CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

El mundo se está uniendo para combatir el coronavirus, ¿puede hacer lo mismo para la crisis climática?

Por Helen Regan

(CNN) — Si bien la pandemia de coronavirus y el cambio climático son cuestiones inherentemente diferentes, comparten dos características importantes: ambas son crisis mundiales que amenazan la vida de millones de personas.

Sin embargo, solo una crisis ha inspirado una acción generalizada y drástica de países de todo el mundo.

Como covid-19, la enfermedad causada por el virus, la propagación, los gobiernos, las empresas y las personas de todo el mundo han emprendido medidas sin precedentes en tiempos de guerra.

Los países han sido clausurados, las escuelas cerradas, los eventos cancelados, las fábricas cerradas, millones de personas deben trabajar desde casa y fondos de emergencia liberados. Ningún costo económico ha sido demasiado grande para detener la propagación de la enfermedad.

El coronavirus está demostrando que es posible hacer cambios dramáticos y sacrificios económicos para salvar vidas.

Durante décadas, los científicos han estado exigiendo que la crisis climática se tome en serio. Pero a pesar de los numerosos acuerdos internacionales, los gobiernos han tardado en tomar medidas para reducir las emisiones de carbono.

«Realmente duele porque muestra que a nivel nacional o internacional, si necesitamos tomar medidas, podemos hacerlo. Entonces, ¿por qué no lo hemos hecho por el clima? Y no con palabras, con acciones reales», dijo Donna Green, profesora asociada en el Centro de Investigación sobre el Cambio Climático de la Universidad de Nueva Gales del Sur.

Las emisiones que atrapan el calor de la actividad humana siguen aumentando, la contaminación del aire sigue estrangulando a las ciudades y el mundo está en camino de calentarse en 3 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales.

Entonces, ¿por qué los gobiernos no han hecho más para proteger a sus ciudadanos del impacto del cambio climático?

El cambio climático es una crisis de salud global

La crisis climática también es una emergencia sanitaria mundial.

La contaminación del aire mata a 7 millones de personas cada año, según la Organización Mundial de la Salud. Un estudio reciente encontró que el aire tóxico acorta la vida en todo el mundo en casi tres años, en promedio. Y la vida de todos los niños nacidos hoy se verá profundamente afectada por el cambio climático, según otro informe.

El nuevo coronavirus, descubierto en China a mediados de diciembre, hasta ahora ha matado a casi 10.000 personas e infectado a más de 236.000 en más de 100 países, según la Universidad Johns Hopkins, que está rastreando casos reportados por la OMS y fuentes adicionales.

El impacto del virus ha sido repentino y dramático.

El costo de la crisis climática es lento y constante, pero no menos mortal.

Parte de la diferencia en la respuesta a las dos crisis es que, para muchas personas, el virus es más una amenaza inmediata y tangible. El virus está infectando a las personas ahora y es la fuente indiscutible de su enfermedad.

«Puedes colocar una partícula del virus en un microscopio y hacer un dibujo, se ve aterrador. Puedes explicar cómo en la ciencia médica puede lidiar con ese virus en particular, desarrollar una vacuna y tomar medidas para responder», indicó Green.

La crisis climática no es un virus. Las enfermedades que causa y los peligros que plantea provienen de un tercero (contaminación, inundación, sequía), lo que brinda a quienes niegan la crisis climática la oportunidad de argumentar que fueron causados ​​por otros factores.

Y para muchas personas que no están en primera línea, la crisis climática se siente como un problema futuro.

«En términos de sus vidas, y al tratarse de una crisis existencial y una amenaza, no creo que se presente tan inmediatamente como una pandemia», dijo Miro Korenha, cofundador de Our Daily Planet, una plataforma de noticias ambientales basada en Washington. «Escuchan que el cambio climático es algo que podría estar en el futuro, tal vez no afectará a su comunidad».

