CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

Misión de la NASA capta un asteroide que expulsa material al espacio

Por Ashley Strickland

(CNN) — La misión OSIRIS-REx de la NASA llegó al asteroide cercano a la Tierra Bennu hace un año y la roca espacial giratoria ha estado llena de sorpresas. Los últimos hallazgos ahora lo clasifican como un asteroide activo con eventos observables que ocurren en la superficie.

OSIRIS-REx y Bennu se encontraron cara a cara el 3 de diciembre del año pasado. OSIRIS-REx ha estado orbitando el asteroide, que está a 112 millones de kilómetros de la Tierra, desde el 31 de diciembre de 2018. Es un asteroide «pila de escombros», una agrupación de rocas unidas por la gravedad en lugar de un solo objeto.

La mayor sorpresa de la misión sucedió solo unos días después, cuando ocurrió una observación inesperada que señaló actividad en Bennu, dijeron los investigadores de la misión. Detectaron columnas de partículas que se expulsaban de la superficie el 6 de enero, seguidas de columnas más pequeñas el 19 de enero y el 19 de febrero.

Antes del acercamiento cercano de la nave espacial hace un año, no podían estar seguros de si había alguna actividad en Bennu. Ahora lo saben con certeza, lo que convierte a Bennu en un asteroide activo que regularmente expulsa material al espacio. Esto no solo es raro, sino que también es la primera vez que los científicos han tenido observaciones de cerca de columnas de partículas en erupción desde la superficie de un asteroide, dijo la NASA.

Particles can be seen releasing from the asteroid.

Pueden verse partículas siendo expulsadas del asteroide.

Las partículas varían desde centímetros de un solo dígito hasta decenas de centímetros de longitud, y algunas de ellas se mueven lentamente mientras que otras avanzan rápidamente a través del espacio interestelar. Algunas vuelven a caer sobre la superficie del asteroide, mientras que otras entran en órbita a su alrededor, como pequeños satélites.

Se expulsaron alrededor de cien partículas durante cada evento en enero y febrero. Los tres eventos ocurrieron en diferentes lugares específicos del asteroide. Y todo sucedió durante lo que podría llamarse el final de la tarde en Bennu. Ninguno de ellos representaba un riesgo para la nave espacial. Los investigadores notaron que no pueden descartar posibles eventos de eyección que ocurrieron antes de que la nave espacial llegara al asteroide en diciembre de 2018.

También observaron partículas persistentes que orbitan alrededor del asteroide, seis de las cuales revisarán en futuras observaciones.

LEE: ¡Es un asteroide! No, es el nuevo planeta enano más pequeño de nuestro sistema solar

«El descubrimiento de columnas de partículas es una de las mayores sorpresas de mi carrera científica», dijo Dante Lauretta, investigador principal de OSIRIS-REx en la Universidad de Arizona, Tucson.

Los asteroides activos generalmente pueden perder masa y expulsar partículas a través de la desintegración causada por rotaciones rápidas inestables o sublimación de hielo, pero ese no fue el caso aquí.

Bennu's surface is covered in boulders.

La superficie de Bennu está cubierta de piedras.

En cambio, creen que las eyecciones son causadas por micrometeoritos que impactan la superficie; la pérdida de moléculas de agua que se encuentran dentro de los minerales hidratados en la superficie; o fractura por estrés térmico de las rocas del asteroide, según un estudio publicado en la revista Science el jueves. Las tres causas podrían funcionar juntas para causar también la expulsión de partículas, dijeron los autores.

Bennu está cubierto de rocas en lugar de las grandes áreas de material de grano fino que los científicos esperaban. Y los instrumentos de OSIRIS-REx han confirmado que los minerales hidratados, incluida la magnetita, son abundantes y generalizados en el asteroide.

La superficie de Bennu experimenta variaciones extremas de temperatura durante su período de rotación retrógrada de 4,3 horas, a veces hasta 100 Kelvin, según el estudio. Cuando se observaron dos de los eventos que ocurrieron en las latitudes medias del asteroide, la temperatura varió de 250 Kelvin a 400 Kelvin. Dado que el tiempo de la tarde es consistente para los tres eventos, los investigadores creen que los cambios de temperatura están causando fractura térmica.

Algunas de las partículas que escapan del asteroide, solo para caer de nuevo sobre él, podrían llegar a la Tierra.

Desde que llegó al asteroide Bennu, OSIRIS-REx ha estado mapeando su superficie para determinar el mejor lugar para recolectar muestras en 2020. Esta será la primera misión de la NASA en volver con muestras recolectadas de un asteroide, y se espera que las muestras lleguen a la Tierra en 2023.

El asteroide está lleno de materiales valiosos que incluso pueden contener pistas sobre cómo comenzó la vida. Los asteroides podrían incluso servir como estaciones de combustible para misiones robóticas y humanas si podemos desbloquear el hidrógeno y el oxígeno dentro de ellos, dijo la NASA.

LEE: La NASA ha encontrado azúcar en meteoritos que se estrellaron contra la Tierra

También es más viejo de lo esperado, tiene entre 100 y 1.000 millones de años, y probablemente se originó en el cinturón de asteroides principal. Bennu probablemente se desprendió de un asteroide más grande en el cinturón entre Marte y Júpiter hace un par de miles de millones de años. Esto lo derribó por el espacio hasta que una órbita cercana a la Tierra lo bloqueó en su lugar.

Bennu es el cuerpo más pequeño que jamás haya sido orbitado por una nave espacial, solo un poco más ancho que la altura del Empire State Building, según la NASA.

La misión, que por sus siglas en inglés significa Orígenes, Interpretación espectral, Identificación de recursos, Explorador del regolito de seguridad, se lanzó en septiembre de 2016 y lleva dos años cerca de Bennu.

La muestra de Bennu podría ayudar a los científicos a comprender no solo más sobre los asteroides que podrían afectar la Tierra, sino también sobre cómo se formaron los planetas y cómo comenzó la vida.

El asteroide podría pasar más cerca de la Tierra que la Luna en 2135, con posibles aproximaciones aún más cercanas en 2175 y 2195. Es poco probable un impacto directo, pero los datos recopilados durante esta misión pueden ayudar a determinar las mejores formas de desviar los asteroides cercanos a la Tierra.