CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

OPINIÓN | La salud pública no requiere tiranía

Por Frida Ghitis

Nota del editor: Frida Ghitis, exproductora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora frecuente de opinión de CNN, columnista colaboradora de The Washington Post y columnista de World Politics Review. Síguela en Twitter @fridaghitis. Las opiniones expresadas en este comentario son las del autor. Leer más opinión en CNNe.com/opinión.

(CNN) — A medida que las personas en todas partes luchan por contener la propagación del nuevo coronavirus, una pandemia que se parece mucho al punto de partida de una nueva era, se está desarrollando otra competencia sobre qué sistema político es más adecuado para abordar el problema, y cuál saldrá victorioso en sus secuelas.

¿La pandemia prueba que el autoritarismo es mejor? ¿Puede la democracia manejar el desafío? Las preguntas se encuentran en el corazón de una campaña de mensajes que inunda silenciosamente el mundo, un esfuerzo concertado para retratar la democracia como un sistema inferior.

La batalla de propaganda emana de China, donde el régimen gobernante parece decidido a aprovechar la pandemia para defender y promover su sistema de gobierno y elevar su posición global cuando la crisis haya terminado.

Una abundante cobertura de los medios internacionales sobre los problemas con la respuesta de Estados Unidos ha impulsado el esfuerzo de propaganda de Beijing. No hay duda de que EE.UU. ha cometido muchos errores graves, algo que los medios controlados por el gobierno de China discuten ampliamente, sin importar que los periodistas chinos hayan desaparecido misteriosamente cuando intentan informar de manera independiente en su propio país.

Con un júbilo apenas disimulado, las publicaciones oficiales de China enumeran las fallas no solo de los esfuerzos de control del coronavirus de EE.UU., sino del sistema de gobierno estadounidense, argumentando que el racismo, la desigualdad y las divisiones políticas en Estados Unidos han obstaculizado inevitablemente la respuesta.

“La verdad es que”, afirmó el Global Times de Beijing, “el sistema estadounidense no es tan eficiente como el sistema chino”.

También aprovechan la oportunidad para menospreciar las críticas occidentales al horrible historial de derechos humanos de China.

Impulsando su campaña, China ha estado enviando vuelos con cargas de ayuda a los países afectados, publicitando ampliamente el esfuerzo y buscando emerger como la superpotencia grande, eficiente y magnánima mientras intenta fortalecer los lazos con los aliados de EE.UU., cuyas relaciones con Washington se han vuelto tensas bajo la administración actual.

Hasta ahora, con el occidente democrático consumido por la lucha contra covid-19, Beijing ha tenido el campo principalmente para sí mismo, avanzando con su narrativa fabricada de que China está simplemente en un nivel diferente y más alto en lo que respecta al control de epidemias.

Pero, ¿las dictaduras son por naturaleza mejores para enfrentar las pandemias?

La respuesta simplemente es no. Si bien es cierto que a las autocracias les resulta más fácil imponer medidas draconianas a grandes poblaciones, también es innegable que las sociedades abiertas son mejores para prevenir la aparición de pandemias.

Al encubrir la magnitud del brote en Wuhan desde el principio, las prácticas represivas de China, de hecho, permitieron que un nuevo coronavirus se arraigara en una ciudad, y luego en una provincia, y finalmente se extendiera tan rápido que ahora infecta a casi todos los países en la tierra. Como se ha documentado a fondo, los científicos chinos que dieron la alarma sobre el nuevo agente patógeno que infecta a pacientes en Wuhan fueron detenidos, acosados y silenciados.

Los laboratorios que identificaron el virus recibieron la orden de “detener las pruebas, destruir muestras y suprimir las noticias“, según medios de comunicación chinos independientes. Se suponía que las noticias al público eran buenas; cualquier cosa que pudiera dañar al régimen y su imagen era inaceptable. Cuando el Dr. Li Wenliang trató de correr la voz, fue detenido por difundir rumores. Murió de covid-19 el mes pasado.

No es coincidencia que algunos de los errores más graves en la respuesta de Estados Unidos fueron precisamente el resultado de instintos autoritarios en juego, esfuerzos para suprimir la verdad y manipular el mensaje. Cuando el presidente Donald Trump pasó meses diciéndoles a los estadounidenses que no había nada de qué preocuparse, posiblemente permitió que el virus se propagara más libremente en la población, empeorando la crisis. El epidemiólogo que ayudó a acabar con la viruela, Larry Brilliant, calificó las mentiras de Trump como “el acto más irresponsable de un funcionario electo que he presenciado en mi vida”.

¿Eso significa que las democracias son incapaces de prevenir pandemias? Por supuesto que no. Significa que las democracias necesitan elegir líderes competentes y confiables.

Eso no quiere decir que una vez que se propaga una pandemia, los tiranos tienen una mano más fácil imponiendo medidas estrictas. Una vez que China reconoció la crisis, lanzó una campaña dura para aislar y restringir el movimiento, con algunos residentes obligados a entrar en centros de cuarentena e informes de prácticas coercitivas por parte de las autoridades.

El método parece haber funcionado. Las nuevas infecciones allí, por el momento, se han reducido lentamente, según Beijing.

Pero las democracias también han tenido éxito. Países como Corea del Sur y Taiwán también han reducido drásticamente el número de casos con prácticas de control de epidemias de clase mundial, sin violaciones severas de las libertades humanas, o incluso una fuerte reducción en la actividad económica.

A medida que se extiende el contagio, la imposición de restricciones a las libertades civiles crea dilemas desgarradores para las sociedades abiertas. Ese es un dilema que las dictaduras no enfrentan.

Equilibrar el bien público y las libertades individuales es una lucha constante para las sociedades democráticas. Durante una pandemia, el bien público pesa mucho más. Las pandemias también exigen un papel más activo para las autoridades, para el gobierno. En las autocracias, eso solo ayuda a los déspotas a apretar su puño. En las democracias, eso crea fricción, ansiedad y retroceso para proteger la libertad y la democracia.

Un ejemplo de ello es Israel, cuyo gobierno fue uno de los primeros en imponer medidas que ahora se han convertido en un lugar común en todo el mundo, prohibiendo viajar a países con altas tasas de infección y poniendo en cuarentena a los visitantes extranjeros, por ejemplo. Pero el primer ministro Benjamin Netanyahu, quien insiste en que está actuando solo para salvaguardar al público, está siendo acusado de usar la crisis para protegerse de sus cuantiosos problemas legales y en proceso de poner en riesgo la democracia de Israel.

Las democracias tienen el desafío de proteger sus valores mientras luchan contra la pandemia. Intentan confiar en un enfoque ascendente de las restricciones sociales, con la esperanza de que el público responda porque comprende el riesgo, no porque los ejecutores siniestros no les den otra opción.

Es por eso que los funcionarios públicos deben explicar los hechos, llana y claramente, sin endulzar o enviar mensajes mixtos para que el público confíe en ellos y preste atención a los consejos de los expertos. De lo contrario, el sistema no funcionará. De lo contrario, las restricciones requerirán coerción, como lo hacen en las dictaduras.

Los autócratas desean que el mundo piense que covid-19 ofrece pruebas de que el mejor sistema es el suyo, el sistema del futuro. Tienen un caso débil, y debe ser refutado con fuerza. La salud pública no requiere tiranía.

Para combatir una pandemia de manera efectiva, las democracias deben actuar como democracias, con apertura y veracidad. Después de todo, derrotar al virus es una batalla de la gente, para la gente.