CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

NASA y SpaceX lanzan astronautas desde suelo estadounidense por primera vez en una década

Por Jackie Wattles

(CNN Business) — Un cohete y una nave espacial SpaceX que transportaba a dos astronautas de la NASA fueron enviados al espacio exterior el sábado, marcando la primera vez que los humanos han viajado a la órbita de la Tierra desde suelo estadounidense en casi una década.

El despegue ocurrió justo después de las 3:20 pm ET en el Centro Espacial Kennedy de Florida. Los astronautas Robert Behnken, de 49 años, y Douglas Hurley, de 53 años, pasarán aproximadamente 19 horas a bordo de la cápsula Crew Dragon de SpaceX mientras maniobra lentamente hacia la Estación Espacial Internacional.

Se espera que la nave espacial atraque con la estación espacial a las 10:29 am ET del domingo 31 de mayo.

Estados Unidos no ha lanzado sus propios astronautas al espacio desde que el programa del Transbordador Espacial terminó en 2011. Desde entonces, los astronautas de la NASA han tenido que viajar a Rusia y entrenar en la nave espacial Soyuz de ese país. Esos asientos le han costado a la NASA hasta US$ 86 millones cada uno.

El lanzamiento también marcó la primera vez en la historia que una compañía aeroespacial comercial lleva humanos a la órbita de la Tierra. SpaceX ha estado trabajando en la nave espacial Crew Dragon durante 15 años.

El lanzamiento de la nave espacial Crew Dragon de SpaceX avanzó a pesar de la pandemia de covid-19, que ha cerrado las operaciones privadas y gubernamentales en Estados Unidos. La NASA dice que necesitaba continuar con la misión para mantener la Estación Espacial Internacional, un laboratorio de órbita gigante con personal completo de astronautas estadounidenses.

NASA, SpaceX y personal militar se reunieron en salas de control para apoyar el lanzamiento, e implementaron medidas de seguridad adicionales, como cambiar las salas de control cuando comienza un nuevo turno para que la otra sala pueda limpiarse en profundidad.

Antes del lanzamiento, el principal funcionario de la agencia espacial, Jim Bridenstine, dijo que esperaba que inspirara asombro y subiera el ánimo del público en general durante la actual crisis de salud.

En el terreno en Florida, las autoridades locales se prepararon para una afluencia de espectadores que se esperaba se reuniera en las playas cercanas, que recientemente se reabrieron después de semanas de confinamiento en medio de la batalla contra covid-19.

A unas pocas docenas de periodistas se les permitió cubrir el lanzamiento desde el área de prensa en el Centro Espacial Kennedy, pero se implementaron estrictas políticas y directrices de distanciamiento social en torno al uso de máscaras. Bridenstine atendió la mayoría de las sesiones informativas por teléfono, por ejemplo, y las entrevistas en persona se llevaron a cabo una por una con los equipos de noticias.

SpaceX: ¿cómo fue el primer intento de lanzamiento? 2:07

Este lanzamiento también sirvió como una especie de prueba de fuego para el impulso de la NASA de asociarse más ampliamente con el sector privado.

SpaceX desarrolló Crew Dragon bajo el Programa de tripulación comercial de la NASA, que, por primera vez en la historia de la agencia espacial, entregó gran parte del diseño, desarrollo y pruebas de nuevas naves espaciales con calificación humana al sector privado. La NASA otorgó a SpaceX y Boeing un contrato de precio fijo para hacer el trabajo, y después Boeing sufrió un gran revés durante un vuelo de prueba no tripulado el año pasado.

Esa decisión no estuvo exenta de controversia, particularmente en los primeros días del programa de tripulación comercial. Pero este éxito podría verse como una gran victoria para la gente de la NASA que espera confiar más en contratos similares para ayudar a lograr los objetivos de la agencia espacial.

Bridenstine, por ejemplo, espera confiar en gran medida en asociaciones del sector privado para lograr el ambicioso objetivo de la agencia espacial de poner astronautas estadounidenses en la Luna en 2024.

«En última instancia, lo que estamos tratando de lograr es tener numerosos proveedores que compitan uno contra el otro en costos, innovación y seguridad. Y entonces la NASA puede ser un cliente, uno de muchos clientes, y ya sabemos que esto ahorrará una tonelada de dinero a largo plazo», señaló Bridenstine a Rachel Crane de CNN Business anteriormente esta semana.