CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

Una guía sobre los hombres de Trump en medio del escándalo de juicio político

Por Stephen Collinson

Washington, DC (CNN) — Durante el Watergate, el entonces presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, andaba con una pandilla de secuaces políticos, incluido el secretario de la Casa Blanca, HR Haldeman, y el secretario de Justicia y fumador de pipa John Mitchell, quienes terminaron en la cárcel.

“Todos los hombres del presidente” fueron inmortalizados en la clásica película que presenta el escándalo protagonizada por Robert Redford y Dustin Hoffman. Mientras Trump se enfrenta a un proceso para un posible juicio político, tiene su propio equipo de hombres pesados de Washington que luchan por mantener viva su presidencia. Aquí hay una breve guía:

William Barr, secretario de Justicia

Desde que se unió a la administración en febrero, Bill Bar ha servido como una especie de guardaespaldas legal de alto nivel para Trump. Desde proteger a Trump de las consecuencias del informe Mueller hasta ser detallado para tratar con el Gobierno ucraniano, la conducta de Barr ha despertado preocupación de que el muro entre la Casa Blanca y el alguna vez independiente Departamento de Justicia se esté cayendo.

En lugar de la ambición personal, Barr parece motivado por su visión de una presidencia todopoderosa. Hay una razón por la que el presidente lo ama.

Mike Pompeo, secretario de Estado

Como congresista, Pompeo atormentó a la exsecretaria de Estado Hillary Clinton por Benghazi. Ahora este cazador furtivo convertido en guardián del juego está tratando de evitar que el Congreso exija que la administración actual rinda cuentas por retener información.

Pompeo, quien estuvo en la altamente analizada llamada del 25 de julio entre Trump y el presidente de Ucrania, ha perfeccionado el arte de mantener contento al presidente. Sus objetivos políticos más altos significan que también está dispuesto a complacer a la base de Trump.

LEE: Pompeo: “Estuve en la llamada telefónica con Trump y el presidente de Ucrania”

Rudolph Giuliani, exalcalde de Nueva York

El héroe del 11 de septiembre es supuestamente el abogado personal de Trump. Pero sus incesantes éxitos de noticias por cable no son de ningún manual de la corte. Rudy Giuliani hizo una cruzada abierta para que Ucrania investigue al hijo del ex vicepresidente Joe Biden, y se reunió con un funcionario del Gobierno de Kiev en España. Los críticos se preguntan si su trabajo independiente sobre Ucrania ha llevado al presidente a un lugar peligroso.

Lindsey Graham, senador de Carolina del Sur

Una vez discípulo del difunto senador John McCain (que despreciaba a Trump) Lindsey Graham es ahora el compañero de golf del presidente y su defensor más vigoroso. Hace veinte años, como congresista, ayudó a ejecutar el juicio político del entonces presidente Bill Clinton, y su defensa de Trump tiene enemigos que lo tildan de hipócrita. Pero Graham sabe que su papel probablemente significa que se librará de un rival contendiente el próximo año en su estado de origen que es fervientemente pro-Trump.

OPINIÓN: ¿Qué se necesitaría realmente para que Trump renunciara?

Mike Pence, vicepresidente

El indianio es el maestro del obsequioso tributo que ama a Trump. El presidente envió a Pence a reunirse con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky el 1 de septiembre (el vice dijo que discutieron la ayuda de Estados Unidos pero no a Joe Biden). Pence, como Pompeo, sueña con cosas superiores y codicia a los votantes de Trump. Pero está en un lugar intrigante: si por alguna razón el comandante en jefe tiene que irse, el gran cargo será suyo.