CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Turismo

20 hermosas ciudades europeas sin turistas

Por Joe Minihane

(CNN) — Dado que el turismo no muestra signos de disminuir en los destinos más famosos de Europa, nunca ha habido un mejor momento para buscar opciones maravillosas que atraigan pocos visitantes.

¿Deseas viajar a un lugar nuevo sin tener que enfrentarte a una multitud de turistas con “selfie sticks” como Venecia, París y Ámsterdam?

Aquí está nuestra selección de las ciudades europeas más bellas sin apenas turistas:

Orange

Orange, Francia

Mientras Aviñón atrae a miles de turistas gracias a su festival de verano y su deslumbrante Palacio Papal, en la vecina Orange se suele pasar por alto.

Gracias a que tiene menos visitantes, es más fácil de navegar. La atracción clave de la ciudad es el vertiginoso Teatro Romano, que fue construido en el primer siglo de nuestra era.

Mientras tanto, el Museo Orange, ubicado en una hermosa mansión del siglo XVII, también merece una visita.

Norwich

Norwich, Inglaterra

El dicho dice que Norwich tiene un pub para todos los días del año y una iglesia para todos los domingos.

Si bien eso es tal vez la verdad, esta ciudad europea por excelencia es sin duda el hogar de algunas de las arquitecturas medievales más impresionantes de Inglaterra.

La catedral de Norwich se remonta a 1096 y las calles de Colegate y Elm Hill albergan casas pintorescas y centenarias.

El pub Adam and Eve, en Bishopsgate, se dice que es el pub más antiguo del país, que data de 1249.

Aarhus

Aarhus

Aarhus, Dinamarca

La segunda ciudad de Dinamarca ha sido durante mucho tiempo eclipsada por su atractiva capital, Copenhague.

Pero Aarhus es la alternativa perfecta para un fin de semana largo en Dinamarca gracias a sus hermosas playas, la imponente Domkirke y el magnífico Museo de Arte ARar Aarhus, con su pasarela panorámica del arco iris.

El Wine and Food Hall de ARoS es uno de los mejores lugares de la ciudad para probar la cocina nórdica con un presupuesto limitado.

Para aquellos que buscan derrochar dinero, Gastromé, con sede en el Barrio Latino, tiene un menú de degustación que dejará satisfechos a los amantes de la comida más exigentes.

Amberes

Amberes, Bélgica

La catedral de Nuestra Señora, protegida por la UNESCO, domina el horizonte de Amberes, pero esta ciudad belga tiene mucho más que su edificio más famoso.

Los aspectos más destacados incluyen la Manzana de los diamantes, donde los viajeros pueden llegar al corazón de una industria que ha sido una parte fundamental de la ciudad desde el siglo XV.

También está el Museo Red Star Line, ubicado en los antiguos muelles de Amberes, que descubre el pasado de la ciudad como un centro de migración a Estados Unidos a fines del siglo XIX y principios del XX.

La Haya

La Haya

La Haya, Países Bajos

Mientras Ámsterdam intenta controlar a los turistas con planes de cerrar su Barrio Rojo e imponer reglas estrictas en los contratos a corto plazo, La Haya es una alternativa fabulosa y discreta para aquellos que aún están interesados ​​en una escapada holandesa.

La ciudad cuenta con algunas de las mejores arquitecturas de los Países Bajos, una bonita red de canales y, en el Mauritshuis, un museo para competir con el gigante Rijksmuseum de Ámsterdam.

También está a solo 15 minutos de la hermosa playa de Scheveningen.

Sarajevo, Bosnia

A menudo relegada por los destinos más populares en la vecina Croacia, Sarajevo es una ciudad renaciente llena de cultura e historia.

En su corazón se encuentra Baščaršija, el antiguo barrio del mercado, que todavía está repleto de puestos de especias, cafés y la fascinante mezquita Gazi Husrev-beg.

Los visitantes pueden aprender sobre el asedio de cuatro años de Sarajevo durante la guerra civil de 1990 en el Túnel de la Esperanza y el Museo de la Infancia en la Guerra.

La pista de trineo abandonada de los Juegos Olímpicos de Invierno de 1984 también es un espectáculo sobresaliente. El cercano Pino Nature Hotel ofrece magníficas vistas y comida bosnia de primera categoría.

Pristina

Pristina

Pristina, Kosovo

La capital de Kosovo no suele estar en la cima de las listas de deseos de muchos turistas, pero eso no es razón para no visitar esta fascinante ciudad.

Si bien Pristina pudo haber sido sinónimo de guerra hace 20 años, ha sufrido una gran transformación desde entonces, con varios edificios extravagantes apareciendo.

