CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Washington espera el reporte de Mueller, pero puede que no resuelva nada

Por Stephen Collinson

Washington (CNN) — Un sentimiento de inquietante expectativa se cierne sobre Washington antes de la publicación de una versión editada del informe del fiscal especial Robert Mueller, el jueves.

Muchos en la Casa Blanca parecen estar preparados para las malas noticias, lo cual es extraño considerando que el presidente Donald Trump dijo que había sido exonerado por completo tras el reporte. Pero ese pesimismo también es compartido por los enemigos demócratas del presidente.

El informe de Mueller alguna vez fue percibido como un momento de catarsis nacional que finalmente podría exponer lo que sucedió en las amargas elecciones de 2016 y poner fin a la saga de la injerencia de Rusia en las elecciones.

Pero después de 2.800 citaciones, 500 órdenes de búsqueda, 500 entrevistas con testigos, y una campaña implacable por parte de Trump para desacreditar a Mueller, está claro que tales esperanzas se perdieron.

Es casi seguro que el informe dejará insatisfechos a todos en ambos lados del pasillo y solo generará divisiones más profundas en una nación que ya está dividida en dos por Trump.

El drama que rodea su conclusión ahora es más probable que sirva como un monumento a la disfunción de Washington, los puntos de vista irreconciliables de las facciones políticas en conflicto sobre hechos comunes y para proporcionar otro punto de datos para aquellos que creen que la Casa Blanca actual está decidida a resistir las restricciones en su poder.

Uno de los motivos principales es el papel del secretario de Justicia, William Barr, que dará a conocer el informe Mueller: despreció del testimonio del jurado investigador, el material clasificado y las pruebas pertinentes a los casos activos. Su enfoque es casi seguro que desencadenará una larga batalla legal con los demócratas que exigen una versión del informe sin editar por parte de la administración.

La declaración del secretario de Justicia, el mes pasado, de que Mueller no encontró una connivencia entre la campaña de Trump y Rusia, y la conclusión personal del fiscal especial de que no había pruebas suficientes de obstrucción de la justicia, estableció una narrativa sumamente útil para el presidente e inevitablemente politizó la revelación del informe de Mueller, una de las pocas personas en Washington que goza de respeto bipartidista.

Barr ya era una figura controvertida, después de argumentar en un memorando al Departamento de Justicia que Trump, como presidente, no podía obstruir la justicia antes de ser candidato.

Su comentario, la semana pasada, de que creía que había “espionaje” en la campaña de Trump, un punto clave de conversación en la Casa Blanca, destruyó cualquier posibilidad de que lo vieran como un árbitro honesto y dio la impresión de que la administración estaba inclinada en las escalas de la justicia.

Trump no puede esperar el informe

Una de las curiosidades de la investigación de Mueller es la forma en la que Trump ha actuado a menudo como si tuviera algo que ocultar, a pesar de protestar con furia por su inocencia.

Si sus tuits son una guía, permanece atrapado entre el temor nervioso de lo que concluye el informe y su opinión vehemente de que es víctima de una “cacería de brujas”.

“Sin colusión – sin obstrucciones”, tuiteó Trump el martes, no contento con esperar el resultado de un informe que Barr concluyó que no lo dejó en peligro criminal.

Su tuiteo alcanzó un nuevo tono de intensidad el miércoles por la mañana.

“¡La cacería de brujas ha sido un fraude total contra su presidente y el pueblo estadounidense! Fue traída a ustedes por policías corruptos y por la corrupta Hillary y el CND”, escribió Trump, refiriéndose al Comité Nacional Demócrata.

Pero el presidente no es el único en experimentar un extraño sentido del limbo antes de un momento que podría ayudar a la historia a definir su presidencia.

Funcionarios y exfuncionarios de la Casa Blanca están preocupados por el hecho de que el informe podría ser perjudicial para la política y exponer su vergonzoso testimonio sobre el presidente, informó CNN.

El giro de la Casa Blanca en los días previos a la publicación del informe ha enfatizado los hallazgos de Barr entregados en una carta al Congreso con la esperanza de que los estadounidenses estén listos para salir de la trama rusa de cara a las elecciones de 2020.

“Consideramos que esto es un caso cerrado. No hubo colusión, no hubo ninguna obstrucción que no sé cómo se puede interpretar de otra manera que no sea la exoneración total”, dijo la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, el domingo, en Fox News.

A su manera, los enemigos de Trump en Washington también están razonando que el país puede tener preocupaciones más profundas que Rusia, al tiempo que siguen argumentando que el deber constitucional del presidente requiere que rinda cuentas de su comportamiento.

