CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Investigaciones

Las adolescentes que toman píldoras anticonceptivas dicen llorar con más frecuencia, dormir demasiado y sufrir problemas alimenticios, revela estudio

Por Harmeet Kaur

(CNN) – Las adolescentes que utilizan píldoras anticonceptivas tienen más probabilidades de llorar, dormir demasiado y experimentar problemas de alimentación en comparación a sus pares que no toman dichas píldoras, según reveló un reciente estudio publicado en la revista médica JAMA Psychiatry.

La investigación demostró además que las jóvenes con este método de anticoncepción son más propensas al riesgo de depresión en la edad adulta, independientemente de si continúan con las píldoras al hacerse mayores.

Pero, los investigadores del Brigham and Women’s Hospital, del University Medical Center Groningen y del Leiden University Medical Center buscaron analizar algo más sutil: los síntomas depresivos, que incluyen aumento del llanto, horas de sueño excesivas, sentimientos de inutilidad y pensamientos suicidas.

LEE: La píldora anticonceptiva podría no ser el método más efectivo entre adolescentes

“Los síntomas depresivos son más frecuentes que la depresión clínica y pueden tener un profundo impacto en la calidad de vida”, explicó en un comunicado de prensa la coautora del estudio Hadine Joffe, vicepresidenta de investigación en psiquiatría del Brigham and Women’s Hospital.

“Nuestro estudio es el primero de esta magnitud que profundiza en los síntomas más sutiles del estado de ánimo, los cuales ocurren con mucha más frecuencia que un episodio de depresión, pero que afectan la calidad de vida y son preocupantes para las niñas, las mujeres y sus familias”, añadió.

Para este estudio, los investigadores evaluaron a 1.010 niñas y mujeres durante un período de nueve años utilizando datos de una encuesta en curso en los Países Bajos llamada TRAILS, cuyas siglas traducen Encuesta de seguimiento a las vidas individuales de adolescentes. Evaluaron el uso de píldoras anticonceptivas a los 16, 19, 22 y 25 años.

MIRA: Esta forma de usar anticonceptivos orales puede reducir el riesgo de cáncer de ovarios

“Una de las preocupaciones más comunes que tienen las mujeres cuando comienzan a tomar la píldora, y las adolescentes y sus padres cuando una joven considera empezar con este método de planificación, es sobre los riesgos depresivos inmediatos”, dijo el autor principal Anouk de Wit, un aprendiz de psiquiatría del University Medical Center Groningen.

Los investigadores descubrieron que las niñas de 16 años que tomaban pastillas anticonceptivas reportaron más llanto, más horas de sueño y más problemas alimenticios que aquellas sin la píldora, aunque los síntomas disminuyen una vez alcanzan la edad adulta.

Los investigadores no rechazan el uso de la píldora anticonceptiva

Los autores aclararon que no pueden afirmar definitivamente que las píldoras anticonceptivas causan síntomas depresivos. Las píldoras pueden contribuir a estos efectos, pero también es posible que las niñas comiencen a tomar píldoras anticonceptivas para tratar síntomas que ya están experimentando.

“Debido al diseño del estudio, no podemos asegurar que las píldoras causen cambios de humor, pero tenemos evidencia que sugiere que a veces los cambios de humor precedieron al uso de la pastilla y a veces su uso comenzó antes de que ocurrieran”, indicó Wit.

Los investigadores también resaltan que su estudio únicamente observó a niñas y mujeres en los Países Bajos, una población relativamente homogénea. Un grupo más diverso podría arrojar resultados diferentes.

Los hallazgos no necesariamente significan que las adolescentes deberían evitar las píldoras anticonceptivas, insistieron los autores. Estas pastillas pueden tener todo tipo de beneficios para las niñas, desde prevenir embarazos hasta aliviar los síntomas menstruales. Pero los efectos depresivos podrían hacer que dejen de tomar la píldora y corran el riesgo de embarazos no deseados, o que afecten su calidad de vida. Por esa razón, es importante vigilar esos síntomas, escribieron los autores.