CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Corea del Norte

Corea del Norte

Ryugyong Hotel: la historia del ‘Hotel Fantasma’ de Corea del Norte

Por Jacopo Prisco

(CNN) — En 1987, se inauguró un nuevo gran hotel en la capital de Corea del Norte, Pyongyang. El altísimo rascacielos en forma de pirámide debía superar los 300 metros de altura y fue diseñado para albergar al menos 3.000 habitaciones, así como cinco restaurantes giratorios con vistas panorámicas.

Se suponía que el Hotel Ryugyong, que lleva el nombre de un apodo histórico para Pyongyang que significa “Capital de los sauces”, abriría solo dos años después. Pero nunca ocurrió.

Mientras que la estructura alcanzó su altura prevista en 1992, permaneció sin ventanas y hueca durante otros 16 años, con el hormigón desnudo expuesto, como un monstruo amenazante con vistas a la ciudad. Durante ese tiempo, el edificio, que eclipsa todo a su alrededor, se ganó el apodo de “Hotel Fantasma” u “Hotel de la Fatalidad”.

Desde entonces, el hotel se ha revestido de metal y vidrio, y luego se le equipó con luces LED para convertirlo en un colorido espectáculo nocturno. El trabajo de construcción comenzó y se detuvo muchas veces, alimentando la especulación constante sobre si alguna vez se abriría a los invitados.

Todavía cerrado hasta el día de hoy, el Ryugyong Hotel es el edificio desocupado más alto del mundo.

El Hotel Ryugyong es el edificio desocupado más alto de todo el planeta.

Un peón de la Guerra Fría

El Hotel Ryugyong fue producto de la rivalidad de la Guerra Fría entre Corea del Sur, apoyada por Estados Unidos, y Corea del Norte, respaldado por los soviéticos. El año antes de que comenzara la construcción, una empresa surcoreana había construido lo que entonces era el hotel más alto del mundo, el Westin Stamford en Singapur. Mientras tanto, la capital del Sur, Seúl, se estaba preparando para organizar los Juegos Olímpicos de Verano de 1988, con el país en transición hacia una democracia capitalista.

Como parte de la respuesta política de Corea del Norte a los logros del Sur, Pyongyang organizó el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes de 1989, una especie de versión socialista de los Juegos Olímpicos. El país planeó construir el enorme hotel justo a tiempo para el evento, robando el récord mundial a Corea del Sur.

Pero debido a problemas de ingeniería no se terminó a tiempo para el festival. El gobierno ya había invertido miles de millones en el evento, construyendo un nuevo estadio, ampliando el aeropuerto de Pyongyang y pavimentando nuevas carreteras. Eso puso presión sobre la frágil economía del estado ermitaño, mientras que el colapso de la Unión Soviética lo dejó privado de ayuda vital e inversión.

Corea del Norte estaba destinada a una crisis económica. Aunque la estructura externa se había completado, la construcción se detuvo en 1992 y se abandonó una grúa en la parte superior del edificio.

El hotel Ryugyong en 2018. (Crédito: ED JONES / AFP / AFP / Getty Images)

Una estructura de concreto

El edificio consta de tres alas, cada una inclinada en un ángulo de 75 grados, que convergen en un cono que recubre los 15 pisos superiores, que están destinados a restaurantes y plataformas de observación.

La forma piramidal es más que estética: es porque el Ryugyong, inusualmente para un rascacielos, está hecho de hormigón armado en lugar de acero.

“Fue construido así porque los niveles superiores necesitaban ser más ligeros”, dijo Calvin Chua, un arquitecto con sede en Singapur que ha investigado exhaustivamente el urbanismo de Pyongyang, en una entrevista telefónica. “No tenían materiales de construcción avanzados, por lo que se construyó completamente en concreto. No se puede lograr una torre delgada de esa manera, se necesita tener una base masiva con una parte superior cónica. Si nos fijamos en la historia de la construcción en Corea del Norte desde el final de la Guerra de Corea, la mayoría de los edificios están hechos de concreto: ese es el material con el que están familiarizados, y la transferencia de tecnología entre los estados soviéticos o comunistas se basa exclusivamente en el hormigón”, agrega.

Miembros de un grupo de propaganda de la Unión Socialista de Mujeres realizan un baile frente al hotel Ryugyong en 2019. (Crédito: ED JONES / AFP / AFP / Getty Images)

Según Chua, quien trabajó en Corea del Norte con arquitectos locales, el Ryugyong puede haber sido diseñado para parecerse a una montaña, no a una pirámide, porque las montañas juegan un papel importante en el simbolismo del país. La biografía oficial de Kim Jong Il, el padre fallecido de l gobernante actual Kim Jong Un, afirma que nació en un campamento militar secreto en el Monte Paektu, la montaña más alta de la península coreana que se representa en el emblema nacional de Corea del Norte. (Muchos historiadores creen que Kim Jong Il en realidad había nacido en Rusia).

“Es un edificio muy emblemático, pero creo que es importante tener en cuenta dónde se encuentra en relación con toda la estructura de la ciudad de Pyongyang”, dijo Chua. “Es como una especie de obelisco. Si piensas en el obelisco en la Plaza de San Pedro de Roma, proporciona un [faro] para la ciudad, aparte de su simbolismo. El Ryugyong es similar, pero también está más simbólicamente definido”.

El hotel Ryugyong en 2018. (Crédito: ED JONES / AFP / AFP / Getty Images)

Un segundo comienzo

En 2008, después de una pausa de 16 años, la construcción se reanudó inesperadamente, como parte de un acuerdo con Orascom, un conglomerado egipcio que fue contratado para construir la red 3G de Corea del Norte.

