CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Arte

Mitad animales y mitad humanos: las figuras de la pintura rupestre más antigua que se ha descubierto

Por Ashley Strickland

(CNN) – La escena de caza pintada dentro de una cueva que fue descubierta en Indonesia es el arte rupestre más antiguo creado por humanos: tiene 44.000 años.

La pintura en sí es intrigante porque expone a un grupo de figuras que son híbridos mitad animales y mitad humanos, llamados teriántropos. Los teriántropos cazan cerdos verrugosos y búfalos enanos, llamados anoas, con lanzas y cuerdas.

Las figuras abstractas representan una historia, que cambia nuestra visión de la cognición humana temprana, según un estudio publicado este miércoles en la revista Nature. El arte incluso podría revelar los fundamentos de la espiritualidad humana, dada la escena sobrenatural que expresa.

“Para mí, el aspecto más fascinante de nuestra investigación es que el arte rupestre más antiguo de la humanidad tiene por los menos 44.000 años y ya cuenta con todos los componentes clave relacionados a la cognición moderna, [como] huellas de manos, arte figurativo, narración, teriántropos y pensamiento religioso”, explicó Maxime Aubert, autor del estudio y profesor de ciencias arqueológicas en la Universidad Griffith. «Así que debe tener un origen mucho más antiguo, posiblemente en África o poco después de que salimos de África».

Sulawesi, en Indonesia, es el hogar de muchas cuevas intrigantes de piedra caliza donde se han hecho otros descubrimientos. En 2014, el mismo grupo de investigadores encontró aquí una de las huellas de mano perteneciente al arte rupestre más antiguas, que data de hace 40.000 años.

publicidad

“Hay por los menos 242 sitios de arte rupestre conocidos en esta área de Sulawesi y probablemente cientos más esperando ser descubiertos solo en esta parte de la isla”, dijo Aubert. “El resto de esta enorme isla, la undécima más grande del mundo, apenas ha sido explorada en busca de arte rupestre, así que quién sabe qué más está allí. Lo mismo ocurre con el resto de Indonesia: es probable que haya muchos más sitios antiguos de arte escondidos allí”, añadió.

En diciembre de 2017, uno de los integrantes de su equipo estaba investigando una cueva cuando vio otra más arriba del acantilado, realtó Aubert.
«Él se subió a las cuevas usando enredaderas de árboles e inmediatamente vio las pinturas de animales”, añadió Aubert. «Visité el sitio al año siguiente y me sorprendió. Nunca había visto algo así».

Esta imagen muestra la totalidad de la pintura rupestre y su historia.

Estas pinturas rupestres presentaban un fenómeno conocido por los investigadores como «coraloide» o crecimiento mineral que se formó en la parte superior de la pieza de arte. Los investigadores pudieron medir la descomposición radiactiva de elementos como el uranio dentro de los minerales para determinar su edad.

Los detalles de la historia representada en la cueva también sorprendieron a los investigadores. Anteriormente, el arte rupestre más antiguo que se había descubierto apareció en Europa hace 40.000 años, mostrando símbolos abstractos. Hace 35.000 años, el arte se volvió más sofisticado, pintando caballos y otros animales.

Pero las escenas detalladas con una historia y los teriántropos no se habían registrado sino hasta hace 20.000 años. Pero este descubrimiento cambia esa cifra. La pintura “sugiere que no hubo una evolución gradual en el arte paleolítico de lo simple a lo complejo hace unos 35.000 años, al menos no en el sudeste asiático”, señaló Aubert.

«Los cazadores que aparecen en la pintura de arte rupestre son figuras simples similares a los humanos, pero han sido representados con cabezas u otras partes del cuerpo como las de aves, reptiles y distintas especies de fauna endémicas de Sulawesi», señaló Adhi Agus Oktaviana, coautora del estudio y estudiante de doctorado en la Universidad Griffith en Australia, quien ha estudiado arte rupestre en Borneo, Sumatra, Raja Ampat y Misool.

Maxime Aubert y Adam Brumm hicieron parte del equipo que realizó el descubrimiento.

Este descubrimiento destaca la importancia continuada de la investigación sobre los primeros humanos en Indonesia. El año pasado, los investigadores también descubrieron una pintura figurativa de un animal en Borneo que data de hace 40.000 años. Consideran que los orígenes de la pintura rupestre y la evidencia de la evolución cognitiva están aquí.

«Las imágenes de teriántropos también pueden representar la evidencia más temprana de nuestra capacidad para concebir cosas que no existen en el mundo, un concepto básico que sustenta la religión moderna», dijo Adam Brumm, coautor del estudio y profesor asociado del Centro de Investigación para la Evolución Humana de Australia. «Los teriántropos se producen en el folklore o la ficción narrativa de casi todas las sociedades modernas, y son percibidos como dioses, espíritus o seres ancestrales en muchas religiones en todo el mundo», añadió.

La cueva se encontraba en lo alto de un acantilado y era más difícil de alcanzar que otras.

Dado que los teriántropos confrontan dos especies diferentes, los investigadores creen que esto podría ser la representación de un juego, o un método de caza en el que los animales se dirigen fuera de su hábitat hacia los cazadores. Si ese es el caso, eso también hace que la pintura sea el primer registro de la estrategia de caza, según el estudio.

Este arte es más antiguo que el «Hombre león» de Alemania, una figura de un humano con cabeza de león que, con 40.000 años, era hasta ahora la representación más antigua de un teriántropo, dijo Brumm.

“Los primeros indonesios estaban creando arte que pudo expresar el pensamiento espiritual sobre el vínculo especial entre humanos y animales mucho antes de que se hiciera el primer arte en Europa, donde a menudo se supone que las raíces de la cultura religiosa moderna se pueden rastrear”, destacó Brumm.

La investigación ha indicado que los humanos llegaron al sudeste asiático entre 60.000 y 70.000 años atrás, lo que significa que es posible descubrir arte aún más antiguo.

Desafortunadamente, este arte se deteriora a un ritmo que alarma a los investigadores. Ellos quieren grabarlo utilizando la tecnología láser 3D para preservarlo hasta generaciones futuras y al mismo tiempo intentar comprender por qué se degrada tan rápidamente y cómo pueden conservarlo, dijo Aubert.

«El arte rupestre temprano de Sulawesi puede aportar una visión invaluable sobre el surgimiento de la espiritualidad humana y la difusión de las creencias y prácticas artísticas que dieron forma a nuestras mentes modernas», señaló Oktaviana. «Sería una tragedia si estas obras de arte excepcionalmente antiguas desaparecieran en nuestra propia vida, pero está sucediendo. Necesitamos entender por qué este arte rupestre de importancia mundial se está deteriorando… ahora».