CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

La memoria del SARS se cierne sobre el coronavirus de Wuhan. Así se comparan los brotes

Por Julia Hollingsworth

Hong Kong (CNN) — El coronavirus de Wuhan ha despertado la alarma en todo el mundo, pero en Asia también ha traído recuerdos de otro mortal virus.

Para muchos, este brote se siente extrañamente similar al de 2003, cuando el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) se extendió por la región, infectando a más de 8.000 personas y matando a 774.

Al igual que el SARS, este último brote es causado por un coronavirus, una familia de virus comunes en los animales que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS).

Pero aunque el coronavirus de Wuhan y el SARS son causados por un virus similar, no son exactamente lo mismo.

Estas son las similitudes y diferencias de los dos.

Origen

Tanto los brotes de SARS como del coronavirus de Wuhan comenzaron en China, y se cree que ambos se originaron en los mercados de animales salvajes.

Los científicos creen que el coronavirus detrás del SARS provino de un reservorio de murciélagos que luego se extendió al gato de civeta —un animal salvaje considerado un manjar en partes del sur de China— y luego a los humanos.

En el caso de este último brote, se remonta al mercado mayorista de mariscos Huanan de Wuhan, donde se venden varios animales salvajes, incluidos perros mapaches y serpientes. Los expertos creen que el coronavirus fue llevado por animales, posiblemente serpientes, y luego se extendió a los humanos, probablemente de nuevo originado en murciélagos.

Después del SARS, China prohibió la matanza y el consumo de gatos de civeta. Esta vez, China ha ido un paso más allá: el 26 de enero, el gobierno anunció que estaba prohibiendo todas las ventas de animales salvajes en todo el país.

Número de infectados

Más de 6.150 personas en todo el mundo han sido infectadas en todo el mundo desde el primer caso confirmado del coronavirus de Wuhan en diciembre.

En comparación, hubo 8.098 casos confirmados de SARS entre noviembre de 2002 y julio de 2003.

El coronavirus de Wuhan ha tardado menos de dos meses en infectar alrededor del 75% del número de infectados por SARS en un período de nueve meses.

En China, el número de casos confirmados del coronavirus de Wuhan ya excedió el número infectado por SARS en 2002 y 2003.

Al menos hasta la fecha se han reportado 6.060 casos en China continental, en comparación con 5.327 casos confirmados de SARS el 16 de agosto, 2003, la última vez que el Ministerio de Salud chino reportó tales datos.

Desde 2003, los viajes nacionales e internacionales chinos han aumentado dramáticamente, lo que puede estar ayudando a propagar la enfermedad más rápido. Según las cifras del gobierno chino, el número de turistas que salen aumentó de 16,6 millones de viajes en 2003 a 149,7 millones en 2018.

Vale la pena señalar que este brote ocurrió en el peor momento del año para China, el Año Nuevo Lunar, cuando millones de personas viajan a sus hogares para ver a su familia.

Según la oficina de cultura y turismo de Wuhan, todavía había 4.096 turistas de Wuhan en el extranjero al 27 de enero.

  • Mira en este video: Esto es todo lo que se sabe sobre el coronavirus de Wihan

Número de muertes

Durante el brote de SARS de 2003, 774 personas murieron. La gran mayoría de las muertes ocurrieron en China continental y en Hong Kong.

Esta vez, 132 personas han muerto por el virus, y hasta ahora, todas han estado en China continental.

Pero lo mejor para tener en cuenta al comparar muertes es la tasa de letalidad: la medida de qué proporción de personas infectadas terminan muriendo.

Actualmente, la tasa de letalidad del virus de Wuhan es de alrededor del 2%, significativamente menor que la tasa de mortalidad de 9,6% del SARS. Este coronavirus también es más pequeño que el síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS), otro tipo de coronavirus, que tiene una tasa de letalidad del 35%.

Pero este cálculo es tan bueno como los números que se informan. Algunos expertos están preocupados de que no podamos tener una imagen precisa del número de infectados en China, ya que ha habido una escasez de kits de prueba.

Identificación del virus

Una de las mayores diferencias entre el SARS y este brote actual es qué tan rápido se informó y qué tan pronto los científicos pudieron identificarlo.

China informó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el nuevo virus el 31 de diciembre de 2019, aproximadamente tres semanas después de que se detectó el primer caso. El virus detrás del brote se identificó el 7 de enero. Esto es tan rápido como cualquier otro país desarrollado habría podido identificarlo, dijo Ian Lipkin, profesor de epidemiología en la Universidad de Columbia que trabajó para contener el SARS en 2003.

Secuenciar el genoma tiene un gran impacto: permite que otros países desarrollen pruebas para detectar el virus desde el principio y lo estudien.

Durante el SARS, China mantuvo la enfermedad en secreto. La enfermedad se informó por primera vez públicamente en febrero de 2003, pero para entonces, cinco personas habían muerto y otras 300 habían enfermado por la enfermedad en la provincia china de Guangdong.

Tampoco fue sino hasta cinco meses después del comienzo del brote de SARS que los científicos estadounidenses y canadienses anunciaron que habían secuenciado el genoma que se cree que es la causa de ese virus. En 2003, las autoridades de salud estaban lidiando con la falta de conocimiento sobre el virus.

Así que esta vez, China ha hecho las cosas de manera diferente. Beijing no solo tenía la habilidad científica para poder identificar el genoma, sino que también informó a otros países al respecto.

Pero todavía ha habido preguntas sobre cuán transparente ha sido China. Todavía hay algunos preocupados de que la magnitud del problema pueda ser mucho peor de lo que las cifras oficiales permiten.

— Laura He de CNN contribuyó a esta historia.