CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Terror en Nueva Zelandia

El presunto autor de la masacre en Nueva Zelandia planeó un tercer ataque, dice la policía

Por Joshua Berlinger, Hilary Whiteman

Christchurch, Nueva Zelandia (CNN) — El presunto autor del ataque terrorista del viernes en Christchurch probablemente iba en camino de perpetrar un tercer tiroteo antes de que las autoridades lo detuvieran, dijo el principal oficial de la policía de Nueva Zelandia.

Cincuenta personas murieron cuando un hombre armado abrió fuego dentro de dos mezquitas la semana pasada. Las autoridades han acusado a Brenton Tarrant, un australiano de 28 años, de asesinato en relación con el incidente. Se esperan más cargos.

El comisionado de policía Mike Bush dijo el miércoles que las autoridades “absolutamente” creen que detuvieron al sospechoso “en camino a un nuevo ataque”.

“Se salvaron vidas”, agregó, pero se negó a entrar en detalles para no “traumatizar a otras personas”.

Los primeros funerales de víctimas se llevaron a cabo el miércoles para Khaled Mustafa, de 44 años, y su hijo, Hamza, de 15 años.

Dolientes cargan el ataúd de una de las víctimas del ataque en Nueva Zelandia.

Cientos de personas permanecieron en silencio solemne en el cementerio Memorial Park, donde se habían excavado tumbas para enterrar a decenas de víctimas.

La primera ministra de Nueva Zelandia, Jacinda Ardern, regresó a Christchurch el miércoles para ofrecer consuelo a los afectados por la tragedia.

En conferencia de prensa, Arden anunció que el viernes, el país realizará dos minutos de silencio para conmemorar a las víctimas de la masacre.

“Hay una sensación entre los neozelandeses de que desean mostrar a la comunidad musulmana su apoyo, su amor”, dijo Arden.

“Pero el desafío para todos nosotros en el futuro es que puedan estar seguros al garantizar que nunca tengamos un ambiente donde la ideología extremista violenta pueda florecer. Y eso significa abordar el racismo y el extremismo donde sea que surja”.

Ardern también anunció que el llamado islámico a la oración se emitirá el viernes en televisión y radio en apoyo a la población musulmana del país.

“¿Por qué no sé lo que están haciendo para identificar los cuerpos?”

Aunque muchos familiares han expresado su comprensión sobre el tiempo que toma recibir los cuerpos de las víctimas para su entierro, otros han expresado su frustración. Los funerales islámicos suelen celebrarse tan pronto como sea posible después de la muerte.

Mohamed Safi, de 23 años, perdió a su padre en el ataque en la mezquita de Al Noor. Dijo que las autoridades no han explicado el proceso para identificar el cuerpo de su padre y han tardado en ofrecer detalles.

“No están ofreciendo nada, están diciendo: ‘Estamos realizando nuestros procedimientos y procesos’. ¿Por qué no sé lo que están haciendo para identificar los cuerpos?”, dijo Safi a CNN.

“Saben que nuestro Islam tiene que ver con la paciencia. Están probando nuestra paciencia en este momento”, dijo Safi.

Ardern dijo que compartía la frustración expresada por los seres queridos de las víctimas, pero también observó que las autoridades estaban bajo una presión significativa debido al número de muertos.

Dijo que 30 de los cuerpos habían sido identificados y aprobados para su liberación.

“Sé que el proceso ha sido increíblemente difícil, lento y frustrante desde la perspectiva de los familiares, pero por el otro lado, he visto también a quienes están trabajando en este proceso y también puedo reconocer que están trabajando Increíblemente duro”, dijo Ardern.

Arden dijo que se había reunido con líderes de la comunidad musulmana y que su objetivo principal era reunir a las víctimas con sus familias. “Estoy absolutamente segura de nuestra determinación de reunir a las familias con sus seres queridos”.

‘Días más oscuros’

El martes, Ardern, en su primera aparición en el Parlamento desde el ataque, aprovechó para elogiar el “valor extraordinario” demostrado por los fieles de la mezquita y la policía en uno de los “días más oscuros” del país.

También notó que “ha habido preguntas sobre cómo pudo haber ocurrido esto aquí. En un lugar que se enorgullece de ser abierto, pacífico, diverso. Y hay enojo por que haya sucedido aquí”.

Desde la masacre, Ardern ha hablado con emoción y empatía, tranquilizando a las familias y actualizando al público con lo último sobre la investigación. Ha sido el rostro de esta mujer de de 37 años, y no la del presunto atacante, la que ha dominado la cobertura de los medios.

Durante su discurso del martes, Ardern prometió que nunca mencionará el nombre del presunto atacante: “Él es un terrorista, es un criminal, es un extremista, pero él, cuando yo hable, no tendrá nombre, y a los demás les imploro: Digan los nombres de aquellos que se perdieron en lugar del nombre del hombre que se los llevó. Puede que haya buscado notoriedad, pero en Nueva Zelandia no le daremos nada, ni siquiera su nombre”.