CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

¿Qué pasó después de que Trump colgó la llamada con Ucrania?

Por Pamela Brown, Jeremy Diamond, Kaitlan Collins, Kevin Liptak

(CNN) — Cuando la llamada del presidente Donald Trump con Volodymyr Zelensky se terminó, comenzó la lucha.

MIRA: ¿Cómo influye Estados Unidos en los 5 años de guerra civil de Ucrania?

En las horas y días posteriores a que colgara el presidente de Ucrania –”Gracias, señor presidente, adiós”– se difundió la nerviosa noticia entre los asistentes de seguridad nacional sobre el contenido de la llamada del 25 de julio, una muestra temprana de preocupación de que la solicitud de Trump de una investigación sobre Joe Biden estaba lejos de ser la conversación “perfecta” que ahora insiste en que se haya producido.

La confusión y las consecuencias de la llamada, descrita por seis personas familiarizadas con ella, es paralela y se expande sobre los detalles descritos en la denuncia de informantes. La ansiedad y la preocupación interna reflejan una conversación telefónica que preocupaba profundamente a los profesionales de la seguridad nacional, incluso cuando Trump ahora insiste en que no había nada de malo en cómo se comportó. Y muestra un esfuerzo fallido para contener el tumulto de los abogados de la administración.

Al menos un funcionario del Consejo de Seguridad Nacional alertó a los abogados de seguridad nacional de la Casa Blanca sobre las preocupaciones, dijeron tres fuentes familiarizadas con el asunto, un detalle que no había sido revelado previamente. Esos mismos abogados luego ordenarían que la transcripción de la llamada se trasladara a un servidor altamente clasificado, típicamente reservado para material clasificado de palabras de código.

LEE: Segundo denunciante tendría información sobre supuesta interacción entre Trump y su par ucraniano

Esas preocupaciones se plantearon independientemente de la denuncia presentada por un informante de la comunidad de inteligencia. Reflejan nuevas evidencias de la creciente inquietud dentro de la administración por las acciones del presidente.

Los asistentes, nerviosos, también comenzaron inmediatamente a preguntarse entre ellos si debían alertar a los altos funcionarios que no estaban en la llamada, principalmente aquellos en el Departamento de Justicia, porque Trump había invocado al jefe de la agencia, el secretario de Justicia Bill Barr, varias veces durante los 30 minutos de conversación.

Los abogados de la Casa Blanca, conscientes del problema, inicialmente creyeron que podría estar contenido dentro de los muros de la Casa Blanca. A medida que más personas se dieron cuenta de la conversación, y comenzaron a plantear sus preocupaciones internas al respecto, se almacenó una transcripción aproximada de la llamada en un servidor altamente clasificado al que pocos podían acceder.

La orden de trasladar la transcripción provino de los abogados de seguridad nacional de la Casa Blanca para evitar que más personas la vieran, según personas familiarizadas con la situación. También se produjo después del reconocimiento de que el documento necesitaría ser preservado por razones legales.

Mayor preocupación

A medida que aumentaba el nivel de preocupación, sin embargo, quedaría claro que el problema no podía ser contenido por el poder Ejecutivo. Dos denunciantes se han presentado para alegar que Trump utilizó indebidamente su posición para presionar a Ucrania para que investigara a Biden. Eso llevó a los demócratas a abrir una investigación para un juicio político sobre Trump y generó acusaciones de que abusó de su poder para obtener ganancias políticas.

MIRA: Demócratas de la Cámara de Representantes intensifican investigación para un juicio político con citación a la Casa Blanca para que entregue los documentos de Ucrania

Las inquietudes y quejas que los abogados de la Casa Blanca creían que se contendrían al poder Ejecutivo han puesto en crisis a la presidencia.

Antes de todo eso, la llamada, que comenzó justo después de las 9 a. m. ET, no fue vista por muchos de los asistentes de política exterior de Trump como una conversación altamente sensible, a diferencia de algunas de sus otras llamadas telefónicas con contrapartes internacionales.

En cambio, fue visto como una conversación habitual, y el resultado de un esfuerzo de mucho tiempo por parte de asesores como el entonces asesor de seguridad nacional John Bolton y el secretario de Energía Rick Perry para convencer a Trump de comprometer al nuevo líder ucraniano como contrapeso a Rusia.

Aún así, un exfuncionario de la Casa Blanca dijo que había una sensación única de anticipación en torno a la conversación derivada en parte del aparente interés de Trump en ella, algo que había mostrado pocas veces antes de las llamadas anteriores con líderes extranjeros.

LEE: Trump ahora dice que China y Ucrania deberían investigar los Biden

“Fue extraño”, dijo el exfuncionario. “Parecía estar interesado en este país en particular”.

Aunque varios funcionarios han insistido en que no estaban al tanto de las preocupaciones sobre la llamada, la mayoría de los que trabajan en estrecha colaboración con el presidente eran conscientes de su obsesión con los negocios de Hunter Biden en el país. Lo había estado mencionando con mayor frecuencia en privado, aunque varios dijeron que no se daban cuenta de cuánto aumentaría o que Trump lo plantearía directamente con su homólogo ucraniano.

Como la mayoría de sus llamadas telefónicas que ocurren antes del mediodía, Trump condujo la conversación desde la residencia de la Casa Blanca en el tercer piso, donde pasa la mayoría de las mañanas mirando televisión y consultando asesores por teléfono.

