CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

Un estudio dice que los antibióticos comunes están relacionados con un mayor riesgo de defectos congénitos

Por Gisela Crespo

(CNN) — Según un nuevo estudio, tomar algunos antibióticos comunes durante el primer trimestre del embarazo se relacionó con un mayor riesgo de defectos de nacimiento.

El estudio, publicado el miércoles en la revista médica BMJ, encontró un mayor riesgo de defectos de nacimiento en los hijos de mujeres a quienes se les recetaron macrólidos durante los primeros tres meses de embarazo en comparación con las madres a las que se les recetó penicilina.

Los antibióticos macrólidos incluyen eritromicina, claritromicina y azitromicina, y se usan para tratar infecciones, como neumonía, bronquitis y enfermedades urinarias, cutáneas y de transmisión sexual. A menudo se prescriben para pacientes alérgicos a la penicilina. Según el estudio, los macrólidos son uno de los antibióticos recetados con mayor frecuencia en los países occidentales.

65% de los ríos del mundo contienen antibióticos 1:25

El estudio analizó datos de 104.605 niños nacidos en Reino Unido entre 1990 y 2016 y que nacieron de madres a las que se les recetó penicilina o macrólidos. Los investigadores buscaron defectos de nacimiento y trastornos del desarrollo neurológico diagnosticados más adelante en la vida.

El estudio encontró que la prescripción de macrólidos a mujeres embarazadas durante el primer trimestre aumentó el riesgo de malformaciones mayores a 28 de 1.000 nacimientos, en comparación con 18 por 1.000 nacimientos con penicilina. Específicamente, el riesgo de malformaciones cardíacas fue mayor.

El estudio no encontró un vínculo entre la prescripción de macrólidos y los trastornos del desarrollo neurológico. Tampoco hubo riesgo asociado entre defectos de nacimiento y macrólidos prescritos antes de la concepción.

La profesora de University College London, Ruth Gilbert, una de las autoras del estudio, dijo que se trata de un aumento pequeño pero significativo y, según estos hallazgos, las mujeres embarazadas y sus médicos deberían encontrar una alternativa dependiendo del tipo de infección.

Nuevo dispositivo detecta bacterias en minutos 0:51

Gilbert también advirtió sobre los riesgos de no tomar antibióticos en absoluto.

“Si tiene una infección bacteriana, es realmente importante tomar antibióticos porque la infección en sí misma puede ser realmente perjudicial para el bebé nonato”, dijo Gilbert.

El estudio se basa en una serie de análisis de una amplia base de datos de salud de médicos generales en Reino Unido. Gilbert dijo que un conjunto de datos aún mayor podría proporcionar información sobre defectos de nacimiento menos comunes y otros resultados de tomar ciertos antibióticos.

En 2005, Suecia lanzó una advertencia contra el uso de la macrólida eritromicina durante el primer trimestre del embarazo después de que un informe encontró un vínculo entre el medicamento y los defectos cardíacos, según el estudio.

Actualmente, las autoridades reguladoras en Estados Unidos y Reino Unido solo advierten contra el uso de azitromicina y claritromicina en adultos con un alto riesgo de complicaciones cardiovasculares, según los autores del estudio.

Un estudio anterior publicado en el Canadian Medical Association Journal encontró que los antibióticos comunes, incluidos los macrólidos, están relacionados con un mayor riesgo de aborto involuntario cuando se usan al comienzo del embarazo.