CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Este argumento técnico es la nueva línea de ataque (o de defensa) de Trump contra el juicio político

Por Zachary B. Wolf

(CNN) — Todos vimos a la Cámara aprobar los cargos de juicio político contra el presidente Donald Trump. Ahora hay un debate legal muy técnico que puede estar saliendo de control.

La esencia básica es si Trump ya está acusado si la Cámara aún no ha entregado los cargos de juicio político al Senado. Este es un argumento de opinión entre dos profesores de Harvard —si eso te dice cuán técnico es—, pero Trump, maestro de aprovechar los tecnicismos y las minucias para cuestionar algo (recuerda el certificado de nacimiento del presidente Barack Obama) estuvo impulsando la idea en un mitin durante el fin de semana.

“¿Cómo acusas si no tienes crimen?”, dijo Trump. “Incluso si la gente dijera que no hubo delito, de hecho no hay juicio político. Sus propios abogados dijeron que no hay juicio político”.

Los “sus abogados” a los que Trump se refiere son Noah Feldman, el profesor de Harvard que argumentó a favor del juicio político en las audiencias judiciales de la Cámara. Feldman argumentó, en oposición al profesor de Harvard Laurence Tribe, un legendario abogado demócrata que no testificó en las audiencias, que hasta que los cargos se entreguen al Senado, técnicamente no hay juicio político.

¿Es legítimo?

El colaborador de CNN Scott Gerber escribe que podría haber algo en esto si Trump demandara a la Cámara y argumentara que todo el proceso tiene una motivación política.

“Sospecho que muchos observadores creen que la Corte Suprema consideraría cualquier demanda potencial que surja de la decisión de la presidenta de la Cámara Nancy Pelosi de retrasar la entrega de los cargos de acusación como una cuestión política no justiciable o, en otras palabras, con un caso que tiene tanta carga política, los tribunales federales —que generalmente son vistos como la rama apolítica del Estado— no deberían decidir la disputa”, escribió.

Citando un caso anterior en el que los tribunales no interfirieron en la acusación de un juez, Gerber ve una oportunidad para que los tribunales interfieran en la de Trump.

“Si los procesos de destitución ‘arbitrarios’ pueden ser revisados ​​y revocados por la Corte Suprema, también pueden los procesos de destitución partidistas como los que el presidente Trump continúa sometido”, escribe. “Después de todo, ningún miembro republicano de la Cámara votó para destituir al presidente y, a pesar de sus afirmaciones en contrario, tanto la presidenta Pelosi como el profesor Tribe parecen estar motivados por un deseo partidista de debilitar al presidente Trump durante el ciclo electoral 2020”.

Impasse en el Senado

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, no ha transmitido oficialmente los cargos mientras intenta presionar al líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, por concesiones sobre el formato para un juicio en el Senado y si tendrá testigos.

En Twitter, el senador Lindsey Graham, la voz de Trump en el Senado, se refirió a la decisión de Pelosi como un “ultraje constitucional”.

McConnell dijo el lunes que él y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, estaban en un punto muerto al negociar un juicio en el Senado. “No podemos hacer nada hasta que la presidenta envíe los papeles, para que todos disfruten de las vacaciones”, dijo McConnell a “Fox and Friends”.

Eso significa, esencialmente, que él y Pelosi están jugando un juego procesal. Ella no enviará los cargos hasta que él garantice la justicia en el juicio. Él parece no estar dispuesto a negociar sin los cargos. ¡Felices vacaciones!

Mientras tanto, nueva evidencia de Ucrania

Los correos electrónicos recientemente publicados muestran que la suspensión oficial de la ayuda militar a Ucrania ocurrió dentro de los 90 minutos del final de la llamada de Trump con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky el 25 de julio.

Los correos electrónicos fueron divulgados como parte de una demanda de FOIA (la Freedom of Information Act, o Ley por la Libertad de la Información) por el Centro para la Integridad Pública. Es la última información que confirma la versión básica de la historia de que Trump retuvo el dinero para presionar a Zelensky para que investigue tanto a los Biden como a su teoría de la conspiración sobre 2016.

