CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Los demócratas tienen un nuevo plan para interrogar a Mueller sobre los supuestos crímenes de Trump

Por Manu Raju, Jeremy Herb

(CNN) — Los demócratas de la Cámara de Representantes están preparando intensamente una línea de preguntas para Robert Mueller, confiando en que su testimonio cambiará la percepción pública sobre la presunta actividad criminal del presidente Donald Trump descrita en el informe del fiscal especial, según los asesores del comité demócrata.

Como parte de su estrategia, los demócratas planean concentrarse en cinco áreas del informe de Mueller en las que creen que el presidente obstruyó claramente la justicia, incluidos sus esfuerzos para despedir al abogado especial y para tratar con testigos como su expresidente de campaña, Paul Manafort, dijeron los asesores.

Los demócratas también planean presionar a Mueller sobre los contactos con Rusia y WikiLeaks detallados en el informe, con la esperanza de que el testimonio de Mueller pueda combatir la afirmación de «no colusión» del presidente.

El trabajo intenso de cara a la comparecencia de Mueller subraya cómo se anticipa que su testimonio sea la audiencia congresional más esperada en décadas, con el potencial de reformular la narrativa pública y cambiar el curso de la Cámara sobre el juicio político.

LEE: 7 preguntas clave que el Congreso debe formular a Robert Mueller

Detrás de escena, los preparativos se intensifican tanto para los demócratas como para los republicanos. Cuatro fuentes familiarizadas con el tema dijeron a CNN que los demócratas en la Comisión de Inteligencia y los republicanos en la Comisión Judicial ya han realizado audiencias simuladas por separado con asesores principales que interpretan a Mueller para ayudar a agudizar sus preguntas antes de las audiencias públicas consecutivas del miércoles ante las comisiones Judicial y de Inteligencia.

Los legisladores están releyendo el informe de Mueller y observando sus pasadas presentaciones en el Congreso, mientras que el personal de la comisión está trabajando para dividir las preguntas para los legisladores de una manera que será lógica para millones de televidentes que probablemente no hayan leído el informe de 448 páginas de Mueller. La Comisión Judicial, donde será la primera audiencia la próxima semana, abordará el volumen dos del informe Mueller sobre obstrucciones, mientras que la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes seguirá con preguntas sobre la interferencia en las elecciones rusas detalladas en el volumen uno del informe.

Los demócratas entienden que tienen poco tiempo con Mueller y se enfrentan a grandes escollos, especialmente si sus líneas de cuestionamiento no funcionan o si Mueller no brinda un testimonio convincente.

«No creo que el Sr. Mueller, basándose en todo lo que sé sobre él, sea que alguien deba esperar una desviación importante del contenido del informe», dijo el representante David Cicilline, un demócrata de Rhode Island en la Comisión Judicial.

«Creo que el contenido del informe es tan significativo y tan condenatorio que cuando el Sr. Mueller le dé vida y realmente le diga al pueblo estadounidense… tendrá un impacto».

Las comisiones reconocen que Mueller es un testigo renuente y ha declarado que no tiene la intención de responder preguntas más allá del contenido de su informe. Los asesores de la comisión dijeron que planeaban respetar los deseos de Mueller, pero señalaron que el Congreso no está sujeto a tales límites. Los asesores anticipan que las preguntas irán más allá de lo que está escrito en el informe, como preguntarle a Mueller si ciertos episodios detallados habrían sido delitos si no hubieran involucrado al presidente, después de que Mueller dijera que su oficina siguió la opinión legal del Departamento de Justicia de que no se puede acusar a un presidente en funciones.

Los demócratas en ambas comisiones están preparando un guión cuidadosamente adaptado para dividir las preguntas entre sus miembros para tratar de presentar una narrativa cohesiva que ilumine los detalles, aunque existe el nerviosismo entre algunos demócratas por el hecho de que sus colegas podrían salirse de guión.

«El riesgo no es aprovechar al máximo su tiempo y poder hacer tantas preguntas como sea posible», dijo el representante Raja Krishnamoorthi, un demócrata de Illinois en la Comisión de Inteligencia. «Espero que no se convierta en muchos discursos, eso sería un problema».

Los miembros de la comisión dicen que están trabajando con para refinar sus preguntas, pero varios señalaron que, en última instancia, todavía dependerán del tiempo limitado que tienen con Mueller.

El representante Steve Cohen, un demócrata de Tennessee, dijo que estaba trabajando con la comisión, pero que también tenía sus propias preguntas. «Habrá una o dos preguntas que serán de Steve Cohen y no del equipo», dijo.