CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
George Floyd

OPINIÓN | El dolor es una espada de doble filo. Te explicamos cómo usarlo para bien

Por Annette R. March-Grier

Nota del editor: Annette R. March-Grier es enfermera registrada y fundadora y presidenta de Roberta’s House, un centro sin fines de lucro de apoyo para niños y familias en Baltimore, Maryland. En 2014, fue honrada como una heroína de CNN. Las opiniones expresadas aquí son suyas. Lee más opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — Como puede atestiguar cualquiera que haya experimentado el dolor, es una emoción poderosa que puede conducir a la productividad o la destrucción, dependiendo de cómo se maneje.

En este momento, millones de estadounidenses están de duelo. El covid-19 ya se ha cobrado la vida de más de 110.000 estadounidenses, y ha hecho perder los empleos de millones más. Un número desproporcionado de los afectados por covid-19 son negros. Y ahora muchos estadounidenses de todas las razas están de luto por la muerte de George Floyd a manos de un policía blanco de Minneapolis que fue acusado de dos cargos de homicidio involuntario y homicidio sin premeditación.

El resultado ha sido una explosión de dolor en todo el país. Muchos han salido a las calles en protesta, clamando por justicia y compartiendo su dolor complicado y sin resolver para que todo el país lo vea.

Como fundador de Roberta’s House, un centro sin fines de lucro para manejar el duelo en Baltimore que apoya a una comunidad mayoritariamente negra y que atiende a más de 4.000 personas y familias por año, sé la importancia de superar el dolor. Pero igual de crítico, sé que debemos examinar las causas principales de ese dolor, y tomar medidas concretas para abordarlas, para que podamos romper estos ciclos de dolor y pérdida.

El covid-19 ha expuesto algunos de estos factores, incluidas las disparidades en la atención de la salud, los ingresos y la educación que ya habían debilitado la capacidad de recuperación de las personas menos favorecidas. Muchos de nosotros somos los trabajadores esenciales. Muchos de nosotros sufrimos enfermedades crónicas como hipertensión, enfermedades cardíacas y obesidad, y muy pocos de nosotros tenemos un seguro de salud adecuado. Aquí en la ciudad de Baltimore, un área predominantemente negra, la tasa de mortalidad es un 30% más alta que el resto de Maryland.

El dolor ya era abrumador en la comunidad negra mucho antes de que la pandemia expusiera estas desigualdades. Y el trauma de presenciar a un hombre negro asesinado por un agente de policía blanco nos recordó el problema más grande: el racismo sistémico que impregna la sociedad. Algunos lo han comparado con un linchamiento moderno.

Entonces, ¿cómo debemos responder? El dolor puede manifestarse como ira, rabia, incapacidad, incluso impotencia. La ira es una emoción poderosa. A veces puede ser incontrolable, y especialmente para aquellos que sienten que no tienen nada que perder.

La razón es simple: cuando no podemos expresar y dar sentido a nuestra pérdida, podemos explotar eventualmente, y esa explosión podría ser destructiva. Ya sea física, emocional o espiritual, la presión compuesta necesita ser liberada.

Manifestaciones por la muerte de George Floyd en Nueva York 2:16

La protesta y los disturbios que han arrasado el país a raíz del asesinato de Floyd no se trata solo del asesinato de un hombre. Esta reacción representa el miedo por cada hijo negro, hermano o padre. Esto es un dolor compartido, dolor comunitario, como resultado de una larga historia de trauma, pérdida y represión dentro de la comunidad negra.

Sin embargo, el dolor comunal no siempre tiene que ser destructivo si es aceptado por una sociedad que comparte compasión y perdón. Sobonfu Some, una voz notable de la espiritualidad africana, dice: «El duelo comunitario ofrece algo que no podemos obtener cuando lloramos por nosotros mismos. Mediante el reconocimiento, la validación y el testimonio, el duelo comunitario nos permite experimentar un nivel de curación que es profundamente liberadora».

El reconocimiento es el primer paso para reconciliarse con la pérdida, y nuestro país está en el camino correcto. Estamos convirtiendo esta tragedia y dolor comunal en algo potencialmente bastante productivo, y sigo siendo optimista.

Como principal recurso de duelo en Baltimore, Roberta’s House está en la primera línea de esta lucha, abordando las pérdidas de niños, adolescentes y familias que viven en la ciudad de Baltimore y el condado de Prince George. Cuando llegó el covid-19, nosotros, como muchas organizaciones sin fines de lucro, tuvimos que alterar nuestras actividades diarias, reorganizarnos y aprender cómo llevar a cabo grupos de apoyo virtuales para continuar satisfaciendo las necesidades de nuestra comunidad. A raíz de la muerte de George Floyd, continuaremos respondiendo el llamado.

También estamos construyendo un nuevo centro de servicio completo para el duelo que se completará en el otoño de 2020, el primero en ser fundado por negros en Estados Unidos. El nuevo centro nos permitirá servir más con múltiples programas de apoyo y servicios de asesoramiento individual.

Nuestro objetivo es satisfacer las necesidades insatisfechas de una comunidad marginada y desatendida que aborda el dolor y la pérdida. Y esperamos que al crear un espacio donde los que están de duelo puedan sanar, podamos comenzar a alterar el curso del futuro, para mejor.