CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Crisis EE.UU. - Irán

Autoridades estadounidenses se preparan mientras Irán promete venganza por el ataque a Soleimani

Por David Shortell, Evan Perez, Brian Fung

(CNN) — Las autoridades estadounidenses aumentan la vigilancia y fortalecen las defensas mientras Irán advierte una «severa venganza» tras el ataque de un avión estadounidense no tripulado el viernes, que dio de baja a Qasem Soleimani, el poderoso comandante de la Fuerza Quds del país.

La gran escalada de EE.UU., realizada en Bagdad a medida que las tensiones en la región estallaron después del asedio respaldado por Irán a la embajada estadounidense en Iraq, inevitablemente ha invitado a represalias iraníes, dicen los expertos, y los funcionarios de seguridad nacional en EE.UU. se están preparando para ataques en múltiples frentes, incluidos puestos de avanzada estadounidenses en el extranjero, objetivos en Estados Unidos y en el ciberespacio.

Los encargados de hacer cumplir la ley dijeron que no hay indicios de un complot activo o inminente dentro de EE.UU., pero la policía local en ciudades de todo el país anunció el viernes que estaban fortaleciendo las patrullas para defenderse de los posibles ataques a raíz de la muerte del líder militar iraní o incluso la activación de posibles redes terroristas sembradas por Irán en Estados Unidos y en todo el mundo.

Mientras tanto, los investigadores antiterroristas del FBI revisan posibles amenazas de los partidarios de Hezbollah, la milicia respaldada por Irán, cuyo amplio alcance se extiende fuera de Oriente Medio a Europa, Sudamérica y EE.UU., según los funcionarios policiales actuales y anteriores de EE.UU.

Los investigadores siguen pistas de investigaciones y redoblan la atención a los sospechosos que ya están en el radar del FBI, para determinar si requieren un escrutinio más profundo, dijo un funcionario estadounidense.

«Irán tiene un alcance mundial a través de sus redes clandestinas y es capaz de realizar operaciones asimétricas contra sus enemigos: terrorismo, guerra de poder, asesinatos y secuestros», dijo Christopher Costa, exdirector principal de lucha contra el terrorismo en el Consejo de Seguridad Nacional bajo la administración Trump, quien ahora dirige el Museo Internacional del Espía en Washington.

Se cree que Hezbolá ha acumulado en secreto escondites de explosivos en Occidente para posibles ataques a objetivos blandos, y los fiscales estadounidenses han presentado cargos contra iraníes y personas vinculadas a Hezbolá que supuestamente estaban reuniendo información de inteligencia en lugares públicos vulnerables en EE.UU.

En 2017, el Departamento de Justicia acusó a dos hombres de apoyar silenciosamente al grupo terrorista durante más de una década mientras vivían vidas discretas en el país.

Sin embargo, una preocupación mayor son las posibles amenazas para los diplomáticos y miembros del servicio de EE.UU., así como para los ciudadanos estadounidenses que viven en Medio Oriente, donde Irán podría organizar un ataque más fácilmente, según un oficial de la ley y expertos en seguridad nacional.

Irán y sus aliados, particularmente Hezbollah, tienen una historia de ataques, incluido el bombardeo de camiones Khobar Towers en Arabia Saudita que mató a miembros del ejército estadounidense en 1996.

Hezbollah y grupos apoyados por Irán también estuvieron detrás de una serie de bombardeos desde principios hasta mediados de la década de 1990, dirigidos a organizaciones judías e instalaciones diplomáticas israelíes en Argentina y otros lugares.

El grupo cuenta con una sólida red de simpatizantes que proporcionan recaudación de fondos y otra asistencia en EE.UU. y otros países.

La preocupación entre las autoridades estadounidenses ha sido que los partidarios de Hezbolá podrían llevar a cabo ataques si las tensiones entre EE.UU. e Irán se acumulan en un conflicto más amplio, dicen los funcionarios policiales actuales y anteriores.

Los altos funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional se reunieron en Washington después de que estallara la noticia del ataque estadounidense para evaluar posibles nuevas amenazas y respuestas de la agencia, que supervisa gran parte de la defensa de los puntos críticos de infraestructura en todo el país, dijo el secretario interino del DHS, Chad Wolf en un comunicado.

Los altos funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) se reunieron en Washington después de que estallara la noticia del ataque estadounidense para evaluar posibles nuevas amenazas y respuestas de la agencia, que supervisa gran parte de la defensa de los puntos críticos de infraestructura en todo el país, dijo el secretario interino del DHS, Chad Wolf, en un comunicado.

Irán ha ampliado constantemente sus capacidades en el ciberespacio, dicen los expertos. Una vez visto como un poder digital de tercer nivel, el país ahora se considera al menos un jugador de segundo nivel, según Adam Segal, director del programa de política digital y ciberespacio del Consejo de Relaciones Exteriores.

Aunque carece del impacto de países como China y Rusia en el espacio, Irán es lo suficientemente capaz de «causar graves daños» a Estados Unidos y sus numerosos objetivos civiles, dijo Peter W. Singer, estratega de la Fundación New America y el autor de un próximo libro sobre ataques a la infraestructura. Y, agregó, Irán no tendrá que molestarse en ocultar sus actividades.

En el pasado, Irán ha mantenido en gran medida sus ofensivas en el ciberespacio limitadas al Medio Oriente. Pero el país ha investigado cada vez más a las naciones occidentales en busca de vulnerabilidades.

En 2015, funcionarios de inteligencia de Estados Unidos dijeron que Irán estaba detrás de un ataque cibernético en 2014 a casinos estadounidenses en parte propiedad del multimillonario Sheldon Adelson. El ataque resultó en el robo de datos de tarjetas de crédito, números de Seguro Social e información de licencia de conducir.

Un año después, en 2016, el gobierno de EE.UU. acusó a 7 iraníes de hackear docenas de bancos estadounidenses en 2012 y 2013, alegando daños por millones de dólares. Los ataques generaron preocupaciones de que gran parte de la infraestructura crítica de Estados Unidos (redes eléctricas, sistemas de agua y más) podría estar en riesgo.

Ahora, los expertos dicen que un ciberataque iraní en represalia por la muerte de Soleimani es una «posibilidad real».

«La gran pregunta es si harán algo simbólico, como los ataques bancarios, o intentarán tanto uno simbólico como otro perjudicial, como lo hicieron con los Sands (casinos)», dijo James Lewis, director del programa de política tecnológica en el Centro para Estudios estratégicos e internacionales.

Mientras Irán planea sus próximos pasos, los expertos advirtieron que es probable que el país actúe lentamente y con la vista puesta en una respuesta a más largo plazo.

«Los iraníes están decididos a no caer en una guerra convencional con Estados Unidos, una que perderán. Quieren participar en una batalla a largo plazo y de bajo grado con Estados Unidos, que creo que pueden ganar» dijo Jon Alterman, director del Programa de Medio Oriente en CSIS.