Sentado en sus habitaciones privadas, Trump no estaba rodeado por el habitual grupo de ayudantes que lo acompañarían en persona durante una llamada con un líder extranjero desde la Oficina Oval. En cambio, varios ayudantes escuchaban en la Sala de Situación o en sus propias líneas.

MIRA: CNN habló con exdiplomáticos ucranianos que aparecen en la denuncia contra Trump

Los que escucharon incluyeron al secretario de Estado Mike Pompeo, quien insistió a los periodistas la semana pasada en que la conversación de Trump era coherente con la política de Estados Unidos hacia Ucrania.

Tim Morrison, director senior del Consejo de Seguridad Nacional para Europa y Rusia, estaba en la línea. También lo fueron Rob Blair, asistente de seguridad nacional del jefe de gabinete interino Mick Mulvaney, y Keith Kellogg, el asesor de seguridad nacional del vicepresidente Mike Pence. Las autoridades dijeron que el procedimiento operativo estándar sugiere que Alexander Vindman, el experto en Ucrania del Consejo de Seguridad Nacional, también habría estado escuchando.

Bolton no estaba en la línea. A fines de julio, la relación entre Trump y Bolton estaba muy tensa. Pero típicamente, un asesor de seguridad nacional acompaña al presidente en llamadas telefónicas con líderes extranjeros.

En otra parte, un intérprete del Departamento de Estado con fluidez en ucraniano estaba proporcionando traducción en tiempo real. Y un oficial de servicio de la Sala de Situación tomó notas que luego se combinarían con un registro de la llamada utilizando un software de reconocimiento de voz para armar una transcripción aproximada.

Causa de preocupación

Casi tan pronto como Trump colgó, la noticia de lo que dijo en la llamada comenzó a circular entre los empleados del Consejo de Seguridad Nacional, en particular, su solicitud de que Zelensky investigara a Biden. La petición causó preocupación entre algunos de sus funcionarios de seguridad nacional, quienes discutieron entre ellos si Trump había cruzado una línea.

LEE: Pompeo: ‘Estuve en la llamada telefónica con Trump y el presidente de Ucrania’

Eventualmente, la consternación interna se intensificó. En aproximadamente una semana, el principal abogado de una agencia de inteligencia se contactó con John Eisenberg, el principal abogado del Consejo de Seguridad Nacional, para discutir las preocupaciones planteadas por un oficial de inteligencia a través de un colega sobre una llamada telefónica que Trump había hecho con un líder extranjero, aunque no especificó el país en cuestión.

Eisenberg dijo que tenía una vaga comprensión de las preocupaciones que rodeaban la llamada de Zelensky y que investigaría un poco más, según una persona familiarizada con el asunto.

Aproximadamente al mismo tiempo, el personal del Consejo de Seguridad Nacional estaba finalizando una transcripción de la llamada. Inicialmente, el proceso de transcripción y archivo de la llamada siguió el procedimiento estándar para docenas de llamadas presidenciales anteriores con líderes extranjeros: la transcripción en bruto de la llamada se distribuyó a un pequeño grupo de funcionarios, incluido el asesor de seguridad nacional, el asesor adjunto de seguridad nacional, miembros de la secretaría ejecutiva del Consejo de Seguridad Nacional y abogados de ese Consejo.

A partir de ahí, el director del Consejo de Seguridad Nacional responsable de Ucrania, Vindman, revisó la precisión del documento antes de que el documento llegara a Bolton y su adjunto Charlie Kupperman. En ese punto, el documento normalmente se habría marcado como “acceso limitado” y se compartiría según sea necesario.

Pero unos días después, un abogado del Consejo de Seguridad Nacional, actuando por orden de Eisenberg, su jefe, ordenó a los funcionarios del consejo que trasladaran la transcripción al sistema clasificado de palabras clave, dijo un exfuncionario de la Casa Blanca, a pesar de que no había material clasificado discutido durante la llamada.

MIRA: ¿Cuál es el rol de la familia Biden en Ucrania?

Una persona familiarizada con el asunto dijo que era posible que Eisenberg ordenara la transcripción de la llamada puesta en el sistema de palabras de código después de su llamada inicial con el principal abogado de la CIA para “preservar” el registro, porque se dio cuenta de que podría convertirse en un problema legal. Pero otros familiarizados con el asunto dijeron que la medida se produjo después de que los funcionarios se dieron cuenta de las preocupaciones internas y quisieron evitar que otras personas leyeran el documento.

Los abogados de la Casa Blanca inicialmente creyeron que el contenido de la queja permanecería dentro del poder Ejecutivo y no llegaría al Congreso ni al público. Varias fuentes dijeron que la oficina del abogado de la Casa Blanca mantuvo un control muy estrecho sobre la divulgación inicial del abogado general y la última denuncia de informantes hasta solo unos días antes del lanzamiento público de la queja, cuando quedó claro que llegaría a los legisladores.

Los que se mantuvieron en la oscuridad sobre esos artículos hasta los días previos a su liberación incluyeron a Mulvaney y los asistentes de comunicaciones del presidente.

Y hay pocas señales, al menos inmediatamente después de la llamada, de que el propio presidente estaba al tanto de la lucha que se produjo entre sus subordinados para contener las consecuencias de su conversación. Una hora y media después de que finalizó la llamada, Trump salió de la Casa Blanca junto a su hijo Eric para un evento en el Pentágono, dejando atrás el caos.