, recibir un salario, casarse, tener hijos, administrar un negocio, administrar activos y obtener una pensión. Se dividieron en preguntas tales como: “¿Puede una mujer viajar fuera de su hogar de la misma manera que un hombre?” y “¿Existe alguna legislación que aborde la violencia doméstica?”

En general, el promedio global llegó a 74,71, un aumento de más de cuatro puntos y medio en comparación con hace una década. Pero el puntaje indica que en la nación promedio, las mujeres reciben solo las tres cuartas partes de los derechos legales que tienen los hombres.

Estados Unidos obtuvo un puntaje de 83,75, ubicándose fuera de los 50 primeros a nivel global. Reino Unido obtuvo una puntuación de 97,5, Alemania consiguió 91,88 y Australia anotó 96,88.

“Si las mujeres tienen las mismas oportunidades para alcanzar su máximo potencial, el mundo no solo sería más justo, sino también sería más próspero”, dijo la presidenta interina del Grupo del Banco Mundial, Kristalina Georgieva.

“Se está produciendo un cambio, pero no lo suficientemente rápido, y a 2.700 millones de mujeres todavía se les prohíbe legalmente tener los mismos empleos que los hombres”. agregó.

El estudio es el último en destacar los beneficios económicos de garantizar la igualdad legal de género.

Según un informe separado del McKinsey Global Institute, publicado en 2015, cerrar la brecha de género en la fuerza laboral podría agregar 28.000 millones al PBI mundial, casi el tamaño de las economías de los Estados Unidos y China combinadas.

Las leyes siguen frenando a las mujeres

Estados Unidos se desempeñó especialmente mal en la categoría de “tener hijos”, con solo 20 puntos. Los criterios analizaron las leyes sobre maternidad, paternidad y licencia parental.

“Los formuladores de políticas interesados en evitar que las mujeres abandonen la fuerza laboral después de tener hijos pueden ver los puntajes de su economía en este indicador como un punto de partida para la reforma”, dice el informe.

El puntaje general de Arabia Saudita de 25,63 fue el peor del mundo, mientras que Sudán, Emiratos Árabes Unidos, Siria, Qatar e Irán obtuvieron puntajes por debajo de 35.

LEE: La violencia contra las mujeres en América Latina, el desolador panorama

Pero el informe destacó tendencias más positivas en el sur de Asia, este de Asia y África subsahariana. Las tres regiones que más mejoraron en comparación con hace 10 años.

El país que más mejoró fue la República Democrática del Congo, que tenía una puntuación de 42,50 hace 10 años pero medía 70 en 2017, la fecha final del análisis.

“Esta mejora se basó, en parte, en las reformas que permiten a las mujeres casadas registrar negocios, abrir cuentas bancarias, firmar contratos, obtener empleos y elegir dónde vivir de la misma manera que los hombres”, dice el informe. También se eliminó en el país el requisito legal de que las esposas obedezcan a sus esposos.

El informe también encontró que “la mayoría de los principales reformadores introdujeron leyes contra el acoso sexual o la no discriminación obligatoria en el acceso al crédito”, y que “un tercio de las principales economías reformistas eliminó las restricciones laborales en el trabajo nocturno o en ciertos tipos de trabajo”.

“La igualdad de género es un componente crítico del crecimiento económico”, escribió Georgieva en el informe. “Las mujeres son la mitad de la población mundial y tenemos un rol que desempeñar en la creación de un mundo más próspero. Pero no tendremos éxito si las leyes nos frenan”.

“Muchas leyes y regulaciones continúan impidiendo que las mujeres ingresen a la fuerza laboral o comiencen un negocio; la discriminación puede tener efectos duraderos en la inclusión económica de las mujeres y la participación en la fuerza laboral”, escribió.

“Al hacer el caso económico, alentamos a los gobiernos a garantizar la participación plena y equitativa de las mujeres”.