Los líderes demócratas, al tiempo que enfatizan que ven a Barr como un partidario que no tiene la última palabra sobre la saga de Rusia, siguen restando importancia a la acusación, aparentemente de cobertura en caso de que el informe Mueller no sea tan perjudicial para Trump como muchos liberales habían esperado.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, acusó el martes a Barr de declarar que Trump “está por encima de la ley”, pero subrayó en una entrevista con CNN que esperaría hasta ver el informe antes de reaccionar.

Los analistas legales no partidistas también están preocupados. Temen que las vastas ediciones del informe no solo priven a los estadounidenses de las pruebas que merecen, sino que encenderán feroces batallas legales.

“Creo que todos deberíamos estar listos para sentirnos bastante decepcionados por lo que veremos”, dijo el analista legal de CNN, Shan Wu, el martes. “Las ediciones serán tan enormes que simplemente se tragarán todo el informe”.

Trump puede no estar claro

El drama que rodea al informe seguramente contará una historia de cómo el Presidente ha suspendido la gravedad política.

Barr informó al Congreso que Mueller no encontró que el equipo de Trump conspiró con Rusia en su esfuerzo por entrometerse en las elecciones y que él personalmente había concluido que las pruebas no eran suficientes para establecer que el presidente obstruyó la justicia.

Pero existe una clara posibilidad de que el informe contenga evidencia de comportamiento cuestionable y no ético, pero no criminal, del equipo de Trump en el período previo a la elección de 2016.

Los observadores de Rusia estarán interesados en ver qué hizo Mueller con el tema de la reunión en la Torre Trump, en el verano de 2016, por ejemplo, entre los miembros de la familia de Trump y el equipo de campaña y los rusos que prometieron “suciedad” sobre Hillary Clinton.

Y desde que Barr escribió que Mueller no llegó a una conclusión final sobre la obstrucción, sino que expone “evidencia en ambos lados de la pregunta”, es probable que Trump se encuentre en una situación muy pobre, incluso que parece haber abusado de su poder y su espíritu, si no la letra de las convenciones, diseñados para garantizar la independencia del Departamento de Justicia.

Para cualquier político normal, tal conclusión, aunque no esté en peligro criminal, probablemente significaría un desastre.

Pero Trump y sus aliados han montado una campaña de propaganda efectiva para desacreditar los hallazgos de Mueller, basándose en la premisa de que el único problema es el delito de “colusión”, que es difícil de probar.

Y tan sólido es el llamamiento de Trump a su base política que parece imposible que las revelaciones de Mueller puedan hacer que los senadores del Partido Republicano se separen del presidente en cualquier juicio político en el Senado.

Sin embargo, cualquier cosa menos que la absolución de Mueller también privaría a Trump de la posibilidad de deshacerse de la nube de Rusia que aún podría causar complicaciones en su reelección de 2020 y seguramente ayudará a la historia a definir su presidencia. Esa es una de las razones por las que los abogados de Trump están preparando su propia refutación del informe Mueller.

El presidente salió en su defensa el martes.

“No puede haber nada allí porque no hubo delito, no hubo nada, el crimen fue cometido por el otro lado. Todo el crimen fue inventado, todo fue una fabricación”, dijo a la televisora KTSP, el martes.

Aunque está claro que el informe de Mueller no significará el final de la intriga de Rusia (ya hay llamadas para que testifique en el Capitolio), el fiscal especial aún podría resolver algunos misterios que sobresalen.

Su informe, suponiendo que la necesidad de mantener en secreto las fuentes y los métodos de inteligencia no lo excluye, podría contener el informe más detallado hasta la fecha de la operación electoral rusa.

El informe de Mueller también podría ayudar a resolver el misterio de por qué se sintió incapaz de llegar a una conclusión sobre si Trump obstruyó la justicia para frustrar la investigación de Rusia.

Los oponentes de Trump han argumentado que el despido del entonces director del FBI, James Comey, ataca la integridad de su entonces secretario de Justicia, Jeff Sessions, los ataques a la investigación de Mueller y el aparente colgante de perdones equivale a una obstrucción a simple vista.

Todavía no está claro si Mueller está de acuerdo, y si optó por dejar esas cuestiones de comportamiento presidencial al Congreso.

Dichas preguntas, que se encuentran en el centro de la investigación de Rusia, probablemente alimentarán múltiples sondeos ya en curso en la casa Demócrata que continuarán persiguiendo a Trump.

Los republicanos, mientras tanto, están seguros de presentar el informe como una razón para lanzar nuevas consultas sobre la administración anterior de Obama y la génesis de las investigaciones del FBI de la campaña de Trump.