CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Brasil

Brasil

Se incendia uno de los parques nacionales más antiguos de Brasil

Por Helena Cavendish de Moura

(CNN) — Los bomberos en Brasil han estado trabajando día y noche contra las llamas que se propagan rápidamente en uno de los parques nacionales más antiguos del país y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, Chapada dos Veadeiros, dijeron el domingo funcionarios del departamento de bomberos del estado de Goias.

Más de 20 bomberos se han unido a las fuerzas de voluntarios para combatir el incendio que, según los informes, comenzó el viernes, dijeron las autoridades.

Nueve vehículos militares, un avión y un helicóptero fueron desplegados en la escena, dijeron las autoridades.

Más de 3.000 hectáreas de llamas rodean el parque protegido, que sobrevivió a su destrucción más devastadora en 2017, informó la Agencia Brasil.

Los investigadores están investigando las posibles causas del incendio y si fue intencional, dijeron las autoridades.

Según Badalo, una publicación del estado de Goias, las llamas amenazan al pueblo Kalunga del mayor Quilombo del país, un histórico asentamiento afrobrasileño fundado por antiguos esclavos fugitivos.

publicidad

El Parque Nacional Chapada dos Veadeiros abarca más de 240.000 hectáreas del bioma de Cerrado. Es considerada como una de las regiones más pintorescas de Brasil y un área protegida para una serie de especies en peligro de extinción.

El Cerrado, que en portugués significa sabana, ocupa la mayor parte del centro de Brasil. Con sus peculiares árboles retorcidos y formaciones rocosas, está continuamente amenazado por la producción ganadera del país.

Ha pasado casi una semana desde que el presidente Jair Bolsonaro se dirigió a la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde intentó desviar las críticas y la indignación internacional por los incendios del Amazonas en julio, lo que atribuyó a actividades ilegales y al clima e incluso a «prácticas indígenas».

«El Amazonas no está siendo devastado ni está siendo consumido por el fuego como dicen los medios de manera engañosa», dijo Bolsonaro.