CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

Los republicanos coquetean con la rebelión si Trump avanza en los aranceles a México

Por Lauren Fox, Ted Barrett, Haley Byrd, Jim Acosta

(CNN) — Senadores republicanos arremetieron contra la amenaza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer aranceles a México, el martes, en un almuerzo privado con funcionarios de la Casa Blanca y del Departamento de Justicia, quienes batallaron para explicar el proceso legal para implementar los nuevos gravámenes.

Aproximadamente media docena de senadores del Partido Republicano se pusieron de pie para hablar sobre por qué la decisión de imponer aranceles a México era imprudente, dijo a CNN una persona que asistió al almuerzo.

Los senadores insistieron en que Trump debía frenar cualquier declaración hasta que pueda informarles personalmente sobre el plan, según esta persona. Pero con Trump en Europa y la anticipada participación de los senadores en las conmemoraciones del Día D, eso no será posible antes de que se cumpla el plazo del lunes para activar la primera banda de aranceles del 5% a todos los productos provenientes de México.

(Photo by Joe Raedle/Getty Images)

Un asesor del Partido Republicano en el Senado dijo que hubo pocas respuestas claras en el almuerzo.

«Se les preguntó repetidamente cómo funcionaría esto y no pudieron responder», dijo el asistente.

Un alto funcionario del Partido Republicano expresó cierta consternación por el hecho de que los funcionarios de la Casa Blanca no parecían estar preparados para responder preguntas. El funcionario dijo que la Casa Blanca no debería sorprenderse por la reacción que recibieron los asesores de Trump.

«Deben haberlo visto venir», dijo el funcionario.

Este funcionario dijo que era demasiado pronto para decir que el plan arancelario de la Casa Blanca está condenado, pero que los senadores están tratando estos aranceles de manera diferente a los impuestos a China, una medida que fue considerada como una represalia por las prácticas comerciales chinas. Este funcionario dijo que hay una gran diferencia con México dado que estos aranceles están destinados a impactar en la política fronteriza.

El senador republicano de Ohio, Rob Portman, quien fue el representante comercial de Estados Unidos bajo el presidente George W. Bush, dijo después del almuerzo que «en realidad no fue una discusión de política per se».

Cuando se le preguntó acerca de la sensación en la habitación, Portman agregó: «Nadie expresó preocupación».

El tema en cuestión es si el presidente debe declarar una nueva emergencia nacional para avanzar con los aumentos de aranceles, lo que anunció la semana pasada a través de Twitter como una medida destinada a presionar a México para detener el tráfico de inmigrantes centroamericanos a través de la frontera sur de Estados Unidos.

Según miembros del Senado y asesores, la cuestión legal de si el presidente tendría que declarar una nueva emergencia nacional o si podría usar una declaración anterior quedó sin respuesta.

Si Trump necesita declarar una nueva emergencia, podría resultar rápidamente en un voto de desaprobación que aprobaría la Cámara de Representantes liderada por los demócratas y dejaría a los senadores republicanos en la posición de tener que votar en contra de Trump o votar a favor de los aranceles con los que no están de acuerdo.

Un voto anterior de desaprobación en otra declaración de emergencia en la frontera fue respaldado por 12 senadores republicanos en marzo, una gran reprimenda del propio partido del presidente que llevó a su primer veto.

Antes del almuerzo del martes, el senador John Thune de Dakota del Sur dijo que pensaba que una resolución de desaprobación obtendría apoyo entre los senadores del Partido Republicano, pero no dijo si pensaba que una resolución pudiera ganar 67 votos, el número necesario para anular un veto.

«No hay mucho apoyo en mi grupo para los aranceles, eso es seguro», dijo el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, después del almuerzo.

Expresó su optimismo de que una delegación mexicana que supuestamente se reunirá con funcionarios de Trump el miércoles alcance un compromiso y evite el estancamiento antes de que el presidente ordene los aranceles.

Trump anunció el plan la semana pasada, en medio de un creciente bloqueo sobre el tema inmigratorio. Los gravámenes, que afectarían a todas las importaciones mexicanas, subirían cada mes hasta llegar a un máximo del 25%. La medida ha alarmado a los economistas e incluso los propios asesores de Trump reconocen que la acción contra un socio comercial clave podría ser un riesgo que llevaría a la desaceleración de la economía estadounidense.

Más temprano el martes, Trump dijo que esperaba que los aranceles entraran en vigencia según lo prometido, a partir de la próxima semana, y advirtió a los republicanos que no intervengan.

«La amenaza está ahí, pero aún no hemos comenzado. Esto entrará en vigencia la próxima semana», dijo Trump en una conferencia de prensa en Londres.

Trump dijo que si los republicanos trabajan para bloquear los aranceles, estarían equivocados.

«No creo que hagan eso, si lo hacen es tonto», dijo.

Sunlen Serfaty de CNN contribuyó a este informe.