CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Clima

La costa oeste de EE.UU. se enfrenta a una ola de calor esta semana debido a los incendios forestales

Por Theresa Waldrop

(CNN) — Se pronostica una ola de calor que podría batir récords en algunas partes de la costa oeste de Estados Unidos, donde las condiciones secas aumentan los temores de que haya más incendios forestales en áreas que aún se recuperan de las mortales llamas del año pasado.

Una vigilancia de calor excesivo estará vigente de lunes a martes para partes de California y Arizona, dijo Allison Chinchar, meteoróloga de CNN. Las temperaturas en las áreas fronterizas de los dos estados y en la región del valle desde Redding a Bakersfield serán altas.

“Si crees que hace calor este fin de semana, espera hasta mediados de la próxima semana”, tuiteó el Servicio Meteorológico Nacional en Phoenix. “Altos generalizados cerca de 43,3 C en elevaciones menores”.

Pacific Gas and Electric Co., empresa pública de California, desconectó el servicio eléctrico a casi 27.000 este sábado en las estribaciones de Sierra como medida de seguridad debido a condiciones secas y ventosas.

Ese mismo día, los bomberos luchaban contra un incendio forestal al noroeste de Sacramento, en el condado de Yolo, California, que comenzó el sábado y se extendió rápidamente a 688 hectáreas, lo que provocó evacuaciones y cierres de carreteras.

 

La ola de calor irá hacia el norte a Oregón y Washington este miércoles, y podría alcanzar niveles récord para el día en Medford y Portland, Oregon, dijo Chinchar.

Mientras tanto, los agentes de bomberos dijeron que el incendio del año pasado, el más grande en la historia de California en términos de área quemada, fue causado por una chispa o fragmento de metal caliente de un martillo que clavaba una estaca de metal en el suelo.

El Ranch Fire comenzó a fines de julio al norte de la comunidad de Upper Lake y quemó 166.006,9 hectáreas en los condados de Colusa, Glenn, Lake y Mendocino. Mató a un bombero y dejó a otros tres heridos.