CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Trump engaña a sus críticos con su discurso del 4 de julio

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cumplió su palabra el jueves: saludó a Estados Unidos.

En uno de los discursos menos polarizadores de su presidencia, Trump rindió homenaje a las fuerzas armadas de Estados Unidos en un evento por el 4 de julio ante el Monumento a Lincoln en Washington, que se desarrolló en medio de cielos tormentosos y críticas de que estaba politizando las celebraciones del Día de la Independencia de la nación.

«Nunca olvidaremos que somos estadounidenses y que el futuro nos pertenece», dijo Trump. «El futuro pertenece a los valientes, los fuertes, los orgullosos y los libres. Somos un pueblo que persigue un sueño y un destino magnífico».

(Photo by Tasos Katopodis/Getty Images)

El discurso de Trump, pronunciado cerca del lugar donde Martin Luther King Jr. pronunció su famoso mensaje de «Tengo un sueño», carecía de las imágenes oscuras de muchos de sus discursos de campaña y alcanzó un tono más optimista del que normalmente adopta.

Mientras los aviones de guerra rugían en lo alto y el Air Force One realizaba un excepcional sobrevuelo sobre el National Mall, Trump habló mientras los críticos lo acusaban de explotar la fiesta de cumpleaños de la nación para sus propios fines políticos en un evento al que denominó «Un saludo para Estados Unidos.» El discurso de Trump careció de la retórica partidista de sus mítines. El evento, sin embargo, reforzó la narrativa del presidente de que él es un fuerte comandante en jefe y un líder decisivo.

Grandes multitudes de personas, algunas con gorras de «Hacer a Estados Unidos grande otra vez» y otras con globos del «bebé Trump» haciendo mofa del presidente, se reunieron en el Mall. No estaba claro de inmediato si las multitudes fueron mayores que las habituales en el tradicional espectáculo de fuegos artificiales del 4 de julio en la capital.

publicidad

El presidente adornó su discurso con los vuelos cuidadosamente coreografiados de algunos de los aviones más sofisticados del ejército, incluido un bombardero B-2 y un par de aviones F-35. Coros cantaron los himnos de cada rama del ejército antes de que los aviones se dispararan en lo alto, sacudiendo los ventanales en Washington.

Su discurso no fue la manifestación de estilo de campaña hiperpartidista que algunos de sus críticos temían que mancharía la atmósfera normalmente no partidista de las conmemoraciones del Día de la Independencia.

Pero el involucramiento del ejército por parte del presidente en un evento que es visto como un intento de reforzar su imagen al comienzo de su carrera por la reelección despertó preocupación entre algunos oficiales militares anteriores y actuales.

«Mientras nos mantengamos fieles a nuestro rumbo, mientras recordemos nuestra gran historia, mientras nunca, nunca dejemos de luchar por un futuro mejor, entonces no habrá nada que Estados Unidos no pueda hacer», dijo Trump.

En el período previo a la celebración, la exigencia de Trump de tener equipos militares, como los tanques que había visto en los Campos Elíseos en París cuando asistió a las conmemoraciones del Día de la Bastilla en 2017, provocó un debate sobre si estaba explotando su papel como comandante en jefe.

(ANDREW CABALLERO-REYNOLDS/AFP/Getty Images)

Al final de la noche, con los fuegos artificiales detonando de manera espectacular en Washington, no estaba claro si Trump había cumplido lo que había predicho en Twitter de tener «una de las celebraciones más grandes en la historia de nuestro país».

Pero el presidente había atenuado la furia política que amenazaba con hacer de las celebraciones del 4 de julio una metáfora del exceso y la división de gran parte de su presidencia.

Los eventos del Día de la Independencia tuvieron lugar en un momento de angustia política nacional sobre la presidencia de Trump. En vísperas del feriado, el presidente ordenó a su administración que continuara con el intento de insertar una pregunta sobre la ciudadanía en el Censo de 2020, a pesar de las decisiones legales desfavorables, incluso de la Corte Suprema.

La decisión de Trump de mostrar fuerza antes del feriado nacional reflejó la elevada temperatura política de su presidencia. Esto desalentó a los observadores que veneraban este día como uno de los raros momentos no partidistas en la vida estadounidense. Pero la indignación que sus planes provocaron entre los medios de comunicación de Washington reforzó la imagen del presidente de flagelo del el poder establecido.

Es probable que muchos estadounidenses aprecien la veneración del presidente de las fuerzas armadas y el que haya mostrado algunas de las armas más sofisticadas del país.

El presidente pronunció su discurso desde detrás de una barrera a prueba de balas transparente marcada con las gotas de lluvia. Los comandantes en jefe pasados, especialmente en la era posterior al 11 de septiembre, se han esforzado por evitar inyectar partidismo en los eventos del Día de la Independencia.

El ex presidente George W. Bush y Barack Obama organizaron eventos más discretos en el jardín sur de la Casa Blanca. Los líderes del Pentágono tenían reservas sobre exhibir tanques u otros vehículos blindados, dijo una fuente con conocimiento directo de la situación.