CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

Una mujer de Florida muere tras infectarse con una bacteria ‘come carne’

Por Susan Scutti, Jen Christensen

(CNN) — Una mujer murió dos semanas después de sufrir una herida en una pierna mientras caminaba por la costa en la isla Anna Maria, Florida, según su familia. Su pierna se infectó con una fascitis necrotizante, comúnmente conocida como bacteria “comecarne”.

Una vida en Florida había sido durante mucho tiempo el sueño de Carolyn “Lynn” Fleming, quien originalmente era de Pittsburgh pero recientemente era residente en Ellenton, Florida.

“Mamá se mudó allí apenas hace tres o cuatro años, pero le encantó, y tenía muchos amigos”, dijo su hijo Wade Fleming.

Carolyn “Lynn” Fleming

Fleming, su esposa y sus dos hijos habían viajado desde Pensilvania para pasar una semana con la mujer de 77 años.

“Fueron las mejores vacaciones y las peores que hemos tenido”, dijo Fleming.

La familia visitó la playa de Coquina, a poca distancia de St. Petersburg, el 14 de junio.

Mientras caminaba a lo largo del agua, una pequeña inmersión hizo que Lynn Fleming tropezara. Tenía un golpe en la pierna, un corte de tres cuartos de pulgada en su espinilla izquierda, según Wade Fleming. Un salvavidas lo limpió y le dio un vendaje. Ella no tenía síntomas inusuales y salieron con amigos esa noche.

“Ella se enojó cuando intenté hacer un alboroto, sabes cómo son las madres”, dijo Wade Fleming.

Su hijo le hizo una limpieza más al día siguiente, le puso una venda del botiquín de primeros auxilios que tenía en su auto y tuvo que volver a Pittsburgh.

El sábado por la tarde, Lynn Fleming llamó a su familia y dijo que tenía dolor. A medida que avanzaba el fin de semana, la gravedad de su herida se intensificó. El domingo, su pierna se había puesto roja e hinchada y sus amigas insistieron en que fuera a urgencias. Recibió una vacuna contra el tétanos y una receta para un antibiótico.

Amigos llamaron a su puerta para llevarle la medicina y la encontraron inconsciente en el piso de su habitación. Su espinilla izquierda estaba negra. Llamaron a una ambulancia.

El 17 de junio, fue hospitalizada y diagnosticada con fascitis necrotizante, una bacteria “comecarne”. Se requirieron cirugías para combatir la infección a menudo mortal.

Lynn Fleming tuvo dos accidentes cerebrovasculares e insuficiencia renal. “Todo su cuerpo es séptico”, escribió Traci Fleming el miércoles en una publicación de Facebook que relata la condición de su suegra.

Wade y Traci Fleming regresaron a Florida para estar con Lynn Fleming mientras ella estaba en soporte vital. Ella murió el jueves mientras Wade tomaba su mano.

Su familia espera que al compartir su historia puedan educar a otros y salvar vidas.

“No estamos desanimando a las personas para que no pasen tiempo en la playa”, dijo Fleming. “Hemos conocido a muchas personas de Florida que dijeron que nunca habían oído hablar de fascitis necrotizante”.

Hay aproximadamente de 700 a 1.200 casos reportados cada año en Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Las bacterias que se alimentan de carne detienen la circulación sanguínea y causan que el tejido muera y la piel se descomponga, según los CDC. Aunque más de un tipo de bacteria puede comer la carne de esta manera, los expertos en salud pública creen que las bacterias estreptococos del grupo A son la causa más común de estas infecciones. Las bacterias vibrio también pueden causar una contaminación potencialmente mortal si alguien come mariscos crudos o poco cocidos o se moja con agua de mar o salobre.

El Dr. Stephen Spann, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Houston, dijo que tener una herida expuesta al agua salobre donde viven estas bacterias es una forma de contraer una infección; comer mariscos contaminados (“ostras, principalmente”) es otra.

Un traumatismo cerrado que no rasga la piel también puede permitir la entrada de bacterias carnívoras, según los CDC. Varios antibióticos pueden tratar estas lesiones, aunque cuando los casos se vuelven graves, pueden ser necesarios injertos de piel y cirugías.

“Es probable que una persona sana promedio no tenga un gran riesgo”, dijo Spann, y señaló que entre las personas vulnerables se incluyen “personas que padecen algún tipo de enfermedad crónica que suprime su función inmunológica, o quizás estén tomando medicamentos inmunosupresores como los corticosteroides. O tiene una enfermedad del hígado o una enfermedad llamada hemocromatosis, “una enfermedad que causa una sobrecarga de hierro en la sangre.

No importa el riesgo de cada uno, un buen cuidado de las heridas es la mejor manera de prevenir cualquier infección bacteriana de la piel, según los CDC. Es importante limpiar incluso los cortes menores y las lesiones que cortan la piel con agua y jabón. Siempre limpie y cubra las heridas abiertas o sangrantes con vendajes secos hasta que se curen. Y consulte a un médico por pinchazos y otras heridas profundas o graves.

“Tal vez deberían considerar señales de advertencia en la playa”, dijo Fleming. “Hay advertencias sobre las medusas y nunca he oído hablar de personas que mueran a causa de ellas”.

“En cualquier caso, esperamos que la gente se divierta en la playa pero que tengan cuidado si se cortan”, dijo. “No queremos que nadie más reciba una llamada telefónica con este tipo de noticias sobre sus familiares”.