Personal médico con trajes protectores bajaba por una escalera mecánica en el aeropuerto Sheremetyevo de Moscú, el 18 de marzo de 2020. (Crédito: Dimitar Dilkoff/AFP/Getty Images)

Actuando con rapidez

A los países que adoptaron medidas de detección temprana para el coronavirus, asignaron rápidamente recursos médicos y emitieron medidas de distanciamiento social, les fue mejor que a los países que respondieron con más lentitud.

Corea del Sur, por ejemplo, tiene uno de los peores brotes fuera de China, pero se movió rápidamente para realizar pruebas generalizadas, y en las últimas semanas sus casos se han estabilizado.

Existe la preocupación de que otros países, incluidos Estados Unidos y el Reino Unido, estén esperando demasiado para actuar. Un estudio reciente realizado por epidemiólogos del Reino Unido predice que los intentos de frenar, en lugar de detener o suprimir activamente, el nuevo coronavirus podría sobrepasar la cantidad de camas de hospital de cuidados intensivos disponibles y provocar unas 250.000 muertes en el Reino Unido y más de un millón Estados Unidos.

Esa lección de preparación se aplica a la crisis climática.

Los países deben actuar rápidamente para mitigar los futuros escenarios climáticos del peor de los casos, en lugar de esperar a que el desastre alcance su punto máximo antes de actuar.

Pueden hacerlo reduciendo las emisiones, desarrollando tecnología ecológica e implementando políticas climáticas efectivas.

Sabemos lo que se debe hacer, tanto para detener la propagación del coronavirus como para combatir el cambio climático, pero muchos países que producen la mayor cantidad de gases que atrapan el calor están esperando hasta que sea demasiado tarde.

Al igual que en algunos lugares, las personas han tardado en adoptar el distanciamiento social que los médicos aconsejan para combatir la propagación del virus, no hay suficientes países, especialmente aquellos que producen la mayor cantidad de gases que atrapan el calor, que están tomando medidas significativas para reducir las emisiones.

Tenemos las herramientas

Una de las consecuencias no deseadas de las medidas drásticas impuestas por China durante el brote de coronavirus fue una fuerte caída en las emisiones.

Los niveles de contaminantes del aire de China cayeron en un 20-30% en febrero como resultado de las restricciones a la industria y el tráfico, según el Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copérnico.

Italia, que tiene el mayor brote fuera de China, y ha implementado cierres generalizados, también ha visto una gran disminución en la contaminación del aire, específicamente las emisiones de dióxido de nitrógeno, según la Agencia Espacial Europea.

Las prohibiciones de viaje han interrumpido los vuelos y eliminado la capacidad de viajar, un gran contribuyente a las emisiones de gases tipo invernadero. Y trabajar desde casa demuestra que no todos necesitan ir a la oficina.

Sin embargo, la mayoría está de acuerdo en que cerrar repentinamente todas las fábricas y prohibir los automóviles en las carreteras no es una forma sostenible de abordar el cambio climático. Los gobiernos han expresado su preocupación por el impacto de los cierres y las restricciones de movimiento en sus economías, y el martes, la agencia de calificación crediticia S&P Global dijo que el virus ha sumido al mundo en una recesión global.

Pero los científicos del clima dicen que adaptarse al cambio climático no requiere cierres radicales: la tecnología necesaria para reducir las emisiones ya existe. Las fuentes de energía renovables son una alternativa rentable a los combustibles fósiles, y hacer el cambio tiene sentido económico.

«Es absolutamente posible transformar por completo nuestro país y las economías mundiales de una manera sostenible, de manera que mitigue el riesgo», aseguró Green.

Volviéndose político

Entonces, si tenemos las herramientas, ¿qué detiene la acción?

Los científicos dicen que la política juega un papel importante en la toma de decisiones.

Desde que el presidente Donald Trump llegó al poder, en 2016, por ejemplo, su administración ha eliminado las regulaciones climáticas diseñadas para limitar el calentamiento global. Prometió abandonar el histórico acuerdo climático de París, flexibilizar las restricciones a las emisiones de las centrales eléctricas, debilitar los estándares de la economía de combustibles para la industria automotriz y abrir grandes extensiones de tierra protegida para la minería y el desarrollo de petróleo y gas.

