CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Armas

Donald Trump confirma que EE.UU. se retira de otro importante tratado de armas, el Tratado de Cielos Abiertos

Por Nicole Gaouette, Ryan Browne, Vivian Salama

Washington (CNN) — El presidente Donald Trump confirmó que Estados Unidos saldrá del Tratado de Cielos Abiertos, un pacto diseñado para reducir el riesgo de errores de cálculo militares que podrían conducir a la guerra, y dijo que las acciones de Rusia lo llevaron a tomar la decisión.

«Rusia no se adhirió al tratado, así que hasta que se adhieran, nos retiraremos», dijo Trump a periodistas afuera de la Casa Blanca, el jueves.

El presidente predijo que la retirada de Estados Unidos obligaría a Moscú a volver a la mesa. «Existe la posibilidad de que hagamos un nuevo acuerdo o hagamos algo para volver a armar ese acuerdo», dijo Trump. «Creo que lo que va a pasar es que nos vamos a retirar y que van a volver y quieran llegar a un acuerdo».

Trump también negó que el retiro aumentaría las tensiones con Rusia. «No, creo que vamos a tener una muy buena relación con Rusia», dijo el presidente.

El tratado de 1992 permite a los países miembros realizar vuelos de reconocimiento de corto plazo, desarmados, sobre los otros países para recopilar datos sobre sus fuerzas y actividades militares. Es el último tratado importante sobre control de armas que Estados Unidos abandonará bajo la administración de Trump.

El portavoz del Pentágono, Jonathan Hoffman, dijo que la administración de Trump está «comprometida con nuestras obligaciones convencionales, pero en esta era de gran competencia de poder, estamos buscando abogar por acuerdos que beneficien a todas las partes y que incluyan socios que cumplan de manera responsable con sus obligaciones».

El Tratado de Cielos Abiertos es parte de una amplia red de acuerdos de control de armas destinados a garantizar la estabilidad y la previsibilidad en el continente europeo y reducir el riesgo de malentendidos que podrían llevar a entrar en conflicto al garantizar la transparencia.

Grupos bipartidistas de exfuncionarios de seguridad nacional reaccionaron con consternación ante la noticia de que Estados Unidos se retirará, diciendo que reducirá el liderazgo de Estados Unidos en el mundo, le dará a Rusia una victoria y socavará la seguridad estadounidense y global.

LEE: Aviones militares estadounidenses y canadienses interceptan aeronaves de reconocimiento rusos frente a Alaska

«Esto es una locura»

«Esto es una locura», tuiteó el general Michael Hayden, el general retirado de cuatro estrellas que se desempeñó como director de la Agencia de Seguridad Nacional, ex subdirector principal de Inteligencia Nacional y director de la CIA en épocas del presidente George W. Bush.

The New York Times fue el primero en informar que se llegó a una decisión final.

Los aliados europeos, que han presionado para que Estados Unidos permanezca en el tratado, lo ven como una parte central de su infraestructura de seguridad y la decisión de Estados Unidos de retirarse probablemente contribuirá a la tensión en las relaciones transatlánticas, dicen los analistas.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo en una declaración de casi 1.000 palabras, para explicar la decisión, que Estados Unidos entiende que los europeos todavía valoran el tratado.

«Si no fuera por el valor que otorgan al OST (por sus siglas en inglés), probablemente habríamos salido hace mucho tiempo. Sin embargo, no estamos dispuestos a perpetuar los problemas actuales del Tratado de amenaza y desconfianza, generados por Rusia simplemente para mantener una fachada vacía de cooperación con Moscú».

Pompeo dijo que Estados Unidos saldría completamente del tratado en seis meses, y agregó que «sin embargo, podemos reconsiderar nuestra retirada si Rusia vuelve a cumplir plenamente el Tratado».

Christopher Ford, subsecretario de Seguridad Internacional y no Proliferación, no describió los puntos de referencia que los rusos tendrían que cumplir antes de que Estados Unidos los considerara nuevamente en cumplimiento.

«Ese es un patrón de hecho con el que tendremos que lidiar cuando lo encontremos», dijo en una llamada con periodistas.

El presidente, y muchos funcionarios de su administración, están presionando para desarrollar nuevas armas nucleares, incluso cuando insisten en que no están comenzando una nueva carrera armamentista con Rusia. Al mismo tiempo, han criticado la idea de que Estados Unidos debería estar obligado por los acuerdos internacionales. Pero analistas y exfuncionarios dicen que descartar otro acuerdo podría profundizar la inestabilidad global.

El secretario de Estado del expresidente Ronald Reagan, George Shultz, el secretario de Defensa del expresidente George HW Bush, William Perry, y el exsenador demócrata Sam Nunn, quien junto con Henry Kissinger formaron el Proyecto de Seguridad Nuclear, escribieron a la administración, en marzo, para instarla a mantener el Tratado de Cielos Abiertos.

En una carta al secretario de Defensa, Mark Esper, Pompeo, Trump y al Asesor de Seguridad Nacional, Robert O’Brien, escribieron que «en un momento en que aumentan las tensiones con Moscú, el Tratado de Cielos Abiertos sirve como una herramienta muy útil para que Estados Unidos y nuestros aliados monitoren las actividades militares rusas. La retirada unilateral de Estados Unidos de los Cielos Abiertos socavaría a los aliados y amigos estadounidenses en Europa».

La administración de Trump ya se retiró de un Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio y estableció las condiciones para renovar el último pacto de armas nucleares restante con Rusia, el NUEVO Tratado START, que expertos y analistas dicen que garantiza que no será extendido.