El excelente Museo Etnográfico Emin Gjiku merece una mañana de exploración, al igual que el magnífico Museo Nacional de Kosovo.

La única biblioteca de la Universidad de Pristina fascinará a los aficionados a la arquitectura, mientras que aquellos que buscan refrescarse pueden encontrar consuelo en la vasta piscina escondida en el Parque Germia, ubicado justo al norte de la ciudad.

Malmö

Malmö

Malmö, Suecia

Malmo es mucho más que un viaje de un día a través del puente de Oresund desde Copenhague.

La excelente Moderna Museet Malmö es una de las mejores galerías de arte contemporáneo de Europa, mientras que los amantes de la cultura encontrarán consuelo en el Castillo de Malmöhus, hogar de varios museos que se centran en el área local.

La escena gastronómica de la ciudad compite con la cercana capital danesa: los amantes de la comida deben visitar Bloom in the Park y su concepto de “no menú”, así como las ofertas globales de Malmö Saluhall.

Mientras tanto, la playa de Ribersborg, ubicada a pocos pasos del centro de la ciudad, es un maravilloso refugio del calor en pleno verano.

Aberdeen

Aberdeen, Escocia

Las hordas que visitan la capital escocesa pueden sentirse enormemente opresivas, especialmente durante sus festivales anuales.

Sin embargo, los viajeros interesados ​​en escapar de la multitud pueden simplemente dirigirse al norte hacia Aberdeen.

La increíble arquitectura de la ciudad ha dado lugar al apodo de “Granite City”, con fascinantes edificios a cada paso.

La galería de arte principal de Aberdeen se reabrirá a fines de septiembre de 2019, mientras que aquellos interesados ​​en probar la cultura local pueden ir al Speyside, para visitar algunas de las mejores destilerías de malta de Escocia.

Berna

Berna, Suiza

Mientras que los viajeros a menudo simplemente pasan por la capital suiza de camino a unas vacaciones de verano o esquí de invierno en Zúrich o Ginebra, Berna definitivamente merece algunos días adicionales de tu viaje.

Cuando aumenta el calor, los lugareños viajan al río Aare para inmersiones refrescantes y paseos en paddleboard.

En otros lugares, el Museo de Bellas Artes cuenta con obras de Picasso y Klee, mientras que los excursionistas pueden pisar la cima de Gurten, la montaña que domina la ciudad vieja.

Breslavia, Polonia

Pocas ciudades pequeñas en Europa tienen el impacto cultural de Breslavia (también conocida como Wroclaw, en polaco).

Esta ciudad del oeste de Polonia, a orillas del río Oder, sirvió como Capital Europea de la Cultura en 2016 y tiene muchas atracciones para los fanáticos del arte, la arquitectura y la historia.

El principal punto culminante de Breslavia es el mural de 114 metros conocido como la Panorámica de Racławice, que representa la derrota de un ejército ruso por los polacos en 1794.

El hermoso Salón del Centenario también debe estar en cualquier itinerario, al igual que el Puente Penitente entre las torres de la Iglesia de María Magdalena.

Ninguna visita está completa sin un día dedicado a explorar el casco antiguo gótico.

Tbilisi, Georgia. Un dron no tripulado capturó esta imagen del futurista teatro y sala de exposiciones Rhike Park de la capital georgiana (centro), y del ultra clásico Palacio Presidencial (en la foto).

Tbilisi, Georgia

La ciudad capital de Georgia, que en realidad se encuentra entre Asia y Europa, deriva su nombre de las aguas termales que burbujean debajo de su superficie.

Sus baños de azufre son un imán para los visitantes, aunque mucho menos que los que se dirigen a los famosos balnearios.

Tbilisi se enorgullece de su historia multiétnica: la famosa Iglesia Metekhi, que data del siglo XIII, se asienta cerca de la Fortaleza Narikala, construida por los persas, que ocuparon la ciudad en el siglo IV.

Mientras tanto, los callejones y las tiendas pequeñas del casco antiguo son perfectas para pasar el rato.

Minsk

Minsk, Bielorrusia

Al casi haber sido destruida durante la Segunda Guerra Mundial, la ahora capital bielorrusa se convirtió en un terreno fértil para el nuevo desarrollo soviético.

Hoy en día, los edificios de la ciudad ofrecen una visión fascinante de una época pasada de edificios de arquitectura brutalista.

Los viajeros pueden pasear por la vasta Plaza de la Independencia, de siete hectáreas, antes de visitar el Museo de la Gran Guerra Patriótica, que analiza cómo Bielorrusia superó la ocupación nazi.

La escena del bar de Minsk es legendaria, y si el sabor adquirido de la bebida local Balsam no encaja, el excelente Gambrinus tiene una variedad de cervezas para probar después de un día de turismo.