Aunque los correos electrónicos están muy editados, tienen algunos puntos muy importantes:

  • Los funcionarios de la Oficina de Administración y Presupuesto estaban hablando sobre el interés específico de Trump en los fondos de Ucrania el 19 de junio.
  • Retuvieron específicamente la ayuda justo después de la llamada telefónica del 25 de julio.
  • En ese momento se dieron cuenta de que la decisión de retener la ayuda era delicada.
  • Pidieron que la información se “mantuviera confinada”.

Los funcionarios del Pentágono y el Departamento de Estado sabían del deseo de Trump de retener los fondos el 18 de julio, pero la retención oficial se realizó justo después de la llamada. Esto también coincide con el testimonio de Laura Cooper, quien supervisa la política de Eurasia en el Pentágono, de que su oficina recibió consultas tanto del Departamento de Estado como de la Embajada de Ucrania en Washington sobre la ayuda ese día.

¿Importa que no se conozcan todos los hechos?

Vale la pena señalar que a este ritmo, y en parte porque los demócratas presionaron para acusar rápidamente a Trump, aún estaremos conociendo nuevos detalles sobre Trump y Ucrania mucho después de que la porción de juicio político de su presidencia haya terminado.

Dicho esto, ninguna de las nuevas pruebas ha sido exculpatoria (a menos que creas que presionar a Zelensky para dañar a un rival político está totalmente bien) y ninguna de ellas ha desafiado la versión básica.

Pero hay hechos conocidos que los acusadores de la Cámara eligieron no perseguir.

Los tribunales demoran una eternidad: debe tenerse en cuenta que uno de los casos judiciales en los que los demócratas están tratando de obtener el testimonio del ex abogado de la Casa Blanca, Don McGahn, es anterior al escándalo de Ucrania y, al parecer, una decisión sobre si debe presentarse como testigo podría darse después de que se realice el juicio político. La próxima cita en la corte es el 3 de enero.

¿Un segundo juicio político?

En una presentación judicial, el abogado de la Cámara de Representantes, Douglas Letter, refiriéndose al testimonio de McGahn, dijo que mientras se lleva a cabo la acusación, los investigadores deben continuar su trabajo y la investigación de los hechos. Si descubren una nueva mala conducta, dijo, podría ser necesaria una segunda acusación.

“Si el testimonio de McGahn produce nueva evidencia que respalda la conclusión de que el presidente Trump cometió delitos enjuiciables que no están cubiertos por los cargos aprobados por la Cámara, la Comisión procederá en consecuencia, incluso, si es necesario, considerando si recomienda nuevos cargos de juicio político”, dice Letter.

El Departamento de Justicia argumentó que, dado que los cargos de juicio político han sido aprobados, la necesidad del testimonio de McGahn no es tan urgente.

La visión de un demócrata clave del Senado del estado rojo

El senador demócrata Doug Jones de Alabama ganó una elección especial para reemplazar el puesto desocupado por Jeff Sessions cuando se convirtió en el fiscal general de Trump. Él representa un estado que sólidamente apoya a Trump, y es el senador demócrata en el mayor riesgo electoral hacia 2020. También es probable que se enfrente el próximo noviembre contra nada menos que Sessions, que está haciendo campaña por su antiguo trabajo después de ser despedido sin ceremonias por Trump por su inhibición de la investigación de Rusia.

Jones no está en contra de la acusación, pero, incluso después de todos estos meses, quiere ver más. Él dice que puede imaginar explicaciones plausibles para el comportamiento de Trump.

“Estoy tratando de ver si los puntos se conectan”, dijo. “Si ese es el caso, entonces creo que es un asunto serio. Creo que es un asunto enjuiciable. Pero si estos puntos no están conectados y hay otras explicaciones que creo que son consistentes con la inocencia, también iré por ese camino”.

“Sin embargo, lo que realmente quiero ver es llenar los vacíos”, dijo. “Hay lagunas”.