CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Brexit

May se enfrenta a una semana crítica mientras las esperanzas de su acuerdo del brexit se desvanecen

Por Jane Merrick

Londres (CNN) — Esta podría ser la semana en que todo se resuelva para el brexit, o todo se derrumbe.

Después de meses de negarse a ceder en sus planes para abandonar la Unión Europea, es probable que la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, se dé cuenta de que le están quitando el control sobre el brexit.

MIRA: El brexit le está costando mil millones de dólares semanales a la economía británica y podría ponerse peor

En medio de conversaciones sobre un golpe de Estado en el Gabinete contra ella y con cientos de miles de personas que marchan para exigir un segundo referéndum –así como una petición para cancelar el brexit que llega a los cinco millones de firmas– se le puede perdonar a la primera ministra por querer renunciar a cierto control.

Los legisladores votarán el lunes por la noche sobre si presentar alternativas al acuerdo del brexit de la primera ministra, que ha sido derrotada dos veces en la Cámara de los Comunes. Si esta moción tiene éxito, participarán en una serie de los llamados votos indicativos de hasta siete opciones el miércoles, incluido un segundo referéndum y un híbrido del acuerdo existente de May que mantendría al Reino Unido en una unión aduanera con la Unión Europea.

La incertidumbre reina

Increíblemente, mientras que el brexit ha dominado la agenda política británica durante meses, el miércoles, dos días antes de la fecha de la fecha límite original del 29 de marzo, será la primera oportunidad que tendrá el Parlamento para elegir un menú de opciones alternativas a la de la primera ministra May, un acuerdo ampliamente criticado.

Ha habido intentos anteriores de votar sobre un segundo referéndum, pero no ha habido una prueba amplia de la opinión parlamentaria sobre una gama más amplia de planes para el brexit.

Si alguna de las alternativas gana el apoyo de una mayoría en los Comunes, no sería legalmente vinculante, son, después de todo, solo votos indicativos.

MIRA: Multitudinaria manifestación en la que piden otro referendo del brexit

Sin embargo, dada la debilidad de la autoridad de la primera ministra, ella se vería presionada a aceptar el resultado para trabajar hacia una solución de compromiso.

El domingo, el ministro de Finanzas del Reino Unido, Philip Hammond, dijo que un segundo referéndum era una “proposición coherente”, en claro desafío a la postura de May. Esto no significa automáticamente que un segundo referéndum gane el apoyo de una mayoría en los Comunes, pero las palabras de Hammond muestran que la idea sigue cobrando impulso. Y dado que un acuerdo más breve sobre el brexit podría dividir al Partido Conservador de May, otra elección general podría estar en juego.

Sin acuerdo no se avanzará

A pesar de los intentos por encontrar una alternativa, May aún no ha renunciado a su propio plan.

Después de que se le hubiera dado más tiempo en Bruselas la semana pasada –hasta el 22 de mayo si puede conseguir que se apruebe su trato, o hasta el 12 de abril si falla– aún podría intentar presentar su acuerdo existente a los legisladores por tercera vez.

Eso está programado para el martes, pero podría ser retirado si no hay esperanza de éxito.

En un intento por obtener más votos, la primera ministra invitó este domingo a un grupo de brexiteers conservadores a su retiro de fin de semana en Checkers, incluido Jacob Rees-Mogg y el exsecretario de Relaciones Exteriores Boris Johnson.

MIRA: Temen el peor escenario si no hay acuerdo en nuevo plazo de Brexit

Las conversaciones seguramente estuvieron llenas de rumores de un golpe de Estado por parte de los ministros del gabinete, incluso un plan para que May renuncie y le entregue a un premier “cuidador”, como su asistente y coordinador David Lidington, o el secretario de Medio Ambiente, Michael Gove. Ambos hombres ayer negaron enérgicamente querer el papel. De hecho, los brexiteers que visitan Checkers desconfían de la trama en caso de que se trate de un brexit aún más suave del que han buscado.

El lunes, May celebrará dos reuniones de su gabinete, una política, que involucrará temas relacionados con el Partido Conservador y, por lo tanto, podría ser un punto de consenso para el liderazgo de la primera ministra y una reunión gubernamental de emergencia con la asistencia de funcionarios.

A finales de esta semana, los legisladores votarán sobre si se debe sellar el retraso del brexit acordado por May en Bruselas la semana pasada, evitando una salida sin acuerdo por el momento. Sin embargo, los miembros conservadores del Parlamento, que están cada vez más alarmados de que el Reino Unido podría dirigirse a un brexit más suave, están planeando organizar otra rebelión contra la primera ministra y votar en contra de un retraso.

Los informes sugieren que la rebelión podría involucrar a más de 100 miembros del Partido Conservador. Si bien es probable que la demora continúe, como lo demuestran los acontecimientos recientes, nada en este momento en la política británica es cierto.