CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Televisión

El despertar sexual de Arya Stark en Game of Thrones es un asunto importante

Por Holly Thomas

Nota del editor: Holly Thomas es una escritora y editora británica residente en Londres. Ella tuitea en @HolstaT. Las opiniones expresadas en este comentario son exclusivas de la autora.

(CNN) — Una escena de sexo en “Juego de tronos” normalmente no constituye una noticia. El sexo es prácticamente signos de puntuación para la serie HBO, más notable en su ausencia que en su presencia.

Pero el episodio de esta semana, en el que Arya Stark, interpretada por Maisie Williams, de 22 años, hizo el acto por primera vez con su enamorado de Gendry, ha llamado la atención.

MIRA: La graciosa reseña de Seth Meyer y Leslie Jones de Game of Thrones

En la escena, Arya primero le pregunta a Gendry sobre su experiencia sexual (ha tenido relaciones sexuales con tres mujeres), luego expresa su deseo de tener relaciones sexuales. Ella lo besa, le quita la camiseta, lo empuja sobre una especie de saco, luego le ordena que se “quite los malditos pantalones”.

Es un desarrollo poderoso y refrescante para el personaje de Arya, pero, a juzgar por la reacción de muchos espectadores, también despertó reacciones en torno a la virginidad, las relaciones sexuales y el sexo en la pantalla para las mujeres, algo que bien haríamos en desechar.

A algunos les resultó incómodo ver al expersonaje infantil, que conocimos por primera vez en la temporada uno a los 11 años, hacer una demostración visceral de su nueva madurez. Otros celebraron ver a Arya asumiendo el control en un show que habitualmente objetiva a las mujeres jóvenes, usa sus cuerpos como moneda política y con frecuencia despliega el sexo como un arma contra ellas.

Y aún otros expresaron sorpresa de que la joven asesina quisiera tener relaciones sexuales, ¿no está satisfecha con todos los asesinatos que parece disfrutar tanto?

Arya, nos asegura HBO, ahora tiene 18 años. Pasó la mayor parte de su tiempo en Westeros hasta ahora, para vengarse de sus enemigos de manera brutal y sangrienta. Si ella fuera un hombre, el público podría asumir que un joven guerrero viril querría relajarse entre ejecuciones.

MIRA: Game of Thrones: lo que sabemos hasta ahora de la batalla de Winterfell

No debería sorprender que Arya tenga más de un impulso en su cuerpo humano. Pero como incluso Williams señaló en una entrevista sobre el episodio, gran parte del valor de esta escena estaba en demostrar su humanidad, “es una emoción con la que nunca la hemos visto involucrarse”. Aunque obviamente se había convertido en una mujer joven ante nuestros ojos, su deseo sexual no estaba explícito.

La última aventura de Arya es, sin embargo, un paso bienvenido en la dirección correcta. Históricamente, para películas de gran éxito y programas de televisión, incluido “Game of Thrones”, los hombres heterosexuales (y generalmente blancos) que pierden su virginidad se han enmarcado como un acto heroico hacia la edad adulta. Para las mujeres heterosexuales, a menudo se trata de un paso difícil, incómodo, que causa mucho nerviosismo y en el que regularmente hay que someterse a la “pericia” masculina durante su “primera vez”. Rose DeWitt Bukater de Titanic, Bella Swan de Twilight, Blair Waldorf de Gossip Girl, la mitad del reparto de “Cruel Intentions” y muchos más personajes femeninos fueron guiados por sus contrapartes masculinas “más recorridos”.

Incluso el descubrimiento inicial de su poder sexual por parte de Daenerys Targaryen, después de perder su virginidad a través de una violación en la primera temporada de “Juego de tronos”, se hace por medio de aprender a complacer al esposo que la violó. Al ponerse encima de Gendry, Arya rechaza la tendencia de mostrar reverencia hacia una pareja sexual, y también hizo a un lado esa tonelada de ansiedad sexual que estamos acostumbrados a esperar de las mujeres jóvenes.