Su administración ha eliminado las referencias al cambio climático, las energías renovables y temas similares en sitios web de todo el Gobierno federal. También hay un poderoso lobby de combustibles fósiles en Estados Unidos.

LEE: “Crónicas de impacto” revive desastres naturales y tragedias que han dejado huella

Esta ignorancia o negación de la ciencia está obstaculizando la respuesta tanto a la crisis climática como al coronavirus.

En Estados Unidos, Trump y los funcionarios de su administración han estado en desacuerdo con lo que dicen los expertos en salud sobre el virus. Trump afirmó que la tasa de mortalidad por coronavirus es inferior al 3,4% debido a una «corazonada», lo que socava las cifras de la Organización Mundial de la Salud. Indicó que la cantidad de casos de coronavirus en EE.UU. «bajaría considerablemente, no aumentaría», cuando los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. dijeron que esperaban más casos. Y un experto en salud contradijo al presidente cuando aseguró que una vacuna estaría lista en unos pocos meses; en realidad, una vacuna podría tardar un año o más en desarrollarse.

«Si el presidente puede decir algo que es contrario a lo que dicen los principales científicos del Gobierno, es una situación realmente difícil y peligrosa», comentó Korenha de Our Daily Planet. «El verdadero peligro aquí es que la gente deje de confiar en la información [de] los científicos del Gobierno».

LEE: Coronavirus 19 de marzo, minuto a minuto: China, por primera vez, no reportó nuevas infecciones locales; Italia registra más de 41.000 muertes

La necesidad de transparencia gubernamental y de información pública fácilmente disponible es vital para detener el coronavirus en los países desbordados.

Los medios también juegan un papel importante para asegurarse de que el público obtenga la información que necesita de una manera que entienda.

La pandemia de coronavirus se ha apoderado las noticias 24 horas al día, con la transmisión de medios casi sin parar en muchos países. Los espectadores y lectores tienen hambre de información actualizada sobre el coronavirus para tomar decisiones informadas sobre sus vidas.

LEE: Una ‘prueba trágica’ de cómo el cambio climático podría afectar a los más pobres del mundo

Sin embargo, la demanda de información sobre el cambio climático no ha sido tan urgente y los grandes titulares climáticos no han obtenido una cobertura continua similar. Un estudio realizado por Media Matters descubrió que las principales redes de transmisión de EE.UU. emitieron solo 238 minutos de cobertura climática el año pasado, lo que representa solo el 0,7% de la producción total.

«Si el clima incluso tuviera una décima parte de la cobertura (de coronavirus), ¿cómo podría cambiar eso la percepción pública, cómo las personas podrían darse cuenta de que esto es una amenaza para ellos?», cuestina Korenha.

Girando hacia el futuro

El coronavirus ha sido una prueba de estrés para países de todo el mundo, que ha ejercido una presión devastadora sobre las economías y los sistemas de salud.

Las aerolíneas están perdiendo miles de millones de dólares, miles podrían perder sus empleos, una recesión global está a la vuelta de la esquina y el aislamiento social está cambiando la vida cotidiana.

Pero esto no durará para siempre. Las medidas de emergencia son a corto plazo, hasta que se controlen los brotes o se desarrolle una vacuna.

La lucha contra la crisis climática es un problema a largo plazo que requiere repensar completamente muchas de nuestras industrias y formas de vida. Pero el no responder conducirá a una alternativa mucho peor.

La crisis climática perturbará seriamente las economías, reducirá la seguridad alimentaria y ejercerá una mayor presión sobre los servicios de salud, ya que un mundo más cálido significa más enfermedades, hambrunas, muertes por desastres naturales y contaminación, así como problemas de salud mental.

El coronavirus ha demostrado que para evitar los peores impactos de una crisis global, los líderes mundiales deben unirse para hacer un cambio audaz. Eso significa promulgar políticas, invertir en tecnología verde innovadora, cambiar a energía limpia y lograr que el público cambie sus hábitos diarios.

El mundo ha recibido una prueba en gestión de crisis global. No debería desperdiciarlo.

Andrew Kann de CNN contribuyó con este informe.