CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Racismo

OPINIÓN | ¿Cómo me aseguro de no criar a la próxima Amy Cooper?

Por Jennifer Harvey

Nota del editor: Jennifer Harvey, autora de “Raising White Kids: Bringing Up Children in a Racially Unjust America”, es profesora de religión en la Drake University en Des Moines, Iowa. Las opiniones expresadas aquí son suyas. Ver más artículos de opinión en CNNe.com/opinion.

(CNN) — Es fácil para los blancos alejarse de Amy Cooper una vez que tenemos un asiento de primera fila cuando su voz llena de ira se vuelve temblorosa y frágil cuando el operador del 911 contesta.

Incluso podría ser fácil reconocer el potencial mortal de su ofensiva racista cuando el mismo ciclo de noticias de 24 horas trae imágenes de un policía de Minneapolis arrodillado sobre el cuello de George Floyd mientras él está boca abajo, esposado y suplicando por un respiro en video que dura nueve minutos horribles y luego muere.

Lo que nos puede resultar difícil es saber qué hacer para asegurarnos de no criar a la Amy Cooper del mañana.

Escribo eso con algo de inquietud. Llamarlo difícil puede desconcertar a las personas negras, la mayoría de las cuales comenzó a aprender desde muy temprana edad sobre las duras realidades del racismo y las estrategias para responder a él por parte de padres y ancianos, personas que intentan asegurar su supervivencia en una nación repleta de Amy Coopers y cosas peores. Y seguramente es una fuente de indignación debido a las apuestas de vida o muerte para los negros.

El silencio blanco es una declaración sobre la raza

Pero la realidad es, en parte, difícil porque este es un problema generacional. La mayoría de los padres blancos de hoy surgieron en familias en las que el silencio blanco (en el mejor de los casos) era una norma generalizada en nuestra socialización. Estos mismos padres ahora están transmitiendo tal silencio a nuestros hijos, a su vez.

El silencio blanco es una especie de discurso racial, por supuesto, en una nación que es a la vez muy diversa, profundamente segregada y estructuralmente organizada como una jerarquía racial blanca.

Y el silencio tiene muchas formas.

A veces suena como “todos son iguales”. A veces los padres blancos les decimos a nuestros hijos: “que no te importe el color”. A veces incluso decimos: “¡celebra la diversidad!” (Decimos esto sin darnos cuenta de que esperamos que los niños sean mágicamente inmunes a las mismas tensiones inducidas por el racismo que se interponen en el camino de los adultos blancos que navegan con éxito la diversidad y mantienen las relaciones interraciales).

A algunos de los indignados por lo sucedido en el Central Park les gustaría hacer de este un problema liberal versus conservador. Es más fácil señalar a los racistas allí, suponiendo que el racismo aparece en las vidas de los blancos debido a unas pocas manzanas maliciosas y malas. Seguramente nuestros hijos saldrán bien.

Enseñar explícitamente sobre el racismo

Pero algo insidioso sucede cuando las familias blancas no participan en una crianza con conciencia racial y comprometida con los antirracistas: la cultura racista en la que todas nuestras vidas están incrustadas enseña a los jóvenes blancos todo lo que necesitan saber en nuestro lugar.

Cuando no rompemos el silencio blanco con una enseñanza continua y explícita sobre raza y racismo, y modelos activos y persistentes de antirracismo, terminamos criando a los Amy Coopers de la próxima generación.

El antirracismo nunca aparece accidentalmente.

Ijeoma Oluo e Ibram X. Kendi han escrito con tanta elocuencia que no existe el no racismo en un mundo de racismo.

Entonces, los padres blancos tenemos dos opciones: aceptar el flujo de silencio blanco que permite el racismo o decidimos enfrentarlo.

Tomamos esta decisión incluso ante la dura verdad de que, para la mayoría de nosotros, pocos o ninguna persona blanca en nuestras vidas nos han enseñado y guiado sobre la raza. Ciertamente, ninguna generación blanca anterior transmitió el tipo de lecciones que las generaciones negras anteriores transmitieron a sus jóvenes sobre la raza. Y a pesar de eso, debemos enseñar esas lecciones a nuestros hijos.

Podemos aprender a elegir el antirracismo.

¿Saben nuestros hijos que no solo está bien notar diferencias raciales, sino que es algo bueno e importante? Tenemos que mostrarles a nuestros hijos que estas son conversaciones que queremos tener con ellos, de lo contrario, los niños blancos aprenden que hablar de raza es un tabú.

¿Qué sucede en nuestra mesa cuando un miembro de la familia dice algo racista?

Nuestros hijos escucharán nuestro silencio

Cuando nos quedamos callados, diciéndonos a nosotros mismos la improbabilidad de cambiar la mente del tío Joe significa que la desaprobación silenciosa es mejor que el compromiso, olvidamos que el tío Joe no es nuestra audiencia más importante.

Nuestro silencio enseña a nuestros hijos que la mejor respuesta al racismo es evitar los ojos y evitar conflictos a toda costa. Si queremos criar niños antirracistas, debemos involucrarnos, incluso cuando no sabemos cómo resultará. Y hablar sobre cómo sucedió con nuestros hijos puede ser una forma de aprendizaje antirracista.

Sabemos que las familias negras tienen “la charla”. No tienen la opción de guardar silencio; para ellos puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

¿Hemos desarrollado una versión paralela para nuestros hijos? Podríamos. Pero si no lo hacemos, no deberíamos sorprendernos cuando nuestros hijos no estén equipados para solidarizarse con el mismo joven negro con el que les decimos que deberían ser amigos y jugar en la escuela.

Nunca es demasiado temprano para hablar de raza

A todos los padres blancos que leen: ¿Le has mostrado a tu hijo blanco ese video del Central Park? La gente negra sabe, y estudio tras estudio tras estudio lo respalda, que no hay nada tan temprano cuando se trata de hablar con nuestros hijos sobre la raza y el racismo. Y no podemos llegar a la parte del antirracismo si no interrumpimos los patrones de silencio blanco y hablamos sobre raza y racismo, y las diferentes realidades de la América blanca y negra primero.

Entonces, te reto. Muéstrale a tu hijo el video y pregúntale qué piensa de lo que está sucediendo. No te sorprendas si termina en una conversación que te dice mucho sobre lo que tu hijo ya sabe, no sabe y lo más seguro (hasta ahora te das cuenta), de lo que necesita saber. Mantén esas conversaciones en marcha.

Hay mucha apatía blanca que permite que el racismo corra desenfrenado en esta nación en este momento. Pero también hay una enorme cantidad de incapacidad blanca para el antirracismo, la dificultad que encontramos al saber qué hacer o decir, que nos ha sido transmitida y enseñada.