CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

60 años después, Fidel Castro podría aparecer en otra elección estadounidense

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — Fidel Castro está de regreso. Desde más allá de la tumba, el ícono socialista que enfrentó al Tío Sam durante 50 años está lanzando su hechizo sobre otra campaña electoral estadounidense.

El puntero en la contienda por la candidatura presidencial demócrata Bernie Sanders, autor de su propia revolución izquierdista más suave, se negó a repudiar completamente los pasados elogios que hizo acerca del líder cubano en una entrevista en el programa «60 minutes» durante el fin de semana. «Nos oponemos a la naturaleza autoritaria de Cuba», dijo Sanders en la entrevista. «Pero es injusto decir que todo es malo, ¿sabes?».

El presidente de Cuba, Fidel Castro, en un discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

Dado el poder histórico de la diáspora cubana, vale la pena ver cómo juega esto en el crucial estado de Florida, definido en 2016 por solo unos 100.000 votos. Varios legisladores del soleado estado demócrata ya se han pronunciado, una señal de cuán políticamente radioactivos podrían ser los comentarios de Sanders. Y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que echo para atrás el acercamiento de la administración Obama con la isla, no dudará en usarlos para pintar al «Loco Bernie» como un socialista de estilo cubano y venezolano que destruiría la economía.

Pero, ¿qué tan poderosa es la carta de Castro en 2020? Los recuerdos de su régimen están retrocediendo entre los votantes estadounidenses y el propio Trump, quien no es ajeno a la hipocresía, tiene un historial mucho más reciente de relacionarse con líderes autoritarios. Es flexible con el presidente de Rusia, Vladimir Putin; no puede dejar de jactarse de su amistad con el chino Xi Jinping y ha confesado haberse «enamorado» de Kim Jong Un de Corea del Norte.

1960: el vicepresidente republicano Richard Nixon (1913-1994) (izquierda) y el senador demócrata John F. Kennedy (1917-1963) participan en un debate televisado durante su campaña presidencial. (Foto de Hulton Archive / Getty Images)

Han pasado 60 años desde que Castro provocó un acalorado intercambio entre Richard Nixon y John Kennedy en uno de los primeros debates televisados de la campaña. Si Trump y Sanders se ven cara a cara en el otoño, los estadounidenses se verán enfrentados al extraño espectáculo de dos candidatos con un problema de dictador. Y El Comandante podría tener una última oportunidad de asomarse a las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

publicidad