Ereván

Ereván

Ereván, Armenia

La posición de la capital armenia en el extremo oriental de Europa significa que los que están en la ruta turística la olvidan fácilmente.

Pero con una historia que se remonta a más de 2.800 años, aquí se percibe una sensación palpable del pasado, sin las multitudes de “hombro a hombro”, que suelen congregarse en las entradas de los sitios turísticos regulares.

Su área del centro es una mezcla de edificios de Bellas Artes y enormes bloques de la era soviética.

Los visitantes pueden visitar la fascinante Iglesia Apostólica y aprender sobre la historia de la ciudad en el Museo y Reserva Histórica y Arqueológica de Erebuni, un sitio que se remonta al 782 a. C.

Cluj-Napoca

Cluj-Napoca, Rumania

La segunda ciudad más grande de Rumania a menudo se ve como una parada para los viajeros que buscan aventuras al aire libre en las montañas Apuseni, o para aquellos que desean presenciar los lugares de interés histórico de Transilvania.

Pero la gran iglesia gótica de San Miguel y la fascinante Fábrica de Pensule, una galería en funcionamiento y espacio de arte en una antigua fábrica de pinceles, son solo dos atracciones que hacen que sea esencial una estadía más prolongada.

Sumérjete en una próspera escena de cafés, bares y bonitas plazas, y Cluj-Napoca tiene todas las trampas  ideales para el descanso en la ciudad.

Debrecen

Debrecen, Hungría

Si bien Budapest tiene una merecida reputación como una de las ciudades más atractivas de Europa, Debrecen es una excelente opción para aquellos que buscan una alternativa húngara menos concurrida.

Kossuth tér, la plaza principal, alberga la impresionante Gran Iglesia Calvinista y el Gran Hotel Aranybika.

Sin embargo, la verdadera la acción está más allá de estas atracciones principales.

The Old Town recompensa a aquellos que buscan perderse en cafés excelentes y lugares para observar a la gente.

Debes estar atento a los hoteles spa más pequeños, con la posibilidad de sumergirte en las aguas termales antes de dirigirte a las cercanas Grandes Llanuras.

Plovdiv

Ankara, Turquía

Cuando se trata de escaparse a una ciudad, Estambul tiende a llevarse todos los aplausos.

Pero la capital, Ankara, es mucho más que una parada en el camino a Capadocia y las otras delicias de Anatolia.

Anitkabir, el mausoleo del fundador de la Turquía moderna, Ataturk, es un punto de partida obvio, junto con el Museo de la Guerra de Independencia.

Las mezquitas Kocatepe y Hacı Bayram también son atracciones clave, mientras que los cafés de Kızılay son lugares ideales para comer un kebab y ver pasar el mundo.

Plovdiv

Plovdiv, Bulgaria

Actualmente, disfrutando de su momento en el centro de atención como Capital Europea de la Cultura, Plovdiv es la ciudad más habitada de Europa de manera continua.

Como resultado, está impregnada de un ineludible sentido de la historia, especialmente en el colorido casco antiguo.

La atracción principal aquí es el sorprendente anfiteatro romano del siglo II, que no se descubrió hasta la década de 1970.

Otro punto a destacar son las ruinas tracias de Eumolpias, ubicadas a las afueras de la ciudad y que datan de hace 5.000 años.

Trondheim, Noruega

Ubicada en el fiordo del mismo nombre, Trondheim es la tercera ciudad más grande de Noruega.

Sin embargo, con menos de 200.000 residentes, nunca tiene aglomeraciones y es fácil de explorar.

La famosa catedral gótica es quizá su postal más conocida, pero la vista sobre el agua y alrededor de su vibrante puerto son igual de impresionantes.

Trondheim también es conocida por sus excelentes cervecerías: Den Gode Nabo es popular y es un gran lugar para comenzar.

Turín

Turín

Turín, Italia

La lucha de Venecia con el número de turistas ha sido bien documentada, pero aunque sigue siendo popular entre los viajeros, la cercana Turín está decididamente menos congestionada.

La capital de la región del Piamonte es el hogar de algunos de los lugares más subestimados de Italia, como el excelente Museo de Arte Contemporáneo Castello di Rivoli, la Basílica de Superga y el Museo Egizio, con su colección fenomenal de artefactos egipcios antiguos.

Los viajeros pueden simplemente tomar un café en la acera, disfrutar de la mejor cocina del país y de estar lejos de las hordas en los lugares más populares del país.

Joe Minihane es un escritor y editor de viajes independiente. Su último libro es “Flotando: una vida recuperada”, una memoria sobre natación salvaje y ansiedad.