El Tratado de Cielos Abiertos es parte de «un conjunto de documentos de refuerzo que crean estabilidad y previsibilidad en Europa y sus alrededores», dijo Jon Wolfsthal, director del Grupo de Crisis Nuclear de Global Zero. «Trump y sus asesores han estado destruyendo sistemáticamente esos acuerdos en parte debido al incumplimiento de Rusia, pero cuando se mira el enfoque de Trump, es ‘derribarlo y no poner nada en su lugar y, a veces, dificultar a las personas que pongan cualquier otra cosa en su lugar».

«Esto se trata del descuido general de una herramienta comprobada para asegurar los intereses estadounidenses y aliados», dijo Wolfsthal.

Estados Unidos ha acusado a Rusia de no cumplir con el tratado. A principios de marzo, Jim Gilmore, el embajador de Estados Unidos en la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), dijo que la administración buscaba «reciprocidad» de Moscú sobre el acuerdo.

«Creemos que debemos responsabilizar estrictamente a los rusos sobre el Tratado de Cielos Abiertos», dijo. «La política del presidente es que en todos los tratados debe haber reciprocidad. Si nos vamos a adherir estrictamente a estos, a nuestras obligaciones convencionales, esperamos que los rusos cumplan estrictamente con sus obligaciones contractuales».

El jueves, el portavoz del Pentágono, Hoffman, reiteró las acusaciones estadounidenses de que Moscú ha impuesto restricciones a vuelo cerca de su enclave de Kaliningrado, un área entre Polonia y Lituania donde el Ejército ruso mantiene una presencia sólida. También acusó a Rusia de negar vuelos «a menos de 10 kilómetros de la frontera entre Georgia y Rusia, y negar un vuelo sobre ejercicios militares importantes, el año pasado, que impidió por completo la imagen de la actividad de ejercicio militar que estaba programada y aprobada anteriormente».

«Rusia viola flagrante y continuamente sus obligaciones delo Tratado de Cielos Abiertos e implementa el tratado de manera que contribuye a las amenazas militares contra Estados Unidos y nuestros aliados y socios», dijo Hoffman a los periodistas.

Incumplimiento ruso

Daryl Kimball, director ejecutivo de la Asociación de Control de Armas, dijo que la disputa sobre los sobrevuelos cerca de Kaliningrado no justifica el abandono del acuerdo.

«Las preocupaciones sobre el cumplimiento ruso del acuerdo, aunque serias, pueden resolverse, pertenecen a disputas políticas entre Rusia y algunos de sus vecinos, y no alcanzan el nivel de una violación material que merecería la retirada de Estados Unidos del tratado», dijo Kimball.

Señaló que a pesar de que Rusia ha impuesto un límite de vuelo de 500 kilómetros sobre Kaliningrado, en contravención del tratado, «un vuelo del tratado de Estonia, Lituania y Estados Unidos, en febrero, sobre Kaliningrado voló por más de 500 kilómetros por primera vez desde que Moscú impuso el sublímite en 2014, según un informe del 8 de abril en el periódico ruso Kommersant».

Según el Departamento de Estado, el tratado «está diseñado para mejorar la comprensión y la confianza mutuas al dar a todos los participantes, independientemente de su tamaño, un papel directo en la recopilación de información a través de imágenes aéreas sobre las fuerzas militares y las actividades que les interesan».

Los miembros del tratado que sobrevuelan a otros países en el pacto deben primero dejar inspeccionar a fondo sus aviones, explican analistas y expertos. Por ejemplo, los aviones rusos que vuelan sobre Estados Unidos deben ser examinados por estadounidenses, agencias de inteligencia estadounidenses y otros miembros del tratado.

Los inspectores estadounidenses toman fotografías del avión, sellan sus compartimientos y luego sellan el avión en sí y le ponen etiquetas, de modo que ninguno de los equipos técnicos utilizados para fotografiar pueda ser alterado.

Una vez que un avión está certificado por los inspectores, solo entonces se le permite volar. Después de su vuelo, toda la información y las fotografías reunidas por ese avión deben compartirse con todos los demás miembros del tratado para garantizar la transparencia. «En cada caso, cuando Rusia vuela sobre nosotros, obtenemos esa información», dijo Wolfsthal.

Las fotografías solo se pueden tomar a un número determinado de píxeles por pulgada cuadrada «para garantizar que no se puedan expandir, que no se puedan acercar más», dijo Wolfsthal.

Trump firmó un documento que indicaba su intención de retirarse, el año pasado, según personas familiarizadas con la decisión.

MIRA: ¿Debilita Putin la imagen de la democracia estadounidense?

Las naciones europeas, incluida Ucrania, han presionado para preservar el tratado, viéndolo como parte integral de su seguridad nacional. Algunos analistas dicen que el tratado, que fue diseñado para aumentar la confianza de que los países no están planeando un ataque, fue un factor determinante en la decisión rusa de invadir Ucrania con una fuerza militar más pequeña que sería menos notable desde el aire.

Las naciones europeas dicen que cualquier disputa sobre el cumplimiento de Rusia debe abordarse mediante negociaciones. El exasesor de Seguridad Nacional de Trump, John Bolton, escéptico desde hace mucho tiempo de los acuerdos de control de armas, y sus aliados dentro de la administración han cuestionado las afirmaciones de cumplimiento de Rusia. Antes de dejar su puesto, instó a Trump a firmar el documento que indicara la intención de Estados Unidos de retirarse, dijeron dos de los funcionarios estadounidenses.

Maegan Vázquez, Jennifer Hansler y Jamie Crawford de CNN contribuyeron a este informe.