CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

Chris Watts mató a su esposa embarazada y a sus dos hijas: esto es lo que dijo en prisión

Por Nicole Chávez, Scott McLean, Andrea Díaz

(CNN) — Sentado en una prisión de Colorado, Chris Watts recordó sentirse confundido y no tener planes después de matar a su esposa embarazada y sus dos hijas.

En una entrevista de casi cinco horas con funcionarios, Watts habló sobre su estado de ánimo en las semanas y meses previos a su condena y reveló qué fue lo que lo llevó a declararse culpable de sus delitos.

La entrevista se grabó el mes pasado pero no se hizo pública hasta el jueves.

Watts, de 33 años, asesinó a su esposa embarazada, Shanann, de 34 años, y a sus dos hijas, Bella, de 4 y Celeste, de 3, en agosto, antes de deshacerse de sus cuerpos en un aislado campo petrolero donde trabajaba. Los fiscales de Colorado dijeron que estranguló a su esposa con sus propias manos, asfixió a las niñas, las subió a su vehículo y se fue para esconder los restos.

Watts, se declaró culpable de los asesinatos y cumplirá cinco cadenas perpetuas después de que los fiscales y la familia de Shanann acordaron descartar la posibilidad de la pena de muerte.

Esto es lo que surgió de la entrevista:

Después de los asesinatos, él no sabía qué hacer

Watts no había planeado los asesinatos ni había pensado qué haría después.

Dijo que no era “un tipo de mente criminal”.

“No tenía idea de lo que iba a suceder … después de todo … quiero decir, ni siquiera sé cómo es que estaba actuando normalmente con las personas con las que estaba”, dijo a los investigadores el mes pasado.

Se sentía como si no estuviera en control de sus acciones y se sorprendió de que alguien pudiera entenderlo cuando hablaba.

“Nada estaba bien”, dijo. “Fue solo como una reacción de algo en lo que ni siquiera estaba pensando”.

Se declaró culpable ‘para acabar con todo’

Unas semanas después de su arresto, Watts le dijo a sus abogados que había matado a su familia y que quería declararse culpable.

“No quería que mis abogados mintieran por mí durante dos o cuatro años”, dijo.

Dijo que no quería que la gente reviviera su dolor o se viera obligada a viajar a Colorado varias veces.

“Si podemos acabar esto, hagámoslo”, recordó haberle dicho a sus abogados.

“[Si] hay un cierre posible, pueden tenerlo ahora en lugar de en 2022 porque solo empeorará para todos”.

¿Por qué primero le echó la culpa a su esposa?

Durante días, Watts negó que estuvo involucrado en el asesinato de sus hijas y le dijo a la policía que vio a su esposa asfixiando a las niñas, según documentos judiciales.

Cuestionado por funcionarios el mes pasado, Watts dijo que no había considerado culpar a su esposa hasta que habló con la policía.

“Honestamente, nunca pensé en esa historia hasta que ustedes la mencionaron”, dijo.

“Simplemente lo hice”.

Pensó que su madre y su hermana probablemente creerían su historia, dijo, porque “en realidad nunca les gustó Shanann”. Y algunos de sus amigos también podían creerlo, porque su personalidad era más dominante que la de él.

Se llevó el anillo de matrimonio de su esposa

Watts dijo que se llevó el anillo de matrimonio de Shanann y lo puso en el mostrador cuando regresó a casa después de deshacerse de los cuerpos.

“Es como que, sabes, tal vez ella realmente quería el divorcio. Tal vez ella no quería arreglarlo y simplemente dejarlo en el mostrador”, dijo.

También mencionó que tomó un libro de terapia que su esposa quería que leyera y lo tiró a la basura.

Si él hubiera planeado mejor las cosas, dijo, habría llevado el teléfono celular de su esposa al sitio donde llevó los cuerpos. Cuando la policía registró la casa, encontró su teléfono celular entre los cojines de un sofá.

Una prueba de polígrafo lo doblegó

Días después de matar a su familia, Watts fue interrogado por investigadores en el Departamento de Policía de Frederick y se le hizo una prueba de polígrafo, que falló.

“Fue horrible”, dijo.

“Como si antes me hicieras preguntas durante 3 a 4 horas y después usaras el polígrafo, y luego es como si rompieras un poco mi cerebro. Es como si fuera gelatina”.

Aceptó hablar con los funcionarios ese día, pero cuando llegó, tuvo un mal presentimiento.

“Al entrar allí ese día, solo al entrar a esa habitación, sabía que no saldría”, dijo.

Tenía dudas sobre hablar con los reporteros

Watts apareció en un noticiero local de Colorado como un padre preocupado, suplicando por el regreso de su familia una semana antes de que lo procesaran en la corte por múltiples cargos de homicidio.

Pero no quería dar entrevistas a los medios. Fue su novia quien las organizó.

“Sentí que, sabes, habrían seguido llamando a mi puerta hasta que respondiera”, dijo.

Aunque un amigo le sugirió que no debía hablar con reporteros, dijo, los detectives le dijeron que era su decisión.

Se sentía incómodo y “era como si solo estuviera mintiéndole a más y más personas”.