MIRA: Maisie Williams pensó que su gran escena de sexo en Game of Thrones era una broma

La sensación de peligro en torno a la “primera vez”, que para los personajes masculinos normalmente se expresa en términos inmediatos de desempeño, a menudo se presenta como más profunda para las mujeres y las niñas. La pérdida de virginidad rara vez es tan simple como “tener relaciones sexuales por primera vez”. La virginidad se entiende con demasiada frecuencia en términos heterosexuales, y para las mujeres, el sexo con penetración con un hombre a menudo se ve como el medio definitivo por el cual la virginidad se “pierde” y se “gana” una nueva condición de mujer.

En pantalla, esto a menudo viene con un precio. En “Juno”, el personaje de 16 años con el mismo nombre queda embarazada la primera vez que tiene relaciones sexuales. En “Buffy the Vampire Slayer”, de la televisión, Angel, el novio de Buffy, pierde su alma y mata a varios de sus amigos después de que ella se acueste con él en la segunda temporada. En la serie “Crepúsculo”, el novio vampiro de Bella, Edward, deja en claro que existe una alta probabilidad de que se excite demasiado y se la coma si las cosas se vuelven muy íntimas. A veces, como es el caso de la estudiante de último año de secundaria Lady Bird en la película del mismo nombre, el costo es darse cuenta de que su virginidad simplemente no era un asunto tan importante para su pareja sexual.

Los ejemplos en los que las mujeres jóvenes expresan simple curiosidad y lujuria son más raros de lo que deberían ser. Incluso en una escena empoderadora donde ella estaba a cargo, y en un ambiente lleno de sexo, Arya justifica sus acciones. “Probablemente vamos a morir pronto”, le dice a Gendry.

MIRA: 8 curiosidades de las 8 temporadas de Game of Thrones

Aunque eso aumenta el drama y el erotismo del momento, todavía encuadra el peligro extremo como una excusa para hacer la pregunta. Es bastante justo: el sexo es un elemento sólido de la lista de deseos, y las legiones de hombres que se dirigen a la guerra han usado la misma justificación para persuadir a sus amantes.

Pero uno sospecha que Arya quería saber cómo era el sexo, independientemente de las circunstancias. Y sería aún más poderoso ver a una mujer joven decir que le gustaría probar el sexo con alguien solo porque así lo desea.

El sexo en pantalla está experimentando una evolución gradual. La vulnerabilidad y el empoderamiento coexisten cada vez más, y poco a poco vemos más ejemplos de sexo por primera vez que no son heteronormativos, patriarcales o definidos por la violación. Los programas de la Generación Z como “Sex Education” están asumiendo el lugar de shows millennials como “Skins”, mostrando tomas más diversas y matizadas en la exploración sexual para todos los géneros. Se ha tomado tiempo, pero el cliché sexual pasado de moda se está erosionando lentamente.

Considerando todas las cosas, es extraño que la primera incursión de Arya en hacer el amor en “Juego de tronos” sea tan notable. Hace solo unos años, la brutal violación de su hermana mayor, Sansa Stark, en su noche de bodas, cuando era más pequeña que Arya en su escena de sexo, fue tomada más en serio. Pero la experiencia de Sansa era aparentemente más acorde con el tono de la serie.

Pero una mujer joven que está en poder de su sexualidad aparentemente aún incomoda a algunos espectadores a quienes les resulta difícil ver a un adolescente tener relaciones sexuales, sabiendo que no siempre había sido adolescente. Sin embargo, para las audiencias femeninas jóvenes que con demasiada frecuencia se alimentan con una dieta de nervios y sumisión para su primer contacto sexual, el enfoque de Arya marca un cambio bienvenido hacia la autonomía sexual. Con suerte, en un futuro cercano, los ejemplos como el de ella ya no se verán como actos radicales.