La vieja grúa oxidada que había estado en lo alto del edificio durante dos décadas finalmente fue retirada. Los trabajadores, ayudados por ingenieros egipcios, instalaron paneles de vidrio y metal en la estructura de concreto a un costo de 180 millones de dólares, acristalando por completo y dando al edificio una apariencia pulida y elegante. El proyecto, completado en 2011, alimentó la especulación sobre la apertura del hotel. A finales de 2012, el grupo alemán de hoteles de lujo Kempinski anunció que el Ryugyong abriría parcialmente bajo su administración a mediados de 2013, pero luego se retiró unos meses más tarde, afirmando que “actualmente no era posible”.

El revestimiento de la cáscara de hormigón. (Crédito: Eric Lafforgue / Art in All of Us / Corbis / Getty Images)

Los rumores de larga data de que el edificio era estructuralmente defectuoso debido a las malas técnicas de construcción y los materiales ganaron fuerza una vez más. En 2014, un edificio de apartamentos de 23 pisos se derrumbó en Pyongyang porque la construcción “no se realizó correctamente”, según informes de los medios estatales de Corea del Norte.

“A juzgar por el exterior, el edificio parece estructuralmente sólido, aunque el interior puede tener una historia diferente”, dijo Chua. “Creo que el verdadero problema podría ser la facilidad de acondicionarlo, porque se construyó con concreto y tomaría mucho tiempo volver a cablear los servicios necesarios y los sistemas de ventilación que se crearon originalmente según las especificaciones de la década de 1980. Eso sería mucho más fácil con una estructura de acero”.

Las fotografías del interior del hotel de 2012 revelaron que, por dentro, se había hecho muy poco trabajo. Las imágenes fueron tomadas por Simon Cockerell, gerente general de Koryo Group, una compañía con sede en Beijing especializada en viajes a Corea del Norte, y uno de los pocos extranjeros que han estado dentro del Hotel Ryugyong.

El vestíbulo del Hotel Ryugyong en 2012. (Crédito: Simon Cockerell / Koryo Group)

“Fue acordada a través de una conexión coreana como un regalo de cumpleaños para mí”, dijo en una entrevista telefónica. “En primer lugar, tuvimos una presentación del director del sitio, con videos realizados hace bastante tiempo. Luego nos llevaron a la zona del vestíbulo, donde había mucho cemento expuesto. Luego fuimos a un ascensor que funcionaba hasta la cima, que era el piso 99, creo.

“Llevó mucho tiempo llegar allí, porque era un ascensor de servicio, no un ascensor moderno con una cadena de botones. Hubo un operador de ascensor que determinó dónde detenerse. En la parte superior miramos a nuestro alrededor, tomamos algunas fotos y volvimos al vestíbulo de nuevo”. Aunque su apariencia externa se había transformado, el Ryugyong todavía no estaba abierto.

¿Un futuro más brillante?

El Ryugyong regresó a la vida en 2018, cuando se instalaron luces LED en su fachada, convirtiendo el edificio en el mayor espectáculo de luces de Pyonyang, así como una máquina de propaganda. Un programa de cuatro minutos muestra la historia de Corea del Norte y una variedad de lemas políticos, mientras que la cima cónica proyecta una enorme bandera de Corea del Norte.

“Es realmente sorprendente la primera vez que la ves, especialmente después de tantos años del edificio ubicado allí en la oscuridad”, dijo Will Ripley, un corresponsal de CNN que ha realizado múltiples viajes a Pyongyang, en un correo electrónico. “Sé que lo encienden cada vez que hay eventos importantes en la ciudad, pero no está encendido todo el tiempo. Supongo que ahorraría poca electricidad”.

El espectáculo de luces en 2018. (Crédito: ED JONES / AFP / AFP / Getty Images)

En los últimos años, se ha realizado un trabajo extenso en el sitio que rodea el hotel, que recientemente se ha abierto, lo que hace posible que cualquiera pueda caminar hasta la entrada principal (pero no entrar). En junio de 2018, se agregó un letrero al edificio, que decía simplemente “The Ryugyong Hotel” en coreano e inglés.

La pregunta sigue siendo: ¿Alguna vez se abrirá? “Es muy difícil de decir, porque como el edificio estaba revestido de vidrio, no se puede ver el interior”, dijo Cockerell. “Sin duda está sucediendo algo. Es un edificio muy grande. No es inconcebible que alguna parte se abra antes de que se abra todo. Si fuera mi edificio, me concentraría en la parte superior e inferior”.

El hotel Ryugyong ya no es el edificio más alto de la península de Corea: la Torre Lotte World en Seúl, completada en 2017, la superó en casi 240 metros. Todavía es el más alto de Corea del Norte, aunque Pyongyang ha visto un crecimiento acelerado de torres residenciales de gran altura recientemente, siendo el más alto solo 60 metros menos que el Ryugyong.

Durante años, para evitar la vergüenza, el gobierno de Corea del Norte ha retocado el edificio con imágenes oficiales de Pyongyang. Pero la instalación de la iluminación LED puede indicar que hay un plan para su futuro.

“Creo que al gobierno de Corea del Norte definitivamente le gustaría hacer algo con él”, dijo Ripley. “Durante años, fue una vergüenza, especialmente antes de que se instalara el exterior de vidrio. Me imagino que si lo terminan, y Kim Jong Un hace una inspección y está en todos los medios estatales, será más ampliamente reconocido como un orgullosa pieza central de la ciudad.

“Personalmente, creo que sería fascinante ver lo que hacen con el interior y llegar hasta la cima. Estoy seguro de que las vistas son extraordinarias”.