CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

Nancy Pelosi acaba de escribir el nombre de Donald Trump en los libros de historia

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) — Entérate qué sucedió en Washington el jueves por la mañana: la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, prácticamente garantizó que el presidente Donald Trump será el tercer presidente en la historia de Estados Unidos en ser sometido a juicio político por la Cámara.

«Tristemente, pero con confianza y humildad… hoy, le pido a nuestro presidente (de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes) que proceda con los artículos de juicio político«, dijo Pelosi justo después de las 9 a.m. (ET)

Con esas palabras, Pelosi formalizó la probabilidad de un resultado que se había anticipado desde el día anterior este otoño cuando bendijo la investigación de juicio político sobre la conducta de Trump hacia Ucrania. Al anunciar que los artículos formales de juicio político comenzarán a ser redactados por la Comisión Judicial de la Cámara, Pelosi está dando un gran paso hacia el objetivo final esperado de una votación para acusar a Trump. Y dada la mayoría de los demócratas en la Cámara, y la probabilidad de pocas deserciones en la votación, si es que hay alguna, el juicio político ahora es casi una certeza.

Sí, como acabo de señalar, este es un resultado que todos los que sabían algo sobre el funcionamiento de Pelosi (y Washington) esperaban desde hace meses. Pero sigue siendo un hito histórico de gran importancia que, sin importar cómo termine, será uno de los principales momentos (si no el mayor) de la presidencia de Trump.

Hemos tenido 44 presidentes. (Grover Cleveland fue presidente dos veces en términos no consecutivos, por lo que Trump es el presidente número 45.) Solo dos, Andrew Johnson y Bill Clinton, han sido acusados por la Cámara. Suponiendo que el nombre de Trump se agregue a esa lista ignominiosa entre ahora y el final del año, significará que, aun así, menos del 7% de todas las personas que han sido elegidas presidente han sido acusadas mientras estaban en el cargo.

¿Por qué parece que la reacción inmediata pierde ese punto de la historia que se está escribiendo justo en frente de nosotros?

La respuesta, creo, es que nos hemos acostumbrado un poco a todo el proceso de juicio político en las últimas dos décadas. Cuando sucedió con Bill Clinton a fines de la década de 1990, fue algo nuevo (¡Johnson había sido acusado 130 años antes!). Y creo que mucha gente se sorprendió de que aunque Clinton fue acusado por la Cámara, no fue expulsado de su cargo (sí, si prestaste atención, solo el Senado puede hacer eso). Cuando el partido de Clinton ganó a lo grande en las elecciones de mitad de período de 1998, el público reaccionó negativamente a la acusación de la Cámara republicana sobre él, y todo el asunto de la acusación perdió más brillo.

Luego considera lo que sucedió en los 20 años transcurridos entre ese juicio político y este. Un grupo de (en su mayoría) liberales pasó una buena parte de la presidencia de George W. Bush pidiendo su destitución por una amplia variedad de presuntas irregularidades, desde el motivo detrás de la entrada de Estados Unidos en Iraq hasta el cambio climático y viceversa. Luego vino Barack Obama, y los republicanos, de manera similar, exigieron que fuera acusado por, entre otras cosas, la respuesta de su administración a los ataques contra el consulado de Estados Unidos en Benghazi, Libia.

En resumen, hemos sido asediados por amenazas de destitución y conversaciones durante gran parte de las últimas dos décadas. En cierto nivel, el público trata la acusación pendiente de Trump en la Cámara como una especie de escenario del pastorcillo mentiroso. Hay un cansancio y una cautela para involucrarse completamente porque, bueno, hemos recorrido este camino antes.

Si bien esos sentimientos son comprensibles, pasan por alto algunas realidades importantes. Ni Bush ni Obama fueron nunca acusados por la Cámara por su conducta. Ninguno de los dos se acercó a eso. Lo que se acusa a Trump de hacer, usar el poder estadounidense para transmitir sus propios intereses personales y políticos, y la evidencia que sugiere que hizo eso, es mucho más sustancial que cualquier cosa que hayamos visto contra Bush u Obama.

Entonces, da un paso atrás. Haz caso omiso de tu fatiga de juicio político. Y date cuenta de que Pelosi hizo historia el jueves. Trump será procesado. Eso es un asunto enorme.