CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Enfermedades

Comer bien, hacer más ejercicio: nuevas pautas globales para reducir el riesgo de demencia

Por Katie Hunt

(CNN) — No existe un tratamiento eficaz para la demencia, que afecta a 50 millones de personas en todo el mundo, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que se puede hacer mucho para posponer o retrasar el inicio y la progresión de la enfermedad.

En las pautas publicadas este martes, la OMS emitió sus primeras recomendaciones para reducir el riesgo de demencia en todo el mundo. Incluyen ejercicio físico regular, no consumir tabaco, beber menos alcohol, mantener una presión arterial saludable y comer una dieta saludable, especialmente una dieta mediterránea.

El organismo internacional de salud también advirtió contra tomar suplementos dietéticos como las vitaminas B y E en un esfuerzo por combatir el deterioro cognitivo y la demencia.

“Aunque algunas personas tienen mala suerte y heredan una combinación de genes que hace que sea muy probable que desarrollen demencia, muchas personas tienen la oportunidad de reducir sustancialmente su riesgo al vivir un estilo de vida saludable”, dijo al Centro de Medios Científicos la profesora Tara Spiers-Jones, directora del Instituto de Investigación de Demencia del Reino Unido y subdirectora del Centro para el descubrimiento de ciencias del cerebro en la Universidad de Edimburgo.

“La OMS ha examinado la evidencia disponible y ha hecho recomendaciones de que algunos cambios en el estilo de vida, en particular aumentar el ejercicio antes de que se presenten los síntomas cognitivos, pueden reducir el riesgo de demencia”, agregó.

“Otras recomendaciones tienen una base de evidencia menos sólida, pero pueden tener evidencia de que no aumentan el riesgo o el daño y, por lo tanto, pueden recomendarse de manera segura, aunque su impacto sobre el riesgo es menos seguro”.

La OMS dijo que hay 10 millones de nuevos casos de demencia cada año, y esta cifra se triplicará para 2050. La enfermedad es una causa importante de discapacidad y dependencia entre las personas mayores y “puede devastar las vidas de las personas afectadas, sus cuidadores y familias”, dijo la organización.

La enfermedad también tiene un alto costo económico, y se estima que el costo del cuidado de las personas con demencia aumentará hasta 2 billones de dólares anualmente para el 2030, según la OMS.

Lo que ayuda y lo que no

El informe de 78 páginas describe lo que la OMS cree que ayudará o no a reducir el riesgo de demencia, que los activistas de campaña describieron como el mayor desafío para la salud de nuestra generación.

Recomendó la actividad física, dejar de fumar, consumir menos alcohol y una dieta saludable y equilibrada. En particular, dice que comprometerse con una dieta mediterránea (cocción basada en plantas simples, poca carne y un fuerte énfasis en el aceite de oliva) podría ayudar.

“La dieta mediterránea es el enfoque dietético más ampliamente estudiado, en general, así como en relación con la función cognitiva”, señala el informe. “Varias revisiones sistemáticas de estudios observacionales han llegado a la conclusión de que una alta adherencia a la dieta mediterránea se asocia con un menor riesgo de deterioro cognitivo leve y la enfermedad de Alzheimer, pero una modesta adherencia no”.

El informe recomendó el control adecuado del peso, la hipertensión, la diabetes y la dislipidemia (niveles de colesterol no saludables o desequilibrados) como medidas que podrían reducir el riesgo de demencia y deterioro cognitivo.

Aunque el informe destacó que la participación social y el apoyo social están fuertemente relacionados con la buena salud y el bienestar individual, dijo que no había pruebas suficientes que relacionaran la actividad social con un riesgo reducido de demencia.

De manera similar, dijo que el entrenamiento cognitivo podría ofrecerse a adultos mayores, pero la evidencia que lo relaciona con un menor riesgo de demencia era “muy baja a baja”.

El informe también advirtió contra el uso de suplementos como vitaminas B, antioxidantes, omega-3 y ginkgo.

“La recomendación negativa, abogando por que las personas no usen vitaminas o suplementos dietéticos (a menos que sean necesarios para un problema clínico) es bienvenida, y es de esperar que evite que muchas personas desperdicien su dinero”, dijo el profesor Tom Dening, director del Centro para la vejez y la demencia, Instituto de Salud Mental de la Universidad de Nottingham.

Los expertos dijeron que el consejo emitido por la OMS era exhaustivo y sensato, pero algunos advirtieron que la evidencia de que estos pasos reducirían el riesgo de demencia no siempre era sólida.

“Siga haciendo las cosas que sabemos que benefician la salud física y mental en general, pero comprenda que la evidencia de que estos pasos reducirán el riesgo de demencia no es sólida”, dijo al Centro de Medios Científicos Robert Howard, profesor de psiquiatría de personas mayores en el University College London.

“Como muchos colegas, ya les digo a mis pacientes que lo que es bueno para sus corazones es probablemente bueno para sus cerebros”.